Los psicólogos en contra de la naturaleza… y de la sabiduría de la Cabalá

Dr.Michael LaitmanEn las noticias (Slon): “El periodista de la ciencia Matthew Hutson describe en su artículo en el último número de Nautilus Publishing, cómo los científicos han reconocido que nuestro “modo de operar automático’ -es desinterés y no egoísmo …

“La disposición de a cooperar con otros puede ser determinada en un experimento llamado juego de bienes públicos… .

“Martin Novak y Joshua Green, investigadores de Harvard, tras analizar diez de esos experimentos, en 2012, encontraron que en la mayoría de los casos, la gente mostró desinterés y evolucionó hacia un fondo común, a pesar del riesgo de quedarse con menos dinero (porque nunca sabes lo que harán el resto de los jugadores). …

“David Rand, científico de Yale demostró el mismo principio, si se actúa “desde el corazón”, el hombre lo hace de forma desinteresada. Él realizó un metaanálisis de más de cincuenta estudios acerca de este tópico y confirmó esta conclusión.

“El experimento al que Rand sometió a sus héroes virtuales, fue una sofisticada implementación del juego del dilema del prisionero. …

“En los años 80, Robert Axelrod, politólogo de EU, se ocupó de un modelo con base en agentes, determinó que la estrategia más probable del comportamiento en el juego de ese dilema, fue el principio llamado; “tú me das, yo te digo”. Es decir, todo comienza con la cooperación entre prisioneros y las rondas subsecuentes serán con base en el comportamiento previo de uno de ellos (si uno decide traicionar a otro, este último ya no lo protegerá pues él tampoco dará un paso adelante). …

“Rand también creó una población de agentes para observar la evolución de su comportamiento, con rondas únicas o múltiples. En el caso de una ronda el éxito de un agente inducía a traicionar a su compañero; en el caso de múltiples rondas, tenía sentido pensar en una cooperación a largo plazo. …

“En otro de sus experimentos, Rand descubrió otra tendencia interesante en el comportamiento humano. Durante esta experiencia, los participantes primero jugaron el dilema del prisionero: uno grupo participó en múltiples rondas (donde prevaleció la cooperación mutua), otro grupo participó en una sola ronda (donde a menudo hubo traición). Esto fue seguido con el ‘juego de los bienes públicos’. Resultó que aquellos que estaban en el dilema de cooperar con otros, en la segunda parte, invirtieron en el fondo común cantidades más grandes. Resulta que, de acuerdo a Hutson, las normas del comportamiento humano cambiaron durante el experimento. Esto muestra que en un mundo donde es fomentado el patrón de comportamiento de, ‘cada hombre ve por sí mismo’ (como, por ejemplo, es costumbre en la cultura corporativa de EU), es posible cambiar la situación. Para empezar, puedes al menos introducir un sistema de incentivos y cooperación mutua entre empleados. El comportamiento desinteresado se refuerza como estrategia de comportamiento, incluso en una situación incierta (por ejemplo, cuando no sabes si puedes confiar en tu pareja) y como resultado se vuelve una nueva norma… .”

Mi comentario: Esas opiniones son completamente contrarias a la sabiduría de la Cabalá, al sentido común y la experiencia de la humanidad.

En un intercambio de correspondencia entre Einstein y Freud en 1932, Einstein le preguntó a Freud si había posibilidad de dirigir el desarrollo de los seres humanos de tal forma que fueran más resistentes a las psicosis de odio y destrucción?

Parte de la respuesta de Freud a Einstein fue “el organismo preserva su propia vida, por decirlo así, destruyendo organismos extraños. …De nuestro propósito inmediato, se concluye, de lo que se ha dicho: “No tiene sentido tratar de deshacerse de la inclinación agresiva del hombre. Se nos dice que en ciertas regiones felices de la tierra, donde la naturaleza proporciona en abundancia todo lo que el hombre requiere, existen razas cuya vida pasa en tranquilidad y no conocen ni la coerción ni la agresión. Apenas puedo creerlo y me gustaría escuchar más acerca de esos seres afortunados”. …

“Todo lo que promueve el crecimiento de los lazos emocionales entre los hombres debe operar en contra de la guerra. Esos lazos pueden ser de dos tipos. En primer  lugar pueden ser relaciones semejantes a las dirigidas a un objeto amado, pero sin objetivo sexual. No hay necesidad de psicoanálisis para avergonzarse de hablar de amor en esta conexión, porque la religión en sí usa las mismas palabras: ‘amarás a tu prójimo como a ti mismo’. Esto, sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo”.

Freud añadió, “Las guerras sólo serán evitadas con certeza, si la humanidad se une en establecer una autoridad central a la cual se le entregará el derecho de hacer juicio a todos los conflictos de intereses. … (S. Freud, Por qué la guerra)
[188904]

Material relacionado:
Aniversario de Freud
Diferencia entre sabiduría de la Cabalá y psicología
La evolución natural de la sociedad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta