Impotencia durante el colapso del viejo mundo

thumbs_Laitman_089Opinión (El Guardián): “Siempre ha habido una tensión en el corazón del capitalismo. A pesar de que es el mejor mecanismo de creación de riqueza que hemos hecho, no se puede dejar a sus propios dispositivos. Sus propiedades auto-reguladoras, contrarias a los esfuerzos de las generaciones de economistas que intentan probar lo contrario, están debilitadas.

Se necesita impregnar el poder compensatorio -sindicatos efectivos, leyes y acción pública- para mantener confiada y sostenible la baja demanda de la que se alimenta.  Sobre todo, necesita un marco internacional ordenado de leyes, de finanzas y comercio, en el cual pueda realizar acuerdos y negociar. Ciertamente no puede inventarse uno por sí mismo. El caos en los mercados financieros durante la última quincena es el resultado de hacer frente a esta tensión. El colapso del precio del petróleo debería ser una buena noticia. Hace que todo se abarate. Coloca el poder de compra en manos de negocios y consumidores en cualquier parte del mundo que tienen una gran propensión a gastar más que muchos países productores de petróleo. Una baja histórica en el precio del petróleo presagia buenos tiempos en la economía. En cambio, los mercados se están entrando en pánico.

Ellos entran en pánico porque lo que está llevando a la baja el precio del petróleo es el desorden global, que el capitalismo es incapaz de corregir. De hecho, es el capitalismo desenfrenado una de las razones para el desorden. Las ganancias como parte de los ingresos nacionales en Gran Bretaña y Estados Unidos tocan niveles históricos máximos; los salarios tocan niveles históricos mínimos así como el poder laboral organizado disminuye y la economía de contratos a corto plazo se afianza. Los excesos de los ricos, la excavación para construcciones subterráneas de piscinas, cines y gimnasios de lujo, se asientan junto a las tribulaciones de la nueva clase media pobre. Estos ya no serán capaces de asegurarles pensiones decentes y su economía como trabajadores independientes les hace diferir el tener hijos y comenzar una familia debido a las presiones financieras.

Es claro lo que necesita pasar. Es necesario que haya un cambio total en el pensamiento económico. Las fuerzas en los mercados mundiales laborales -nuevas formas de sindicalismo del siglo XXI- requieren ser fortalecidas. El poder de los mercados financieros necesita ser forzado. El aumento de crédito necesita ser manejado por controles directos en el desarrollo de los balances bancarios y los bancos necesitan ser destetados del casino financiero que ellos han construido.  Las grandes compañías necesitan permiso para proponerse la creación de valor más que bailar a los intereses de accionistas no comprometidos”.

Mi comentario: El capitalismo no puede restringirse a sí mismo, lo vemos en la forma en que destruye la clase media, a partir de la cual se empoderó. La codicia humana no tiene límite porque instintivamente está inherente en su naturaleza, una persona quiere explotar a los demás hacia nada. Puede pararse a sí mismo solamente cuando todos se conviertan en sus esclavos; su número se reducirá al mínimo, y aniquilará al resto. Después de todo, con la tecnología de hoy, no hay razón para la existencia de 6 a 7 mil millones de personas. Eso es lo que buscará.

La salvación llegará solamente con la educación de la población en una forma en que no despierte el antagonismo y las prohibiciones, sino que despierte un poder superior que influya la mente humana y la transforme hacia la inclusión de dos fuerzas, la “antigua” fuerza negativa egoísta y una “nueva” fuerza positiva altruista, el poder de otorgamiento y amor. De lo contrario podemos esperar el primer escenario.
[175347]

Material Relacionado:
La situación actual de la economía mundial
“El capitalismo se está devorando su propia cola”
El capitalismo está fuera de control

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: