Nuestro propio juicio

Dr. Michael LaitmanTorá, Números, 30:35: Quien quiera que [sea el vengador de la sangre] mate a una persona, basado en el testimonio de los testigos, él matará al asesino. Un solo testigo no puede declarar en contra de una persona, por lo que debe morir.

La Torá es la base de las leyes, incluso de las actuales. El primer contrato de compraventa, viene de Abraham, que adquirió el terreno de la cueva Mearat a-Macpelá para su tumba. De acuerdo al contrato con Hebron, pagó 400 shekels  de plata.

Pregunta: ¿Qué significa, ‘basado en el testimonio de los testigos, él matará al asesino’?

Respuesta: La evidencia en la corte puede basarse en las declaraciones de al menos dos testigos, sin relación con el sospechoso.

Por lo tanto, cada uno es interrogado por separado, confundido a propósito y sus declaraciones se comparan para determinar con precisión, que los dos testigos no están conectados entre sí de ninguna manera y que no haya relación, interés común o acuerdo entre ellos. Sólo después de esto es posible aceptar sus declaraciones

Un testigo es alguien que vio, con sus propios ojos lo que pasó, no sólo lo oyó.

En espiritualidad ‘ver el asesino’ significa alcanzar el nivel de Jojmá, que es el nivel de conocimiento completo de lo que está ocurriendo dentro de mí.

Cuando veo cómo el egoísmo en mí destruye la buena inclinación que desea guiarme hacia adelante y que no me permite hacer una buena acción, entonces lo evalúo con cordura. Después de todo, sólo elevándome al nivel de Jojmá puedo volverme contra el egoísmo.

Si, exceptuando el estado actual, tengo un estado más, un testigo más (es decir, vi algo, descubrí algo dentro de mí), entonces, la primera vez, no es suficiente para mí. Si por segunda vez veo el mismo fenómeno y lo puedo comprender en mi mente, es todo, es suficiente para erradicarlo en mí.

Por lo tanto, tengo que ver al asesino, al menos, dos veces, dos veces para elevarme al nivel de Jojmá.

Sólo entonces tendré la fuerza y habilidad de realizar un juicio justo, tomar la conclusión correcta y erradicar este fenómeno en mí.

“Para elevarse al nivel de Jojmá”, es decir darse cuenta de la fuente de lo que sucede y elevarse por encima, poder erradicar este estado de uno mismo, hasta el punto en que ya no se tendrá que corregir en este grado.

Recibo de arriba tal fuerza de juicio (juicio es el nivel de Jojmá) que a partir de ese nivel, a partir de ese momento, estoy por encima de todas las perturbaciones. Por lo tanto, se considera  que los maté, los erradiqué y corregí dentro de mí.

Pero en cualquier caso, todo se dispensa sin prisión ni cárcel; el vuelo se hizo a la ciudad de refugio o la corrección ocurre en el acto.
[182475]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 16/dic/15

Material relacionado:
Quien no puede tomar, no tendrá nada que dar
La oscuridad está llena de Luz
Una vasija para la Luz de vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: