El asesino Breivik derrotó a la nación

Dr. Michael LaitmanPregunta: En 2011, un noruego llamado Anders Breivik mató a 77 personas y explicó que lo hizo para sacudir a la sociedad noruega y que pudiera pensar en su pureza de sangre. Anders recibió una sentencia de 21 años de prisión. Estuvo cinco años en una celda con tres habitaciones: oficina, dormitorio y gimnasio.

Durante su encarcelamiento, fue aceptado en la Universidad de Oslo y recibió la mejor comida de la cárcel. Más tarde, presentó una demanda contra el Estado, diciendo que estaba en condiciones inhumanas, puso de ejemplo que le servían el café frío y su consola de juegos era vieja. Sin embargo, su principal queja fue que no se les permitía a sus admiradores visitarlo y que no crearon un partido nacionalista.

Anders ganó el juicio. El tribunal dictaminó que de acuerdo al artículo tercero de la Convención Europea de Derechos Humanos, sus demandas eran justificadas. Y le pagó una alta cantidad por sus costos legales. El veredicto no tiene sentido.

Respuesta: Actualmente, el mundo es dirigido de acuerdo a normas generales y a leyes difíciles de entender.

El caso descrito es una de las distorsiones del mundo moderno. Las leyes de la Torá no tienen el concepto de ‘prisión’. La gente debe ser libre. Si es un peligro para la sociedad, debe morir. La muerte es su corrección. De acuerdo con el mantenimiento preciso de la ley natural, la persona que alevosamente mata a otra persona y puede repetir su acto debe ser condenada a muerte.

Pregunta: ¿Podrá esto volver sobre nosotros como un boomerang?

Respuesta: No, la humanidad no ha aprendido nada de esto. La idea no es corregir la ley, sino alcanzar un estado en el que nuestra actitud hacia nuestro desarrollo, hacia nuestra naturaleza, el mundo y la vida está determinada.

Cuando tenemos necesidad de arrancar de raíz el origen del mal de la naturaleza humana, pero no sabemos cómo hacerlo, entonces viene la comprensión de que hay una sabiduría que se ocupa de esto y hace posible trascender la naturaleza humana.

Sólo así, la gente entenderá que la sabiduría de la Cabalá habla precisamente de esto, actualmente, no lo escuchan.

Hay muchas personas como Anders Breivik. Por lo tanto, las cárceles seguirán llenas de criminales y nada se puede hacer al respecto. Una nación que conduce a su pueblo de acuerdo con el método democrático de gobierno debe pagar el precio por ello. Los noruegos están mostrando al mundo lo ilimitado de la estupidez humana.
[182458]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 21/abr/16

Material relacionado:
Escuela en vez de prisión
No hay castigo sólo hay corrección
Recompensa en vez de castigo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta