“Más” ‑ Ya no funciona

Dr. Michael LaitmanOpinión (Estimación diaria, Bill Bonner): “El banco de la Reserva Federal de San Francisco, alcanzó cifras lamentables el mes pasado.  Sus analistas reportaron que las acciones estaban teniendo ganancias irrisorias que retroceden a los últimos 10 años. La causa expresada fue lo suficientemente simple; los tenedores de acciones no son eternos. “La demografía es destino, y trabaja de forma opuesta alrededor nuestro¨, comenta August Comte. Si ellos -los baby boomers, de grupos generacionales de América- hubieran pensado que van a vivir más, posiblemente hubieran continuado la compra de acciones, en lugar del peso de la mano fría del sepulcro sobre sus hombros y sobre toda la economía. Los boomers se estarán retirando de la economía a una tasa de 10,000 por día durante los próximos 18 años. Venderán sus acciones para financiar sus últimos años de vida.

La gente mayor siempre ha representado un gasto para la economía. Los grupos migrantes les llevan la delantera. Los esquimales les congelan. La gente mayor, generalmente se deja a su suerte con increíble gracia.  En tiempos de hambruna, por ejemplo, ellos dejaron de comer para que la gente joven pudiera vivir.

La mortalidad ha condenado el mercado de las acciones, refiere la RFSF (Reserva Federal de San Francisco). Los valores de la relación P/E bajarán al 50%. Los inversionistas están inconformes de reconocer el valor de sus acciones a precios del 2010, refiere la perspectiva a 2027. Y esto significa que las compañías de Estados Unidos seguirán incrementando sus beneficios, como lo vienen haciendo desafortunadamente desde 1954. Porque la demografía, (hablamos de demografía no de democracia..¿?)  la energía y el quiebre financiero son también destino.  De forma individual y conjunta, son responsables del mayor fiasco financiero en la historia

Pero, ¿qué se podría esperar? Todo está decayendo. Durante los últimos 3 o 4 siglos, la fórmula del éxito para las economías desarrolladas y sus gobiernos ha sido simple: Más energía. Más producción. Más gente. Más crédito. Más promesas. Esta fórmula ha sido muy efectiva para la gente que desde hace mucho comenzó a pensar que en sí mismos estaba el destino pero, no es así. A cambio, el destino les esclaviza, no es su maestro.

Desde 2007, el esclavo se posicionó en este lugar. El ciclo de negocios se tornó amargo. Poblaciones oriundas de Europa y Japón se están viniendo abajo. El uso de energía por persona en el mundo desarrollado está a fondo. Los créditos del sector privado se han reducido y así el nivel de producción de este sector.

La Reserva Federal respondió a este desafío como lo hizo ante cada publicación de la Segunda Guerra Mundial, con mucha cautela. Agregó más – más dinero, más crédito. El gobierno por su parte, gasta más dinero y usa más energía. Pero la economía no responde a la forma de antes.

Una razón obvia : la gente no es ahora como cuando era joven, ni tiene los palacios de antes. Un hombre joven podrá sentirse atraído por un veloz coche alemán o usar ropa italiana. Pero un hombre mayor, para nada. Los baby boomers no tienen más puntos de encuentro, se dispersan. Y ya no son la fuente de una expansión económica. Hoy son la causa más próxima del fracaso.

Pero, hay más que la demografía en cuanto a esta Generación Gris. La gente también está sujeta a la ley de la declinación del margen de utilidad. Están acabados. Pero aún así, hacen los mejores intentos por sobrevivir económicamente. Había solamente 450 millones de personas en el planeta en el año 1500. Tomó 99000 años alcanzar ese nivel. Luego, en los siguientes 5 siglos, la población se disparó 10 veces. Hoy es difícil encontrar un lugar para estacionar el coche en una gran ciudad. ¿Cómo pudo haber sido posible este gran salto en la población? El destino fue la demografía. Con energía barata disponible, el hombre puede generar más alimentos y así podría enviarlos al resto del mundo. Y podría mejorar sus capacidades para hacer más y mejores máquinas… con las que podría incrementar significativamente su producción y calidad de vida.

Sí, hay muchísima energía a nuestro alrededor. Pero lo que cuenta es el valor agregado que se le da a la energía que se toma. Si un galón de gasolina cuesta $5 dólares… debe generar más de esos $5 dólares para darle un valor agregado, o la economía se empobrece. A la medida que el precio aumenta poco a poco, los costos de energía disminuyen.

Así es como un crédito está también sujeto a la ley de declinación del margen de utilidad. En 1950, por cada dólar adicional de crédito, se sumaron cerca de 70 centavos al GDP (PIB). Para 2007, la economía de US fue agregada más de $5 dólares a la deuda para sólo generar un nuevo valor al dólar en relación al GDP (PIB). Hoy, los ingresos de la Reserva Federal por créditos nuevos, realmente producen rendimientos negativos.

“No hay escapatoria. Más, ya no funciona…”.

Mi comentario: Entonces, tenemos que conocer la ley de la Cabalá – la humanidad está envuelta en su propio egoísmo, el cual ha llegado a un grado de desarrollo, que requiere ser reemplazado. Esta es la forma natural de desarrollo de la humanidad, “el camino del sufrimiento”, como es conocido en la sabiduría de la Cabalá.

Pero hay también otra forma; el desarrollo de control participativo, “el camino de la Torá – la Luz¨, cuando nos desarrollamos bajo la influencia de la Luz Superior, cambiamos hacia la dirección correcta más rápido de lo que la naturaleza nos lleva. Y así, siguiendo la fuerza de la naturaleza que nos lleva al desarrollo, nos sentimos en constante crecimiento, sin dolor, rápidamente, mirando hacia el futuro.
[169304]

Material relacionado:
La economía del nuevo mundo
Por el camino de la corrección
Los buenos están sembrando semillas de buenas relaciones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: