La última innovación

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (inosmi.ru): “De acuerdo a muchos investigadores occidentales, la falta de innovaciones tecnológicas revolucionarias es una de las principales causas del actual estancamiento en la economía mundial. En los pasados 25 años, tras el comienzo de la revolución digital (internet y telefonía celular), no hemos hecho avances tecnológicos significativos que hayan afectado de forma fundamental a la economía.

La escala de impacto de las tres revoluciones científicas y tecnológicas en la calidad de vida resultó ser inconmensurable: con la primera revolución (la creación de la máquina de vapor y el telar a finales del siglo XVIII -principios del siglo XIX), la segunda (la electricidad y el motor de combustión interna a finales del siglo XIX-principios del siglo XX) la calidad de vida cambió radicalmente. Al mismo tiempo, una tercera, la revolución digital (desde los años 70 del siglo XX), aún cuando ha hecho la vida más interesante, no llevó a un incremento en la riqueza real en occidente.

La revolución digital ha mejorado significativamente la calidad de la vida en todo el mundo. La comunicación humana, el flujo de información, servicios y entretenimiento -todo esto difícilmente se ve reflejado en un concepto ‘general’ como el PIB, que opera puramente en base a conceptos materiales. El asunto sigue siendo mantener el equilibrio entre las economías real y virtual.

En realidad, este equilibrio en décadas recientes ha sido roto: los inversores prefieren no trabajar en el sector real y financiero, cuando inflan burbujas virtuales y no producen nada. Las personas entran en el mundo virtual para perder su sentido de la realidad, se han vuelto dependientes del internet y los países imprimen dinero virtual y construyen enormes deudas.

Sin embargo, este mundo es material, y existen todavía muchos problemas financieros sin resolver, no podemos olvidar que más de la mitad de la población del mundo no tiene acceso a los beneficios básicos de la civilización moderna, porque no han llegado a la segunda etapa de la revolución científica y tecnológica. Los retos permanecen: hambre, escasez de agua, contaminación, sobrepoblación. Todo esto requiere de un avance en la economía real, porque la supervivencia de la humanidad depende de ello.

Mi comentario: La última y final innovación no será un cambio en el mundo físico sino un cambio en la persona a través de la Luz Superior, como está escrito, “Yo creé la inclinación malvada (el ego humano), Yo creé la Torá como una especia para ello” (Kiddushin 30b) (Torá=Or Makif [Luz circundante] para arreglarlo).
[188067]

Material relacionado:
¿La cuarta revolución industrial o la primera revolución espiritual?
La tercera revolución industrial
Cuando la tecnología es inútil

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta