El camino hacia el jardín del Edén

Dr. Michael LaitmanTorá, “Deuteronomio” 8:7–8:8, 8:10: pues El Señor, tu Dios, te lleva a una tierra buena, tierra de torrentes de aguas, de manantiales y aguas subterráneas que afloran por el valle y la montaña; tierra de trigo, de cebada, de uva, de higo, de granada; tierra de olivas de aceite, y de miel.

Cuando comas y quedes satisfecho, deberás bendecir al Señor, tu Dios, por la buena tierra que Él te ha dado.

Pregunta: La Torá nos da un objetivo y dice que no te arrepentirás si lo alcanzas.

Respuesta: Todo depende de si lo alcanzas. Pero si lo logras, tienes tales deseos corregidos que realmente son llenados con la Luz Superior y cada uno de ellos te da vino, olivas, y miel. En pocas palabras, esto es el paraíso.  

Después de todo, todo ha sido ya corregido por ti en las acciones previas. Egipto se convierte en desierto porque ahora rechazas aquellos deseos egipcios egoístas en los cuales tenías todo. No quieres recibir nada para ti mismo en ellos. Aceptas el desierto, el maná que comes para sostenerte un poco y el agua que bebes.

Entonces, te preparas para ingresar a un nuevo grado, la cualidad de otorgamiento y amor fuera de ti mismo.

Eso significa que los mismos deseos enormes que fueron revelados en tu estado interno espiritual llamado Egipto, gradualmente cambiaron al estado del desierto y te elevas por encima de ellos, ya que así es como deben estar. Luego, construyes a partir de estos deseos la cualidad de otorgamiento y amor. Ahí, cuando te elevas por encima de ti mismo en otorgamiento hacia los demás, disfrutas el hecho de que llenaste a todos con esta bondad.
[191986]
De Kabtv “Secretos del libro Eterno” 27/abr/16

Material relacionado:
En las fronteras de la tierra prometida
A quién pertenece la tierra de israel
Quien es responsable por la corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: