Hombre y Mujer – Mundos tan diferentes, Parte 2

Dr. Michael LaitmanNido espiritual

Pregunta: En la actualidad, los hombres y las mujeres reciben placer del hecho de que dominan sobre el otro. ¿Cómo es posible disfrutar de nuestra igualdad y complemento mutuo?

Respuesta: Sólo al completarnos el uno al otro nos traerá placer sexual real. Cuando cada uno de nosotros se conecta con un compañero por encima de su sentimiento sexual  animal, en un acoplamiento espiritual corregido, nos convertimos en un hombre y mujer espirituales que se completan entre sí con el fin de revelar la fuerza superior, y una vida eterna y celestial entre ellos.

Esta fuerza de vida se revela entre estos dos a la medida en que son capaces de hacer una corrección llamada; “Hombre y mujer y la divinidad (Shejiná) entre ellos”. De esta manera crean el mundo superior, entre nosotros, y luego existimos en este, y existe en nosotros.

Pregunta: ¿Qué tiene que hacer una mujer con el fin de sentirse igual a un hombre y hacer posible su complemento mutuo?

Respuesta: Una mujer debe ayudar a un hombre y un hombre debe ayudar a una mujer para que realmente se sienta igual con respecto a la corrección y la conexión con la fuerza superior. Nunca podremos ser iguales en cualquier otro sentido.

Sólo a través de la revelación del Creador entre nosotros, cuando todos los deseos de un hombre y una mujer se completan el uno al otro, en un estado eterno y completo, se crea lo que se llama el “Jardín del Edén“.

Para ello, hay que pensar en el otro y ayudar al otro para llegar a una conducta espiritual correcta. El hombre debe ayudar a la mujer en esto, y la mujer debe ayudar al hombre. Y en esto, la mujer tiene una misión mucho más alta que la del hombre. Después de todo, ella tiene que mostrarle que espera de él exactamente esto, por lo que la revelación del más alto nivel espiritual será más importante para él que dominar a la mujer de cualquier forma: espiritual, económica o sexual.

La mujer quiere adherirse a un hombre espiritual. Y un hombre tiene que recibir la educación adecuada para que la revelación del estado espiritual sea el objetivo más importante para él. Y debido a que es incapaz de alcanzar este objetivo sin una mujer, él requiere de la fuerza interior y apoyo de la mujer.

Él necesita una mujer que lo apoye y sea la construcción de un nido espiritual junto con él, no para un acoplamiento animal sino para uno espiritual.  La fusión espiritual entre el hombre y la mujer se llama acoplamiento, donde cada uno invierte su fuerza de otorgamiento por encima de la fuerza del amor para su unidad.

Este no es el poder de uno sobre el otro ni una adquisición, sino una realización especial del otro por encima de su egoísmo personal y su egoísmo común. Egoísmo común es el acoplamiento físico en el que materialmente se completan mutuamente y se vuelven como un solo cuerpo. Sin embargo, esto es sólo una conexión corporal.

Ellos quieren unirse espiritualmente. Cuando un hombre y una mujer llegan a tal complemento, en realidad llegan a la vida perfecta.
[183063]
De Kabtv ’ “Una nueva vida” 31/mar/16

Material relacionado:
Hombres, mujeres y la corrección del alma
Hombre y mujer – mundos tan diferentes
La unidad del mundo yace en la armonía entre el hombre y la mujer

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta