Transformándose en parte de la tierra de Israel

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Números 21:21-24: E Israel envió mensajeros a Sijón rey de los amorreos, diciendo: “Déjame pasar por su tierra; no nos desviaremos hacia los campos, no beberemos agua de los pozos; iremos por la ruta del rey, hasta que pasemos su frontera”.

Y Sijón no sufriría que Israel pasara por su frontera; sino que Sijón reunió a todo su pueblo, y salió en contra de Israel hacia el desierto, y llegó a Jahaz; y peleó en contra de Israel.

E Israel lo hirió a filo de espada, y poseyó su tierra desde Annon hasta el Jabbok, incluso sobre los hijos de Ammón; porque la frontera de los hijos de Ammón era fuerte.

Muchas imágenes en la Torá, entre ellas el Rey Sijón, encarnan las fuerzas egoístas en una persona, las cuales al corregirlas son transformadas en características de otorgamiento y amor.

Las siete naciones en la tierra de Israel, las cuales no permitían a nadie entrar ahí, pertenecen a esas fuerzas egoístas. En otras palabras, nuestras características egoístas son colocadas ante nosotros, y es necesario conquistarlas, matarlas, es decir corregirlas, cambiar su base, ponerlas bajo una intención en aras del otorgamiento.

Esos son los deseos egoístas más fuertes, incluyendo los hijos de Ammón, que existen en cada persona y en los deseos humanos en general.

A través de su corrección, aparece la intención por el Creador, y se transforman llegando a ser una parte de la tierra de Israel. Eretz (Tierra) se deriva de la palabra “Ratzón” (Deseo), e Israel simboliza la dirección “Directo al Creador” (Yashar-Kel), es decir, esos son los deseos con los cuales la persona se transforma para llegar a ser como el Creador.
[171437]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 1/jul/15

Material relacionado:
La rebelión de los cananeos internos
Cruzando Edom
De Egipto a la tierra de Israel

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: