Sangre – La fuerza vital del cuerpo

Dr. michael LaitmanMidrash Rabá, Parashat “Balak”: Cuando Balaam fue consejero del Faraón en Egipto, le aconsejó al líder de Egipto que se bañara en la sangre de los niños hebreos. Él también insistió en que el Faraón debía arrojar a todos los hebreos recién nacidos al Nilo.

El ego necesita obtener su fuerza vital del Creador que se mueve a través de la sangre porque la sangre es la fuerza espiritual del cuerpo. Así como la sangre de una persona es la fuerza que anima al cuerpo, la Luz Superior también le da aliento de vida al cuerpo espiritual y es llamada sangre.

Por lo tanto, la línea izquierda, la cual encarna Balaam y todas las naciones del mundo, aconseja al Faraón que se ponga en contra de Israel, el cual es la línea derecha, y así se conecte con el Creador, la línea media.

Básicamente, el Faraón representa el egoísmo superficial. Él puso una corona dorada en su cabeza o llenaba una pirámide con todo lo que necesitaría para la vida después de la muerte y nada más. Este mundo con todo su oro lo satisface.

Pero esto no es suficiente para Balaam. Las fuerzas ideológicas como Balaam, tal fortaleza espiritual, están por encima del egoísmo hasta un grado en particular, entonces Balaam podía hablar con el Creador.

Su esencia se deriva de la misma fuente superior que Moisés. Es posible decir que ellos se están moviendo uno en contra del otro: Moisés proviene del lado de la Luz, y Balaam viene del lado del deseo. Esas fuerzas deben estar alineadas, en correspondencia, pero esto no puede suceder excepto en una seria batalla entre Gog y Magog.

Entonces Balaam y todo lo que está por debajo de él debe ser vencido. Esto significa que el ego, con su intención para su propio beneficio, morirá y ya no será capaz de usar o, incluso, conservar esta intención para su propio beneficio.

Pregunta: ¿Qué significa que Balaam aconseja al Faraón bañarse en sangre de niños hebreos?

Respuesta: El ego debe comenzar a recibir la fuerza vital proveniente del Creador, la cual es simbolizada por los niños hebreos, y Balaam quiere dirigir este poder de la Luz hacia él mismo y hacia el Faraón.

Él insiste en que todos los hebreos recién nacidos deben ser arrojados al Nilo. Los niños simbolizan el poder de vencer al ego, el lado masculino. Egipto simboliza el poder de todo el ego, y el Nilo es fuerza de vida.

De esta manera, si el Nilo es llenado con sangre, entonces el poder de Din (juicio) viene ahí donde el ego ya no existe.  Por lo tanto, toda la vitalidad en el Nilo muere.

Resulta que la fuerza dadora de vida es llenada con las características de Din; ninguna fuerza vital viene de arriba; no existe nada de Luz blanca,  y la característica de Biná desaparece. Con esto, Egipto se termina y muere.
[172633]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 5/ago/15

Material relacionado:
Balaam – El leal compañero del Creador
La integración de fuerzas opuestas
El rol de Itró en el desarrollo de Moisés

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: