Cuando el ego es inútil

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Números 22:28-30: El Señor abrió la boca de la burra, y ella le dijo a Balaam: “¿Qué te he hecho que tienes que azotarme esas tres veces?” Balaam dijo a la burra: “Porque me has humillado; si tuviera una espada en mi mano, te mataría justo ahora”. La burra dijo a Balaam, “¿No soy tu burra en la cual has montado desde tu primera vez hasta ahora? ¿He estado acostumbrada a hacer esto contigo?” Él dijo: “No”.

Mientras Balaam no usaba todo su ego para su propio beneficio, lo cual Balak lo forzó a hacerlo, él no tuvo ningún problema y vivía con su ego en paz. Sin embargo, cuando llegó el momento de usar el ego en contra de la meta de la naturaleza, comenzaron los problemas. Hoy en día, todos encuentran esos problemas. Esta es la razón de la crisis global.

Pregunta: ¿Usar el ego no está siempre en contra de la meta de la naturaleza?

Respuesta: Durante nuestras vidas, construimos casas, nos vestimos, creamos diferentes máquinas, desarrollamos tecnología y comunicaciones y, aparentemente mejoramos el mundo. Usamos el ego de esta manera. Debemos entender gradualmente que todo esto es en vano y no es el llenado correcto del ego. Aun cuando esta tendencia está en contra de la meta de la naturaleza, así es como la abordamos.

Pregunta: ¿Por qué la burra se detuvo y comenzó a hablar? Después de todo, el ego siempre trabaja en contra de la meta de la naturaleza.

Respuesta: Es porque aquí el ego está en el nivel del desierto. Existen seis partes del deseo; comida, sexo, familia, riqueza, honor y conocimiento pero, existe una parte adicional, la cual es el anhelo por el Creador, estar en Su lugar, retirarlo a Él de la cima, y esto es en realidad lo que quiere el ego.

Primero, Nimrod, el símbolo del egoísmo, encarna este deseo y después Balak y Hamán quienes querían tomar el lugar del Creador, es decir, usar el ego en su plena intensidad con el fin de ser llenados. Después de todo, no hay nada en la naturaleza excepto el ego. Y si lo llenamos, el ego continuará existiendo por siempre.

Pero tenemos una misión más sublime; usar el ego con el fin de otorgar. Esto no significa aprisionar toda la naturaleza, toda la humanidad y todos los mundos dentro del ego, sino ir de adentro hacia afuera y usarlo en infinidad, eternidad y perfección. El ego no siente esta misión, y por lo tanto las personas no lo entienden.

Los únicos que lo entienden son varios miles que tienen el deseo que está por encima de los deseos humanos por comida, sexo, familia, riqueza, honor y conocimiento. Ellos además tienen un deseo de alcanzar las leyes del universo y existir en un nivel de armonía y perfección general.

Las personas que anhelan esto son llamados Israel, y por lo tanto cuando la cuestión acerca del llenado del ego surge al salir del deseo – salir de nosotros mismos y no mediante el deseo de ser llenado como querían Balak y Balaam- la burra en nosotros despierta y pregunta: “¿Cómo quieres usarme? ¿Qué quieres de mí?”

Esto significa que, cuando una persona trabaja con sus deseos humanos ordinarios, todo es normal. Él usa el ego, ara la tierra y cabalga en este, pero ahora el ego dice: “No puedes usarme y explotarme más. No puedo seguir ni hacer nada”. Aquí, el ego no puede hacer nada.
[173281]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 12/ago/15

Material relacionado:
Un paso en el camino hacia la plenitud
Ser tu propio “conductor de asnos”
Es imposible maldecir a Israel

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: