Ynet: “No todas las disputa son una pelea”

Nos hemos acostumbrado a ser arrastrados por confrontaciones culturales, pero en realidad, cuando nuestras diferencias siguen creciendo hasta sentirse como amenaza, hay un método especial para mantener todas y cada una de las opiniones y para sostenernos en una meta común por encima de ellas.

Dr. Michael Laitman

A los israelíes les gusta debatir sobre casi todo. Debaten en casa, arden en Facebook y dominan el camino y, justo sobre cada situación posible. Incluso la sala de funcionarios públicos elegidos en Israel, se ha convertido en una arena para las más prominentes disputas reportadas. El Knesset es el principal lugar de encuentro para la cultura del debate.

En el momento en que un “amigo” se levanta y da su discurso, inmediatamente su “amigo” se levanta en contra y lo contradice. La crítica constructiva para la discusión o ejemplos que iluminen nuestras mentes, son bienvenidos, pero gran parte de la discusión que encontramos es motivada por intereses estrechos, no por un deseo de beneficiar a la sociedad.   

Aparentemente la polarización y división en la sociedad israelí, refleja fallas, pero la sabiduría de la Cabalá sostiene que una sociedad desarrollada es una que sabe cómo contener los opuestos dentro de ella, un amplio rango de opiniones diversas (1). El pluralismo, las diferencias de opinión y el discurso público, aún si están en conflicto, es importante mantenerlas e incluso intensificarlas; pero por encima de todo, es necesario construir un tipo de adhesivo que nos una por encima de las diferencias o al final, nos “devoraremos” unos a otros.  

Es mía

La historia judía está entretejida con conflictos y oposiciones entre diferentes partes de la sociedad en la que la cima es representada por el odio infundado que se desarrolló en el pueblo y que después dió lugar a la destrucción del Templo (2). Desde entonces, una fuerza dominante ha actuado en el pueblo de Israel, conocida en la sabiduría de la Cabalá, como egoísmo o línea izquierda; cuando la usamos sólo en su forma natural, engendra odio y división. Podemos aprender la intensidad de la oposición entre nosotros a partir del proverbio: “Dos sostienen una prenda. Uno dice, ‘La encontré’ y el otro dice, ‘La encontré’. Uno dice, ‘Es mía’ y el otro dice, ‘Es mía’. Entonces uno jurará que su participación no es menos de la mitad y el otro jurará que su participación no es menos de la mitad..” (3) y no están de acuerdo.

La disputa entre los dos, al final lleva a la conclusión de que, de hecho, en todas las áreas  todos nos aferramos a ese manto de oración en el destino común que nos une. Por lo tanto, para equilibrar la fuerza negativa que causa que cada uno sólo se preocupe por sí mismo, necesitamos despertar la fuerza positiva que puede unirnos y elevar la calidez y la sensación de familia, conectándonos por encima de los conflictos que nos dividen. En la sabiduría de la Cabalá, esta fuerza es llamada línea derecha. Para despertarla, debemos invertir esfuerzos y conectarnos entre nosotros (4).

El camino de oro

El punto de inicio para nuestra primera comunicación es la aspiración común por un futuro mejor que todos esperamos. Una meta común puede desarrollar en nosotros la disposición a ceder y a escuchar a los demás. No necesitamos ceder nuestra posición personal ni nuestra individualidad. Por el contrario, a la luz de una meta común y a pesar de las diferencias, tratamos de crear la conexión.

Como resultado, un nuevo punto de contacto se crea entre nosotros. No es un compromiso ni un puente temporal, sino una línea media que equilibre las dos líneas opuestas y las complemente (5). El asunto es similar a las parejas que pelean entre sí, pero siempre tienen en mente el ideal de la relación de matrimonio que las une. Especialmente, las peleas comunes y el deseo de dominio, crean la infraestructura que ayuda a la pareja a crecer por encima de su lucha y crea una nueva conexión.  

La sabiduría de la conexión

No nos dejemos atrapar por las interminables luchas sociales que provocarán que la nación se deteriore y llegue a una corrupción y brutalidad terrible. Debemos considerar todos estos casos como una señal que expresa la urgencia de traer paz entre todos los debatientes.

Está en el poder de la sabiduría de la conexión traer esta unidad, sin cerrar la brecha entre nosotros. La magia del método es que cambia la actitud de la disputa. Repentinamente; la imagen parece diferente en propósito y toma un nuevo significado. La oposición se aclara como un motivo único que hemos creado para podernos elevar por encima de las diferencias y conectar en un sistema de relaciones de responsabilidad mutua (6).

Si no actuamos, tarde o temprano las oposiciones son susceptibles de provocar un cortocircuito social que altere todos los sistemas en la nación. Para prevenir esto proactivamente, es mejor responsabilizarnos y considerar seriamente establecer  un cuerpo que intencionalmente guíe y dirija correctamente a todos y cada uno de los ciudadanos en la nación de Israel, una especie de consejo nacional educativo, que regularmente inicie procesos y eventos sociales para desarrollar el valor de la unidad en la conciencia social. El futuro de la sociedad está en las manos de cada uno de nosotros (7).

Referencias:

1.”… obtener la conclusión correcta, depende, en particular, de la multiplicidad de desacuerdos y de la diversidad de opiniones. Mientras más contradicciones y crítica haya entre las opiniones, el conocimiento y la sabiduría aumentan…” Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), La libertad.

2.”El Templo fue destruido por el odio infundado, cuando sus corazones se dividieron y ellos se dividieron y ya no fueron dignos del Templo, pues este es la unidad de Israel” Rabí Israel Segal, Netzhah Israel, capítulo 4.

3.Dos sostienen una prenda. Uno dice, ‘La encontré’ y el otro dice, ‘La encontré’. Uno dice, ‘Es mía’ y el otro dice, ‘Es mía’. Entonces uno jurará que su participación no es menos de la mitad y el otro jurará que su participación no es menos de la mitad..” Talmud de Babilonia, Tratado Baba Metzi’a, capítulo I, 2a, Mishná.

4.”El odio despierta rencillas, pero el amor cubre todas las transgresiones” (Proverbios 10:12). “… El corazón de vitalidad, persistencia y corrección de la creación, por personas de diferentes puntos de vista que se unen en amor, unidad y paz.” Rabí Nathan Sternhertz, Likutey halajot [Reglas clasificadas], Reglas de Tefilat Arvit [Oración de la tarde], regla 4.

5.”… esta es la línea media, que decide entre las dos líneas -derecha e izquierda-, que son opuestas entre sí, de manera que las dos brillan al lado de la santidad” Let There Be Light, VaYetze [Y Jacob salió], ítem 118.

6.”No somos neutrales cuando afirmamos que para consolidarnos, debe existir consolidación de la responsabilidad común, responsabilidad mutua, influencia mutua. Declaramos que no se deben borrar los límites entre sindicatos, círculos y partidos, en su lugar un reconocimiento compartido de la realidad común y de la posición común como prueba de responsabilidad común. La separación entre los corazones es enfermedad que aflige a los pueblos en nuestro tiempo y buscar alivio en una unión forzada es un error. En la estructura organizacional falta unidad. Por el momento no hay remedio, excepto que habrá gente de diferentes círculos de opinión que se necesitan unos a otros con un corazón puro y tomarán juntos los problemas para descubrir la base común” Martin Buber, Education and Examining the World.

7.”… la unidad social … puede ser la fuente de toda alegría y éxito” Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), La libertad. “Aún tenemos que abrir los ojos y ver que sólo la unidad nos puede salvar. Sólo si todos nos unimos … para trabajar en favor de la nación, nuestro trabajo no será en vano” Eliezer Ben Yehuda, VeOd Musar, Lo Lokajnu.
[181185]
De  Ynet artículo 4/jun/16

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: