La rebelión de los cananeos internos

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Números 21:1-3: El rey cananeo de Arad, que vivía en el sur, escuchó que Israel había llegado por la ruta de los espías, y él hizo la guerra en contra de Israel y tomó de ellos un cautivo.

Israel hizo un voto al Señor y dijo: “Si entregas este pueblo en mi mano, consagraré sus ciudades”.

El Señor escuchó la voz de Israel y entregó al cananeo. Él los destruyó y [consagró] sus ciudades, y llamó al lugar Hormá.

Todos existimos en un deseo, en un cuerpo, y aun cuando desde la perspectiva del ego parece que nos odiamos el uno al otro, en realidad odiamos nuestras propias partes, nuestros hijos y familiares, las personas que son más cercanas a nosotros quienes parecen ser más odiosos y distantes. Todo esto será revelado en el futuro, y la humanidad se verá sorprendida por sus acciones.

En la Torá, el concepto de “pelear” también se refiere a la rebelión de los deseos egoístas. Sin embargo, cuando una persona no puede pelear con ellos, naturalmente pide ayuda del Creador porque Él es la única fuerza que gobierna y controla todo. Esta es la razón de que Israel acuda a Él. Cada victoria se trata de una persona superando sus deseos egoístas, los cuales, en este caso, son llamados cananeos y  se los transforma en deseos altruistas.

En otras palabras, cuando nuestros cananeos internos se rebelan dentro de nosotros, necesitamos la ayuda del Creador, y el Creador nos ayuda a superarlos. Destruimos todas las intenciones egoístas que tenemos y avanzamos.

La conquista de la tierra de Israel es un cambio de las siete intenciones egoístas principales para nosotros mismos en intenciones para el Creador, para el otorgamiento y el amor.

Los hijos de Israel hicieron un juramento de destruir la ciudad de los cananeos, es decir los deseos egoístas en ellos, porque un hombre es un pequeño mundo que incluye todo en él, y es por esto que necesita la ayuda del Creador.

¿Pero cómo puede el pueblo de Israel que anhela el amor, pedir al Creador eterno que ama a todos que destruya a alguien? Desafortunadamente, las personas no entienden lo que dice la Torá, ¡y piensan que es una nación malvada! Sin embargo, la Torá presenta evidencia opuesta, porque en el mundo espiritual, todo es con la intención con el fin de otorgar, mientras que en nuestro mundo, todo es para llenarme a mí mismo.

Matarte a ti mismo significa matar al egoísta en ti. Matar a alguien más significa matar al egoísta en mí que tiene un nombre diferente, no el mío. Esto significa que este es nuestro próximo estado.

Existen diferentes métodos de corrección: parcial, temporal, permanente y correcciones definitivas. La Torá nos habla de cómo se logra la corrección completa en diferentes estados. Es justo como en nuestro mundo. Avanzamos, corregimos algo, y dejamos algo. Entonces algo regresa a nosotros una vez más, surgiendo de las profundidades, y debemos corregirlo una vez más.
[171093]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 1/jul/15

Material relacionado:
Los deseos conectados son como tuberías soldadas
¿Cómo podemos entrar a la tierra de Israel?
Combustible egoísta para un propósito altruista

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta