De acuerdo a las leyes del desarrollo espiritual

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Deuteronomio”, 6:10-6:13: Y sucederá, cuando el Señor, su Dios, les traiga a la tierra que Él le juró a sus padres, a Abraham, a Isaac, y a Jacob, entregarles, grandes y buenas ciudades que no construyeron, y casas llenas de todas las buenas cosas las cuales no llenaron, y cisternas labradas que no labraron, viñedos y árboles de olivo que no plantaron, y comerán y serán satisfechos. Cuidado, no sea que olviden al Señor, quien los sacó de la tierra de Egipto, fuera de la casa del cautiverio. Deben temer al Señor, Su Dios, adorarlo, y jurar por Su nombre.

Si discutimos desde el punto de vista de una persona ordinaria, ¿no nos hemos ganado la tierra de Israel mediante estar en esclavitud en Egipto por 400 años y después deambular por el desierto por 40 años, “¿La he recibido gratis? Derramé tanta sangre por ella, sufrí tanto”.

Pero el trabajo espiritual es completamente diferente de lo que nos parece. Todo lo que está descrito en la Torá sucede dentro de nosotros al grado en que buscamos unirnos el uno con el otro. Mediante revelar una conexión más fuerte nos acercamos a la tierra de Israel dentro de esta.

La tierra de Israel es el deseo común que adquirimos la primera vez como un deseo egoísta en Egipto, cuando estábamos conectados sólo mediante el deseo de existir en aras del egoísmo, es decir, por el bien del Faraón.

Constantemente llenábamos este deseo, supuestamente enriqueciendo Egipto, hasta que nuestro egoísmo se infló tanto que vimos cómo nos enterraba en este y nos mataba. Y después a través de las diez plagas que el Creador nos envió, clamamos al Creador y le pedimos la salida de la esclavitud.

Todo nuestro trabajo fue que estábamos gritando, pidiendo a la fuerza superior de amor y unidad que tirara de nosotros fuera del egoísmo y la separación y el odio mutuo. Llegaríamos a eso también durante el viaje de cuarenta años a través del desierto, cuando aún no trabajábamos con el egoísmo con el fin de unirnos en este, sino sólo estábamos elevándonos por encima de este.

A través de liberarnos completamente de Egipto y elevarnos por encima del egoísmo entramos a la tierra de Israel, es decir, en el egoísmo mismo, con el fin de convertirlo en la cualidad de otorgamiento y amor. Y cuando este gran deseo llamado Faraón o Egipto es transformado hacia esta cualidad, ya es llamado la tierra de Israel.

Por lo tanto, todos los nombres de lugares mencionados en la Torá no se relacionan con la geografía, están dentro de nosotros, dentro de nuestro enorme deseo egoísta al que toda la humanidad sirve hasta el día de hoy.

Y ahora comenzamos a caer en cuenta que está matándonos, que invertimos nuestra vida en este enorme deseo y eventualmente morimos sin dejar nada ¿Entonces para qué vivimos? ¿Es con el fin de arrojarnos a nosotros mismos y a nuestros hijos en el cráter de una horrible e insaciable criatura-el egoísmo?

Y por lo tanto decidimos elevarnos por encima de este, como está dicho, “Y los hijos de Israel clamaron por el dificil trabajo”. Esto es cuando recibimos fuerzas de unidad que están por encima del egoísmo y comienzan más y más a tirar de nuestro egoísmo durante los cuarenta años de trabajo en el desierto.

Y entonces una vez por encima del egoísmo, creamos una nueva y fuerte generación que nació en el desierto, comenzamos a entrar en el egoísmo, a conquistar esta tierra. Descendimos hacia el egoísmo y comenzamos a transformarlo y corregirlo. Y esta es la entrada a la tierra de Israel.

Por lo tanto, cada vez durante los ascensos y descensos nos son explicadas las leyes que son igualmente reverenciadas, pero son implementadas en un material completamente diferente, y por lo tanto las vemos de una manera diferente.
[190211]
De Kabtv “Secretos del libro eterno” 6/abr/16

Material relacionado:
El pueblo de Israel en la Tierra de Israel
Las leyes de la naturaleza son los atributos del Creador
Yo y mis siete mil millones de deseos Internos

Un comentario

  1. Interesantisimo eso de “todos los nombres de lugares mencionados en la Torá no se relacionan con la geografía, están dentro de nosotros,” me hizo clik en la mente.
    Toda la Torá es una serie de codigos y secretos; de alli que se hable de niveles del Pardes, por lo que se puede estar toda la vida escuchando y analizando interpretaciones de sus lineas.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: