El 17 de Tamuz

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué puede decirnos sobre el 17 de Tamuz?

Respuesta: Todo el período después de la fiesta de Shavuot y la entrega de la Torà, es decir, el “descenso” del sistema de unificación y la elevación por encima del ego humano, es retratado por nosotros como una etapa muy compleja. Es imposible simplemente lograr la realización del método de corrección en el pueblo judío o la humanidad, sin complicaciones graves. Vemos que cada acción, incluso la mejor, siempre debe comenzar del sufrimiento, de un impulso, de un entendimiento de que no se puede hacer, de que requiere sacrificios y específicamente, los acontecimientos del 17 de Tamuz proporcionan una respuesta a este tema.

El 17 de Tamuz es una fecha trágica en la historia del pueblo judío. Fue el comienzo de la destrucción del Beit HaMikdash (Templo) en Jerusalén. Siempre, esta fecha ha estado marcada por el dolor. Simboliza el inicio de la toma de conciencia de nuestra incapacidad para cumplir con el plan de la creación, es decir, la corrección directa de la naturaleza humana.

Después de todo, para corregirla debemos incorporar nuestras características con las del Creador. Este es un punto muy interesante porque no hay nada positivo acerca de nosotros!

La incorporación de las características positivas del Creador con las características negativas de la persona, para cambiar su forma de ‘desorden’, sólo puede ocurrir con la destrucción, el rompimiento. De lo contrario, es imposible tener las dos características, las dos categorías opuestas, juntas.

Esto se logra sólo con una “explosión”, como en la formación de aleaciones de metales o la formación de una mezcla de aceite y agua. Se logra sólo a través de una colisión y sacudida fuerte.

Así fue como se desmoronaron las paredes del Templo y luego el propio Templo fue destruido. ¡Todo se hizo pedazos y cayó hecho polvo! Así, por miles de años los judíos soportaron mucho sufrimiento incluyendo el Holocausto, expulsión, exterminio y pogromos.

Hemos llegado a un estado, donde a través del estudio la sabiduría de la Cabalá, bajo la influencia de la Luz Superior, empezamos a diferenciar la verdadera bondad de la maldad, las características del creador de las características de la criatura. Al separarlas y corregirlas, las ponemos como dos líneas contrarias y estoy en la línea media, entre ellas, combinar bueno y malo, en la correcta relación mutua.

El 17 de Tamuz (Yud Zayin-Tamuz) representa el inicio de la ruptura y el poder de la entrada mutua de las dos propiedades opuestas, el Creador y la creación.

El egoísmo y las características del Creador, (la propiedad de amor y otorgamiento), pueden existir por separado. Pero cuando entran en contacto, se produce una explosión, sin la cual no es posible reconocer el mal de nuestra naturaleza y comenzar su corrección.

Es en esta entrada explosiva de las fuerzas del bien en la fuerza del mal, que traen los llamados Reshimot, los registros de información con los cuales, poco a poco, con la ayuda de la Luz Superior, es posible colocar el ego en el estado más bajo y obligarlo a servir a la bondad de las características de otorgamiento y amor, ya que no puede hacer nada por sí.

Por lo tanto, desde el punto de vista de la sabiduría de la Cabalá, estos son períodos esenciales. Existían desde el principio en el plan de la creación, incluso antes de su realización en nuestro mundo, comenzando con el sitio del Templo en Jerusalén, seguido de su destrucción.

Ya hemos pasado por todo esto y ahora, si nos comportamos correctamente, sólo podemos esperar buenos tiempos de corrección y la correcta realización de las Reshimot que se encuentran dentro de nuestro egoísmo.

Para esto debemos atraer la Luz Superior, para con su ayuda, poder distinguir donde hay una característica mala y donde hay una buena, cómo separarlas y cómo corregir una con respecto a la otra. Si nos acercamos a la corrección en forma correcta, no se revelará más maldad en el mundo, porque todas las características negativas de la criatura ya se habrán manifestado en el pasado.

La sabiduría de la Cabalá hace posible que empecemos con una limpieza y clarificación esencial de nuestras características, para evaluar con claridad los estados por los que atravesamos, permite separar el lado positivo del negativo y colocarlos correctamente uno contra otro.

Luego de la conexión entre ellos, podemos construir un campo único y una conexión correcta entre nosotros, llamada ‘tercer templo’, el deseo común que revelará la fuerza superior y un nuevo nivel de existencia a nosotros.

Espero que estos días serán utilizados como un empuje para reconocer lo que está sucediendo y que la gente comenzará con una corrección para moverse correcta y fácilmente a través de la clarificación del mal en su naturaleza.
[190201]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 11/jun/16

Material relacionado:
El Tercer Templo y la llegada del Mesías
Una cadena que lleva de Maljut a Bina
Creando una tercera civilización

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta