Guerra de los sexos, parte 1

Dr. Michael LaitmanLibertad e instintos

Pregunta: La guerra de los sexos es la batalla más fascinante que la persona inicia desde su temprana niñez.

A la edad de 5 a 7 años, ya vemos una gran diferencia entre niños y niñas; las confrontaciones y conflictos comienzan entre los dos grupos y, por otra parte, sienten atracción.

¿Cómo podemos explicar este juego que continúa durante toda la vida?

Respuesta: El hombre es la parte más defectuosa y miserable de la naturaleza. Después de todo, la naturaleza inanimada, plantas y animales se comportan de acuerdo a los instintos actuando dentro de ellos. El león y la leona o el elefante y la elefanta no cuestionan cómo comportarse entre sí.

Todo es claro para ellos y todo sucede de acuerdo a las leyes de la naturaleza que los controla. Cada uno sabe lo que necesita hacer y actúa dentro de este marco. Su vida es mucho más simple que la de un humano.

Pero al hombre se le deja libertad de acción, dado que es un nivel más elevado de desarrollo que los animales. El hombre puede decidir por sí mismo cuál debe ser la relación correcta entre un hombre y una mujer, así como muchas otras formas de comportamiento y actitudes hacia la sociedad, la naturaleza, la fuerza superior y toda nuestra vida en general. Esto no molesta a los animales y ni siquiera a los humanos cuando no están muy desarrollados.

Pero las personas desarrolladas piensan en ello y cuando establecen relaciones deben actuar de forma artificial en lugar de seguir su instinto. Es esencial estudiar la naturaleza del hombre y la mujer para estar conscientes de nuestro estado actual y del estado final al que debemos llegar.

Con basado en esto, por nuestra cuenta, necesitamos construir un sistema tal de relaciones entre hombres y mujeres para satisfacción mutua, el cual la naturaleza hubiera creado si estuviera ocupándose de eso.

Para lograrlo tenemos mucho que aprender. Es imposible resolverlo nosotros mismos sin saber las leyes más profundas de la naturaleza, de la naturaleza humana y el objetivo definitivo de su evolución. Es necesario comprender la naturaleza de hombres y mujeres, averiguar por qué somos como somos y no diferentes y, qué formas de relaciones mutuas necesitamos alcanzar. Es obvio que necesitamos hacer las paces entre nosotros.

Aun cuando no parece que las personas entienden esto. La psicología de hombres y mujeres es un campo de investigación joven que aún está en la infancia. Y aparte, no sabemos nada en absoluto acerca de la naturaleza general ni de la psicología interna de la persona: mi visión del mundo, de mí mismo, mi vida y perspectiva.

No vemos y no podemos imaginar la imagen futura de hombres o mujeres, cómo serán dentro de cien o mil años. Es necesario para nosotros conocer cómo debe ser la relación ideal entre hombres y mujeres en cada momento del eje del tiempo. Pero no tenemos ninguna idea acerca de ello.

Y entonces no podemos darles a nuestros niños una educación apropiada acerca de este tema sin saber qué decirles. En los programas de las escuelas este tema es sumamente importante y también está ausente. Todo esto trae desorden en nuestras vidas y muchas excepciones, problemas, incluso tragedias. Es obvio que una educación así es necesaria y la sabiduría de la Cabalá nos podría proporcionar una ayuda invaluable.
[181402]
De Kabtv “Una vida nueva” 31/mar/16

Material relacionado:
El hombre es la cabeza y la mujer el cuello
Hombre y mujer, unidad de los opuestos
Hombres y mujeres: Expectativas mutuas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta