El milagro de Jánuca, parte 1 – ¿Crees en milagros?

Dr. Michael LaitmanPregunta: Estamos celebrando Janucá para conmemorar el milagro que ocurrió durante la guerra de los Macabeos, cuando la jarra tuvo suficiente aceite para encender la Menorá durante ocho días, en lugar de sólo uno. ¿Crees en milagros?

Respuesta: No, yo no creo en milagros. De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, un milagro es un asunto serio, científico, no como se percibe en este mundo. La fuerza superior no hace milagros y no hace nada sobrenatural, esto excede los límites de ‘Él ha dado una ley que no se puede romper’.

Los milagros son sólo en relación con nosotros. El sistema funciona de acuerdo a leyes rígidas que lo guían todo, desde el principio de la creación hasta su fin. Tenemos que aprender esas leyes y así los fenómenos que encontramos en el sistema, no nos parecerán milagros.

Por ejemplo, el primer milagro, fue el éxodo de Egipto. La gente quería unirse, pero no podía debido a una fuerza que los separaba. A esta fuerza se le llama faraón, egoísmo.

Querían ser como un hombre con un solo corazón, como Abraham les había enseñado en la antigua Babilonia, para que el amor cubrirá todas las faltas, pero sus esfuerzos fueron en vano. Tras siete años de saciedad, vinieron siete años de hambre, hasta que hubo un milagro que les permitió escapar de Egipto y del dominio del faraón.

Lo mismo está ocurriendo hoy, en la era de los avances tecnológicos, cuando comienza el desarrollo acelerado de tecnología, cultura y educación. Primero, parece que nos da oportunidades sin precedentes y todos anhelan el sueño americano: una carrera maravillosa, ciencia y la promesa de revelar el horizonte.

Pero, descubrimos que hemos llegado a un estado totalmente diferente de lo que soñamos. El sueño americano estalló como burbuja, el mundo se encuentra en un remolino que nos arrastra cada vez más profundo, hacia el fondo. Este es el fin de los siete años de saciedad y el comienzo de los siete años de hambre.

Durante los años 60 y 70, también me sentí viviendo en siete años de saciedad, creía que el horizonte se abría ante mí. Pero descubrí que la ciencia no daba ninguna respuesta a mis preguntas sobre el sentido y propósito de la vida.

Así, los siete años de hambre iniciaron y yo comencé a buscar una forma de revivir, de encontrar sentido a mi vida, su propósito y algo que dar a mis hijos. Y encontré la sabiduría de la Cabalá y fue un milagro, igual que el milagro del éxodo de Egipto.

Milagro es cuando una persona no puede descubrir el sentido de su vida de forma ordinaria y de repente, recibe una Luz especial, una fuerza extraordinaria, que brilla sobre ella, abre su corazón y su mente y descubre que la vida tiene un objetivo y que es parte de un proceso especial.

Este milagro que abre una nueva vida es llamado, éxodo de Egipto y tiene que pasar, en cierta medida, en la vida de todos.

La persona escapa de Egipto, de su egoísmo, cuando adquiere y aplica el atributo de otorgar, la fuerza de conexión y unidad. Pero luego su egoísmo crece de nuevo y necesita otro milagro para superarlo y esta vez, es el milagro de Jánuca.

Pregunta: ¿Cómo están relacionados los sucesos de la antigüedad, como el exilio de Egipto y la guerra de los Macabeos, con nuestro tiempo?

Respuesta: Se dice: ‘las acciones de los padres son una señal para los hijos’. Esto significa que lo que ocurrió a nuestros antepasados también nos va a pasar con cada uno de nosotros.
[171665]
Del programa de radio israelí 103FM 12/jun/15

Material relacionado
El milagro de Januka
Un milagro bastante racional
Una infusión de la fuerza de unidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta