El faraón

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué representa el faraón?

Respuesta: El faraón es una fuerza inmensa. No hablaré de él como una personalidad porque esta persona no existe en realidad. La sabiduría de la Cabalá examina al faraón como el ego inmenso, creado por el Creador. Desarrolla y absorbe todo dentro de su egoísmo y está dispuesto a devorar al mundo entero.

Es insaciable y gradualmente se revela mientras la humanidad se desarrolla. Mientras más nos esforzamos por hacer y obtener algo en el mundo, más nos devora, dejándonos sin esperanza de mejorar el mundo ni de un futuro feliz. Al contrario, el mundo se vuelve peor y peor.

Más y más gente está insatisfecha con la vida. Alguna vez pensamos que podíamos arreglarnos, pero ya no. Hoy la gente ya no se siente segura ni en los poblados más distantes, ni económicamente ni en la existencia material. Ahora la gente está tan atada al mundo, que no puede alimentarse ella misma. Esta es una paradoja, pero un granjero no puede alimentarse de su propia tierra.

El faraón (egoísmo) engulle esto, porque nos ata tanto que no podemos ser independientes de los otros. Hace nuestro mundo integral, global e interconectado, una pequeña aldea en la cual todos dependemos de todos. Y vemos que no podemos manejarlo.

El egoísmo nos lleva a la necesidad de estar correctamente interconectados unos con otros. Es decir, el mismo faraón, al transformar nuestro mundo para que se vuelva mutuamente conectado, nos lleva a un estado donde lo odiamos y transformamos nuestro mundo en otro con buena conexión entre nosotros. De otra manera no podremos continuar viviendo. Pero luego, el faraón, continuamente nos dirige contra la unidad. Entonces, por una parte, aún cuando despierta en nosotros el deseo por la unidad y actúa de forma que no podemos vivir sin tener una conexión correcta entre nosotros, dado que de otra manera no podremos proporcionarnos ni lo más esencial, por otra parte, no nos dejará unirnos. Este contraste resume el mérito del faraón.

Por eso es llamado un “ángel del Creador”. Fue creado por el Creador como Jano, con dos rostros, por un lado nos obliga a conectarnos y unirnos y por el otro, no nos dejará acercarnos el uno al otro. Así, comenzamos a entender que no tenemos otra salida, aparte de elevarnos por encima y escapar de él. Entonces huimos. Es decir, que la huida del faraón, de nuestra naturaleza, de nuestro ego, es el Éxodo de Egipto.

No es fácil porque depende de nosotros descubrir todo eso en nuestro interior. Nuestro tiempo es único. Ahora estamos descubriendo todo lo que el Creador nos preparó en la forma del faraón. El faraón está siendo revelado entre nosotros, en la forma del mundo global e integral y al mismo tiempo, individualmente no nos permite existir de acuerdo a este mundo integral. Entonces necesitamos respetar al faraón porque él nos sacará de Egipto.
[181819]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 12/abr/16

Material relacionado:
Faraón convierte el animal en un ser humano
El faraón nos ayuda a acercarnos al Creador
Aparentemente soy un esclavo de faraón

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: