Una nueva vida 718 – El éxodo de Egipto es la verdadera libertad

laitman_2014-05-19_novaya-zhizn_tal-oren_01_w

Una nueva vida 718 – El éxodo de Egipto es la verdadera libertad
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Tal Ben Moshe Mandelbaum

Resumen

En la historia del éxodo de Egipto ¿qué se puede aprender de la relación de Moisés y el faraón, de la relación que debemos tener con el ego, de lo que son las plagas de Egipto y de cómo lograr ser gente libre?

Una persona que quiere trascender su ego comienza a identificar que está totalmente controlado por su ego; ve cómo la realidad de su interés propio le encierra en una “burbuja” que no le permite sentir la realidad.

‘Deja ir a mi pueblo’ (Éxodo 5:1) es la búsqueda para ser liberado del dominio de mi propio ego. Moisés quiere romper las limitaciones de la estrecha percepción del ego y ver el mundo iluminado.

Esto sirvió para convencer al público de que su poder depende de las fuerzas buenas que están bajo el control del faraón y, mostrarles que el faraón es débil, torpe y, realmente no tiene el control.

Moisés tenía que convencerlos de que el poder estaba en sus manos, mostrar las fuerzas del bien bajo el control del faraón, lo débil y despreciable que era el faraón y que, realmente no tenía ningún control para elevar las fuerzas del bien. Con cada plaga que recibe Egipto, el faraón libera características adicionales que están bajo el control del ego y que despiertan plagas más difíciles.

Las diez plagas corresponden a nuestros diez características internas llamadas Sefirot. Cada plaga representa un golpe a la percepción egoísta de la realidad. Por ejemplo, la plaga de la sangre (Dam) viene de la palabra ‘Domem’ (fijo); simboliza Maljut, que es el deseo de recibir más bajo y representa inmovilidad.

La meta es trascender el ego, dejar de pensar sólo en mí mismo y pensar en los demás. Así es como llegamos a la percepción completa de la realidad, de la vida espiritual ilimitada y a la adhesión con el Creador.

El faraón simboliza el deseo general de recibir, que incluye deseos únicos llamados los hijos de Israel. Estos deseos pueden salir del control del faraón y las diez plagas los ayudan a separarse de él. El Creador es el poder de otorgamiento y amor que se encuentra fuera del deseo de recibir. Cuando dejamos el desde de recibir nos sentimos libres; este es el futuro de la especie humana, esta es la corrección del mundo.
[182229]
De Kabtv “Una nueva vida 718 – El éxodo de Egipto es la verdadera libertad” 19/abr/16
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta