Escucha a tu esposa

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Génesis 21:12: “Y Dios dijo a Abraham: ‘No te angusties por el muchacho ni por tu sierva; presta atención a lo que Sara te diga, porque en Isaac será llamada tu descendencia’”

Pirkei Avot (Etica de los padres) 1:5:  “Deja que tu casa esté abierta y deja que los pobres sean parte de tu familia. Y no entables una conversación excesiva con una mujer. Esto es dicho, incluso con respecto a la propia esposa, más aún, en relación con la mujer de otro.

Pregunta: Por un lado, está escrito: ‘…presta atención a lo que Sara te diga’ y por otro lado, está escrito, ‘no entables una conversación excesiva con una mujer’¿Cómo podemos entender esta contradicción ?

Respuesta: Una persona está hecha de diferentes deseos que se dividen en dos niveles: el deseo de recibir, es decir, atraer todo para mí mismo, para mi propio satisfacción egoísta y, el deseo de otorgar, por el cual otorgo, doy y me conecto con otros. Cada uno, correspondientemente, se llama también, deseo femenino, recibir y deseo masculino, otorgar.

Otorgar se refiere a la actitud de una persona hacia los demás, su esfuerzo por otorgar, por dar y por conectarse con todos en un todo único, que es el esquema correcto del estado final, corregido de la humanidad. Naturalmente, hay deseos egoístas entre los deseos masculinos y femeninos, cuando el otorgamiento se realiza con la intención de conseguir algo a cambio de ganar algo y hay deseos de dar sin recibir nada a cambio.

Entre los deseos femeninos, hay el deseo de tomar indiscriminadamente tanto como sea posible y hay un deseo esencial de recibir únicamente con el fin de existir; este ayuda al deseo masculino de otorgar.

Pregunta: Qué significa ‘…presta atención a lo que Sara te diga…’?

Respuesta: Sarah representa el deseo que funciona con el fin de otorgar y ayuda a su marido. Para ella, las necesidades básicas son suficientes, todo lo demás es para los demás. Abraham fue conocido por su hospitalidad, invitaba a todo el que pasaba a su tienda. Hablaba a sus invitados de la singularidad del Creador y les ofrecía ser parte del pacto que llamó Yashar El (directo al Creador), es decir, directo a la meta de conexión y unidad entre la gente. Este pacto se basaba en la conexión absoluta entre la gente, con el fin de convertirse en un todo único, Sarah le ayudó en eso.

Sin embargo, al mismo tiempo, diferentes fuentes dicen, ‘…no entables una conversación excesiva con una mujer’ y también dice, ‘Esto es dicho, incluso con respecto a la propia esposa, más aún, en relación con la mujer de otro’, se refiere al deseo femenino, al deseo de recibir con el que se debe tener el menor contacto posible. Toma de él sólo lo que pueda ayudarte en el deseo de otorgar.

Por lo tanto, no hay ninguna contradicción, simplemente elevar los deseos que cada uno tiene: tanto hombres como mujeres. En cada uno de nosotros, existen dos deseos, masculinos y dos deseos femeninos, un total de cuatro. La conexión correcta entre ellos es el nombre de cuatro letras del Creador.
[175071]
De Kabtv “Conversaciones con Michael Laitman” 19/ene/16

Material relacionado:
El deseo femenino y la intención masculina
Un nuevo deseo nace de dos deseos opuestos
El deseo femenino y la intención masculina 2

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta