Ayuda no egoísta

thumbs_laitman_559Investigación (Proceedings of the National Academy of Science): : Psicólogos de las universidades de Yale y Harvard condujeron una serie de estudios.

“La pro-sociabilidad humana representa un acertijo evolutivo, y la reciprocidad ha surgido como una explicación dominante: la cooperación de hoy puede traer beneficios mañana. Las teorías de reciprocidad claramente predicen que las personas sólo deben cooperar cuando los beneficios superan los costos, y que por lo tanto, la decisión de cooperar debe siempre estar basada en el análisis de costo-beneficio. Aun así la cooperación humana puede ser muy incalculable: los buenos amigos conceden favores sin cuestionar, el amor romántico nos ciega ante los costos de la devoción, y los principios éticos representan prescripciones morales universales. Aquí, damos la primera evidencia, para nuestro conocimiento, que los efectos de la reputación dirigen la cooperación incondicional. Demostramos, utilizando experimentos de juego económico, que las personas se involucran en la cooperación incondicional para señalar que pueden tener prioridad en una cooperación futura.

“Los humanos frecuentemente cooperan sin analizar cuidadosamente los costos y beneficios. Como resultado, la gente puede acabar cooperando cuando no vale la pena hacerlo. ¿Por qué arriesgarse a cometer errores costosos? Aquí, presentamos la evidencia experimental de que la preocupación por la reputación nos da una respuesta: las personas cooperan en una forma incondicional para mostrar su confiabilidad a los observadores.

“Las personas que ayudan a otros de forma no egoísta y para no beneficiarse son percibidas como más confiables y por lo tanto de ayuda para otros,” lo que significa que ellos quieren parecer más confiables y pueden ser tomados en cuenta o aceptados para trabajar y así inconscientemente hacen cosas que son consideradas deseables por los demás…

“…encontramos que los participantes tienden más a comprometerse en la cooperación incondicional, cuando su proceso de toma de decisiones es visto por los demás. Más aún, confirmamos que las personas que se comprometen en la cooperación incondicional son percibidos como, y de hecho son, más confiables que las personas que cooperan en una forma calculada. En conjunto, estos datos proveen la primera evidencia empírica, a nuestro conocimiento, que la cooperación incondicional es utilizada para mostrar confiabilidad, y no es meramente una estrategia de toma de decisiones que reduce los costos cognitivos.”

Respuesta: Por supuesto, así es como tales personas quieren ser aceptadas. Así que ellos se promocionan para adquirir alguna “ganancia”: obtener estatus social, ser promovidos en sus trabajos, etc.

Pregunta: ¿Se comportarían diferente si no tuvieran este beneficio propio?

Respuesta: ¡Claro! el egoísmo es nuestra naturaleza, requiere calorías, energía, e inversión. ¿De dónde viene esta energía? Tenemos que ver lo que podemos obtener a futuro; cómo podemos llenarnos. Es justo como un tanque de gasolina en el carro, el cual llenas en una estación de gasolina.

Las personas están dispuestas a dar mucho por la recompensa futura que se les proyecta: para que se hable bien de ellas, para ser promovidas en el trabajo, de modo tal que sus hijos estén orgullosos de ellos, los vecinos les respeten, etc. ¡Eso tiene mucho valor!

De lo contrario, por qué compramos determinado apartamento, o cierto carro  y gastamos mucho dinero en eso, cuando podríamos vivir en perfecta paz y bastante bien sin ellos.

¡Nuestras acciones no pueden estar libres de codicia porque nuestra naturaleza no nos permite hacerlo así! Tenemos que gastar muchas calorías en todo, joules (unidades de medida de energía), no importa cómo lo midamos. Por lo tanto, tenemos que recibir esta energía, lo que significa que tiene que haber algo por lo cual trabajamos que nos proporcione esta energía, y si no la recibimos, ¡no podemos trabajar porque todos somos mecanismos!  Podemos operar sólo si tenemos energía disponible o si esta se proyecta para nosotros en el futuro.

Comentario: Pero los investigadores de Yale y Harvard ni siquiera mencionan el egoísmo.

Respuesta: Por supuesto que no porque ellos no lo entienden. Ellos creen que es natural para una persona que da hacerlo así y que no existe egoísmo en ella y que incluso es lo opuesto.

Comentario: Pero ellos sí concluyen que tales acciones son para obtener una recompensa.

Respuesta: Esto no es considerado egoísmo. Egoísmo es el claro llenado de nuestro deseo con el fin de dañar a otros. Si yo negocio con alguien para comprar algo por un precio más barato y él quiere venderlo por un precio mayor, es normal. Es la naturaleza humana, pero podría ser el caso opuesto.

El pintor Modigliani, por ejemplo, pintó con “sangre” porque estaba tan hambriento que no podía sostener una brocha para pintar y cayó exhausto frente a su caballete. Esto es considerado una noble alma, auto-sacrificio, no egoísmo. Pero de hecho, esto es egoísmo flagrante manifiesto.

Una persona carece del claro y preciso entendimiento de su naturaleza; adora distorsionar todo. La humanidad permanece inmersa en sus juegos, en la confusión.

Debemos entender que la naturaleza opera de acuerdo a un principio muy simple: Si hay energía, me muevo; si no hay energía, sigo parado y eso es todo. Por lo tanto, si hacemos algo, significa que existe un beneficio oculto en ello, y si deseamos trabajar sin éste, tenemos que saber cómo conectarnos a una fuente de energía superior mediante el estudio de la sabiduría de la Cabalá y volvernos una máquina de movimiento perpetuo.

Entonces recibiremos energía desde una fuente externa como si estuviéramos conectados a un invisible conducto de energía para el bien de los otros. Si la recibimos, seremos capaces de trabajar, pero no de alguna otra forma.
[191202]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 24/jul/16

Material relacionado:
La ciencia de cooperación con el mundo
La diferencia entre el egoísmo espiritual y el corporal
Egoísmo al servicio del altruismo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: