Fuerzas superiores o, cómo podemos cambiar nuestro destino

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Puede usted definir el término “fuerzas superiores”?

Respuesta: Las fuerzas que operan en el mundo superior son fuerzas altruistas y las fuerzas bajas que operan en nuestro mundo son fuerzas egoístas, por lo tanto, todos somos egoístas. El Creador dijo desde el principio, “He creado la inclinación al mal….”, es decir, si tu tienes cualquier problema o queja, ven a Mí personalmente e inmediatamente, Él agrega, “He creado la Torá como condimento”

Nuestro mundo es la encarnación del mal que fue creado en nosotros. La fuerza malvada, egoísmo, es la fuerza que genera pensamientos y acciones sólo en beneficio propio, para el propio placer, instantáneo y es revelada al momento en todos los niveles de la naturaleza: inanimado, vegetal, animal y humano. Vivir dentro de nosotros mismos es llamado el mal porque una vida así es corta, defectuosa; siempre encerrados en nosotros mismos, en satisfacer nuestras necesidades inmediatas para mantenernos en un estado más o menos confortable.

Imaginemos que creamos una máquina que funciona por algún tiempo, solo para que trabaje y luego que muera felizmente. ¿Qué es este ineficiente e inservible producto del Creador -una persona que piensa sólo en sí misma y, con eficiencia negativa consecuentemente?

Inicialmente, no hubo intención de crear una máquina biológica, como el hombre y en general, toda la naturaleza, para vivir sólo en aras de multiplicarse con gran dolor y problemas. En nuestro estado actual, la vida humana es el deseo de sobrevivir de alguna forma, sufrir lo menos posible y eventualmente, dejar esta vida difícil y temporal, para desintegrarse en partículas elementales y para que simplemente, se pudra. Por supuesto, no puedes ver ninguna perfección ni nada en esta acción del Creador, nada que hable de algo elevado, sabio, útil.

Por lo tanto, no vemos nada sabio en nuestra vida, sino todo lo contrario: desde el momento que llegamos al mundo, comenzamos a acercarnos a la muerte. Y si la vida es tan corta, no hay nada inherentemente bueno. Esta creación no puede ser creada por un Creador absolutamente perfecto y lo que vivimos, no encaja en Su plan de crear para deleitar.

No entendemos cómo el Creador, que es absoluto y perfecto, creó tal mundo; nuestra vida no encaja en Su plan de crear para deleitar a sus criaturas.

El pensamiento de la creación fue dar satisfacción a los seres creados para que alaben al Creador, se le parezcan, alcancen el mismo nivel de perfección y eternidad en el que Él existe. Para que nos elevemos hasta Su nivel, que es totalmente opuesto del nivel en el que nacimos y vivimos en este mundo, se nos dio la Luz Superior, la fuerza superior y también un manual que nos dice cómo impulsar, convocar y complacer esa fuerza, de tal forma que gradualmente nos cambie y nos eleve a Su nivel de eternidad y plenitud.

Este nivel es totalmente diferente del nivel corporal que se caracteriza por el deseo egoísta y transitorio de hallar satisfacción para nosotros mismos, al momento sin importar lo que suceda después. El nivel realmente altruista, no es lo que llamamos altruismo en este mundo, sino una intención de ascender por encima de nuestro egoísmo y adquirir la forma opuesta.

Por lo tanto está escrito: “He visto un mundo opuesto” Eso es lo que debemos lograr en nuestro mundo. En otras palabras, viviendo en nuestro egoísmo, tenemos que empezar a cambiarlo, elevarnos por encima de él, invertirlo. Pero no tenemos fuerza ni capacidad ni comprensión para hacerlo. Solo sufrimos por nuestra existencia.

De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, si una persona sufre, significa que puedes hablarle, porque como egoísta quiere deshacerse del sufrimiento, del ego. Si le ofrecemos ayuda para salir de lo que constantemente le oprime, golpea y humilla, probablemente acceda. Esto es lo que la sabiduría de la Cabalá nos ofrece.  

La Cabalá estuvo oculta mientras el egoísmo no nos incomodaba y creíamos que era posible, de alguna forma, vivir con él y establecer alguna clase de relación entre nosotros. Cuando nos dimos cuenta de que avanzamos hacia el peor estado posible, la sabiduría de la Cabalá fue revelada. Cuando se comienza a sentir que el fin de la civilización está cerca, cuando ya no se cree más en un futuro brillante y surge la pregunta sobre el significado de la vida, este es el estado para el cual la sabiduría de la Cabalá ofrece una solución. La solución es cambiar la naturaleza del hombre por la opuesta y adquirir así un estado de felicidad absoluta y eterna, en lugar del estado actual, que es finito, miserable y cruel. Así es como podemos cambiar nuestro destino.
[187532]
De la lección de Cabalá en ruso 20/mar/16

Material relacionado:
Una sabiduría de garantiza el éxito en la vida
Comprendiendo el elevado poder de la naturaleza
Construye ahora tu mundo futuro

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta