La vida más allá de la frontera del nacimiento y la muerte, parte 2

Dr. Michael LaitmanLa sabiduría de la Cabalá explica que nuestra vida se organiza de una manera especial. Por un lado, vivimos en un cuerpo físico en el nivel animal, como todos los animales, con un número limitado de años. Sin embargo, durante nuestra existencia en este planeta recibimos una gran oportunidad para alcanzar un grado superior del hombre, Adán, (Domé – que significa similar) al mundo superior que es eterno y perfecto.

Podemos hacerlo si nos elevamos por encima de nuestro cuerpo material y empezamos a construir un cuerpo espiritual, es decir, un grado espiritual. El cuerpo espiritual es completamente opuesto a la forma en que nos percibimos a nosotros mismos en la actualidad. Es muy espiritual, es decir, una fuerza sin materia. Esta fuerza se construye sobre la base de que empezamos a tratar a los demás de forma completamente diferente que ahora.

Ahora nos tratamos unos a otros de manera egoísta. Incluso el amor que tenemos para la familias y los hijos es egoísta. Después de todo, los amamos porque están cerca de nosotros y sentimos nuestra dependencia de ellos. Pero si podemos construir una actitud ante la realidad opuesta a nuestro egoísmo, vamos a empezar a adquirir la segunda fuerza, la fuerza del amor y el otorgamiento a los demás, y sentir una nueva realidad en ella que es una red de conexiones.

Si vengo al ambiente correcto y sin la intención de utilizarlos a todos principalmente para mi propio beneficio, sino que para cambiar de actitud para que todo el mundo se sienta igual de bien, veo un mundo diferente, un mundo que está unido, donde todos están conectados entre sí, con la fuerza del amor, la unidad y el acto de mutuo otorgamiento entre nosotros. Y entonces puedo cambiar mi percepción, mi sistema de pensamiento y evaluación y sentirme cómo si existiera en otro mundo.

Si mi actitud, mi forma de pensar y mi percepción cambian, voy a ver otra realidad. Si yo trato a todo el mundo: piedras, plantas, animales y seres humanos como a mí mismo, viéndolos como un sistema unificado, entonces todos ellos se convertirán en cercanos a mí. Voy a sentir que dependo de ellos y que dependen de mí.

De pronto voy a detener la sensacion del tiempo, debido a que el flujo del tiempo es un cumplimiento de algunas deficiencias, y no lo voy a tener nunca más. No necesitaré nada; todas mis necesidades estarán sólo en otras personas. Los conceptos de tiempo y espacio desaparecen. Después de todo, el espacio se define por la distancia entre otra persona y yo, calculado de acuerdo con cuanto puedo recibir de ella para mi propio beneficio.

Y ahora resulta que es todo lo contrario, no me importa de quién sea el deseo es decir: mío, el tuyo, el de ella… Cuando no miro al mundo egoístamente, el mundo comienza a cambiar drásticamente. Mi percepción de la realidad cambia y veo lo que los cabalistas llaman el mundo superior.

Si yo trato a todo el mundo de esta manera, siento mi cuerpo cada vez menos, este animal en el interior, que es ahora mi “yo”. E incluso si este animal muere, la forma en que está acostumbrado en el cuerpo, no sentiré ninguna pérdida. Esto se debe a que ya estoy conectado con todo el mundo y vivo dentro de ellos. No vivo en el interior de mi cuerpo animal cuidándolo,  sino que estoy fundido entre todos.

Esta nueva percepción del mundo a través del poder del otorgamiento y el amor, presenta una vida en el grado llamado el mundo superior, la vida eterna fuera del cuerpo. La sabiduría de la Cabalá nos da esta oportunidad y nos invita a participar en un sistema de conexión de este tipo y revelar el mundo superior que está oculto de nosotros ahora.

Es invisible hasta que adquirimos las cualidades del otorgamiento y el amor. Sin embargo, realmente existe aquí, junto a nosotros. Hay personas en nuestro mundo que, viviendo en cuerpos como los nuestros, sienten una conexión diferente entre todas las personas: el otorgamiento, el llenado y el amor.

Este método fue desarrollado por Abraham y fue pasado al grupo de personas que se reunieron en torno a él, que más tarde se llamaron el pueblo de Israel. Israel significa directo al Creador (Yashar-El), lo que quiere decir que nuestras relaciones, la educación y la interacción están dirigidos al grado de que esto es mayor que nuestra vida actual.

Debemos alcanzar el grado del mundo espiritual, aquí y ahora, mientras existimos en el cuerpo del animal, y así está escrito, “verás tu mundo en esta vida.” Y a continuación, la persona siente que ha salido de los límites de su cuerpo y ahora vive la vida eterna. El mundo espiritual está aquí; ¡sólo tenemos que sentirlo!
[184148]
De Kabtv “Una nueva vida” 5/may/16

Material relacionado:
Romper el círculo vicioso de la vida y la muerte
¿Las estrellas afectan nuestro destino?
La muerte de los primogénitos es el símbolo del último paso hacia la libertad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta