Las bacterias se comunican

Dr. Michael LaitmanInvestigación (de sci-news.com): “‘Las bacterias que viven en  comunidades se comunican eléctricamente entre sí, a través de proteínas llamadas canales iónicos’, explicó el doctor Gürol Süel de la Universidad de California en San Diego, autor principal del estudio…

“El doctor Süel y co-autores descubrieron que cuando una biopelícula compuesta de Bacillus subtilis células bacterianas crece hasta cierto tamaño, el borde exterior de protección de las células, con acceso irrestricto a nutrientes, periódicamente dejan de crecer para permitir que los nutrientes -específicamente glutamato, fluya al centro protegido de la biopelícula.

Los investigadores observaron, en el potencial de la membrana, oscilaciones coincidentes con las oscilaciones en el crecimiento de la biopelícula y encontraron que los canales iónicos eran responsables de estos cambios en el potencial de la membrana…

‘’’Igual que las neuronas en el cerebro, se encontró que las bacterias utilizan canales iónicos para comunicarse entre ellas con señales eléctricas. De esta manera, la comunidad de bacterias dentro de la biopelícula parece funcionar como un cerebro microbiano’, dijo el doctor. Süel”.

Mi comentario: Todas las partes de la naturaleza (inanimada, vegetal y animada) están vinculadas mutua e integralmente. Sólo los deseos y pensamientos humanos son absolutamente egoístas. Como está escrito: “He creado la inclinación al mal” (Kidushin 30b), es decir, ¡no hay nada más que hacer!

Para contrarrestar la inclinación al mal, el egoísmo, el hombre necesite sentir la falta del deseo de otorgar a los demás. El otorgamiento mutuo existe instintivamente en la naturaleza. No existe en la sociedad humana.

Sin embargo, la persona puede invocar el poder de otorgamiento de acuerdo a la ley de equivalencia de forma: si un grupo decide relacionarse entre sí como un todo único (esto se describe en los artículos de Rabash sobre el grupo) y vigila la correcta relación en el sistema (que es el fondo de las fuentes cabalísticas), logran que, a través de sus acciones, la fuerza positiva de amor y otorgamiento (el Creador) se manifieste.

Todo lo que ocurre en nuestro mundo pasa sólo con el propósito de forzar a la gente o más bien, a los judíos que, en el pasado, se comprometieron a revelar al Creador entre ellos y después, a transferir esta metodología a la humanidad. El retraso en revelar esta técnica es la razón del odio a los judíos. Esta es la causa del antisemitismo. ¡Seamos como las bacterias!
[170888]

Material relacionado:
Las bacterias llegan a un acuerdo por un bien mayor
Cuando las bacterias inofensivas se volvieron monstruos carnívoros
La fuerza de un grupo, altruismo sostenible

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta