Hombre y mujer – mundos tan diferentes, parte 3

Dr. Michael LaitmanPregunta: Hay dos cualidades que se interconectan: masculina y femenina, ¿agregaría usted algún tercer factor superior a ésto?

Respuesta: Este factor es el más importante. Hombre y mujer se conectan especialmente para esto, para unirse y alcanzar su grado. Existimos en este mundo con este propósito; realizar diferentes correcciones y conectarnos con los demás.

El tercer factor es la fuerza superior llamada Creador o amor. El sentimiento de amor se alcanza con la unión mutua, cuando cada uno se siente totalmente dedicado al compañero. Existimos sólo para complementar al otro, sólo así alcanzamos la fuerza del amor.

Pregunta: ¿Es esta la misma fuerza que hemos buscando toda la vida?

Respuesta: Soñamos con la fuerza del amor, pero estamos equivocados si esperamos encontrarla entre nuestros cuerpos y no, entre nuestras almas.

Pregunta: ¿No es bueno que hombre y mujer reciban placer al encontrarse?

Respuesta: El placer sexual es uno de los placeres básicos corporales, el más importante después de la comida, sin el cual es imposible existir. Una vez que está asegurada la existencia necesaria, sólo se piensa  en el sexo.  

Pregunta: ¿Qué distingue el placer de la fuerza del amor verdadero, que incluye el tercer factor superior?

Respuesta: El placer del amor verdadero es llamado cielo. Estoy tan dedicado al otro, que sólo busco formas de completarlo, para revelar la fuerza de amor entre nosotros, llamada Creador.

Hoy, demandamos amor con egoísmo, lo cual es completamente opuesto al amor. Necesitamos elevarnos por encima del ego y así, en lugar de demandar amor al otro, se lo daremos, es decir, amaremos no en recepción, sino en otorgamiento.  

Adam – Hombre” significa similar a la fuerza superior, al Creador, existir en perfección. Y se puede alcanzar la perfección solo a través de la conexión con la mujer. Si ambos se anulan frente al otro, si cada uno anula su ego, se conectarán en otorgamiento mutuo.

Esto se puede expresar en muchas acciones corporales, pero aquí uno intenta dar al otro para revelar al Creador entre ellos. Está dicho, “Un hombre y una mujer y la Shejiná entre ellos”. Solo así podemos alcanzar la perfección y esto es lo que la sabiduría de la Cabalá nos enseña.

Pregunta: El hombre común sueña con poseer a todas las mujeres que ve a su alrededor. ¿El hombre espiritual también quiere eso?

Respuesta: Quiere lo mismo, pero no en forma corporal. Quiere tomar toda la fuerza femenina y la masculina que existen en el universo y complementar una con otra.

Así, hombre y mujer trabajan sólo para complementarse y en esta unión y conexión mutuas en el centro de la humanidad, revelar el mundo espiritual, la fuerza espiritual y la fuerza superior del Creador.

El Creador nos creó en esta forma y regresamos a ella. Y alcanzaremos el amor en el punto de conexión entre nosotros y el Creador.
[183608]
De Kabtv “Una vida nueva” 31/mar/16

Material relacionado:
Hombre y mujer: mundos tan diferentes, parte 1
Hombre y mujer: mundos tan diferentes, parte 2
Guerra de los sexos, parte 2

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta