Hombre y mujer, unidad de los opuestos

Dr. Michael LaitmanPregunta: El término “ser creado” no tiene género (ni masculino ni femenino) pero, ¿es el ser creado un hombre o una mujer?

Respuesta: De hecho, el ser creado es femenino, porque el Creador creó el deseo. La fuerza, la Luz que creó este deseo es masculino. El Creador es la parte masculina y la parte femenina es el ser creado. Una parte no puede funcionar sin la otra. Como resultado, hay macho y hembra. Después de todo, es imposible que la Luz exista sin un recipiente y el recipiente exista sin la Luz, o un más sin un menos y un menos sin un más. Por lo tanto, todo se basa en la unión de los opuestos que es el asunto de la creación.

El ser creado consiste inicialmente de una parte masculina, que creó entonces la parte femenina, lo que significa que la luz creó el deseo y luego el deseo cambia en sí para parecerse a la luz. La esencia de un hombre y una mujer en nuestro mundo es alcanzar su raíz espiritual y residir allí en la conexión entre ellos de acuerdo a las leyes espirituales. Luego alcanzan un estado perfecto y eterno del viaje espiritual. Este es su propósito en este mundo.

Pregunta: ¿Cuál es la diferencia fundamental entre ellos?

Respuesta: La diferencia entre ellos es absoluta. En nuestro mundo, no  sentimos cuán opuestos son el uno del otro. De hecho no hay nada más opuesto y contrastante que un hombre y una mujer en su raíz espiritual.

En realidad, es gracias a la diferencia sobre la cual deben conectarse en un todo. No hay nada en cada uno de ellos que el otro no pueda complementar ya que, espiritualmente, sólo pueden existir en el complemento mutuo.

Estoy hablando desde el punto de vista de la naturaleza, desde una perspectiva cabalística. No estoy interesado en consideraciones feministas. Esto es totalmente irrelevante y no tiene nada que ver con el marco que operamos. Reconozco la sabiduría de la Cabalá, la cual nos habla del ser creado; la forma en que fue creado, cómo se desarrolló, cómo se dividió en dos partes opuestas, y cómo las dos partes que se derivan de una raíz primera se alejan la una de la otra, y luego vuelven a conectarse y se complementan entre sí. Estas son las partes masculina y femenina.

Podemos atribuir muy poco de lo que la sabiduría de la Cabalá nos dice de un hombre y una mujer en nuestro mundo, porque estamos muy lejos de parecernos a los atributos y objetos espirituales. Esto significa que no somos ni los hombres ni las mujeres en el sentido espiritual, sino algo en el medio, ambiguos y sin terminar. Tenemos que pasar por todo el proceso evolutivo, entonces nos daremos cuenta de cómo podemos complementarnos entre sí y llegar a ser un todo perfecto. Esto significa llegar a ser similar al Creador.
[175158]
De una lección de Cabalá en ruso 6/dic/15

Material relacionado:
Entendernos mutuamente y revelar al Creador
Un nuevo deseo nace de dos deseos opuestos
Un hombre y una mujer: El nacimiento de un nuevo nivel

Un comentario

  1. QUERIDO MAESTRO:ESTE AÑO EL 15-03-2016 LLEGO A MIS 70 AÑOS…ESTOY MUY AGRADECIDA AL SANTO BENDITO SEA QUE NOS DEJÓ CONTACTARNOS, DESDE YA MUCHOS AÑOS, GRACIAS POR ENRIQUECER MI VIDA, NO SE CUANTOS AÑOS ME QUEDA; PERO NO CLAUDICO HASTA EL FIN.

    BS,AS ARGENTINA 02-02-2016

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta