Muere un espía

Dr. Michael LaitmanPregunta: Marcus Klingberg murió. Fue un espía soviético, detenido en 1983 por los servicios de seguridad israelíes. Estuvo en una prisión israelí por veinte años, luego se fue a París con su hija y vivió una vida pacífica hasta los 97 años.

¿Qué opina de los espías que trabajan en contra de Israel?

Respuesta: No entiendo la psicología de estas personas. ¿Cómo es posible actuar en detrimento de su patria, de su nación?

Siempre ha habido este tipo de camaradas, tanto socialistas como comunistas, leales a su ideología o extremistas religiosos como los miembros de Neturei Karta, que se oponen con fuerza a la existencia de la nación de Israel y están dispuestos a venderla a cualquiera. No puedo imaginar cómo es posible entender y comprender la traición a la patria.

Pregunta: Creo que en la actualidad, la mitad de los judíos de Estados Unidos trabajan en contra de Israel, pero nadie los pone en la cárcel.

Respuesta: He dado conferencias en todo Estados Unidos y he hablado de la misión de los hijos de Israel y de que, desde un aspecto espiritual, somos culpables de lo que nos está pasando. La reacción inmediata ha sido, ¡aplausos!

Así es como conocí la audiencia. En verdad, entre ellos hubo quienes saltaron y gritaron: ‘¿Cómo puedes decir algo así?’ Sin embargo, fueron algunos y estuve dispuesto a abrazarlos.

Muchos judíos de Estados Unidos no quieren ninguna conexión con Israel y, en general, quisieran desconectarse por completo. Esta es una característica normal del judío. Tan pronto como se pierde la idea espiritual, inmediatamente volvemos a nuestras raíces animales, es decir, a la antigua Babilonia, cuando aún no estábamos conectados.

No tenemos ninguna conexión genética porque nos unimos por el llamado de Abraham para crear un nuevo pueblo, con base en la idea de ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’ (Levítico 19:18). Si caemos de ese nivel, ya no somos un pueblo, sino sólo partículas separadas, como nueces en una bolsa.

La bolsa los junta y suenan en el interior. No quieren estar en conexión y se dispersan en la primera oportunidad. Si los judíos no tienen aspiraciones por una meta espiritual común, a través de la cual Abraham nos unió bajo una misma sombra, como un sólo pueblo, entonces no somos un pueblo; ¡No somos nada!
[171304]
De Kabtv “Conversaciones con Michael Laitman” 1/dic/15

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta