En búsqueda del libre albedrío

thumbs_laitman_760_1Congénito y adquirido

En general existen dos conceptos opuestos con respecto al libre albedrío. El primero afirma que una persona tiene oportunidad de tomar decisiones libremente y de esa manera dirigir su vida, dándole un impacto significativo.

El segundo concepto, al contrario, le atribuye todo al destino o la providencia, privando a una persona de cualquier libre voluntad y declarando la predeterminación de los eventos ¿Entonces cuál es correcto?

Mi primera profesión fue la biocibernética, la cual estudia los sistemas del cuerpo humano que lo controlan, asegura sus funciones vitales, y lo dirigen hacia cierta tarea y propósito. Entonces de acuerdo a la biocibernética, no existe ninguna clase de libre albedrío. Después de todo, un cuerpo es un complejo sistema biológico con dos tipos de parámetros.

  • Propiedades innatas
  • Cualidades adquiridas del exterior

Dentro de este marco, una persona promedio no tiene la más ligera posibilidad de actuar de acuerdo a su voluntad. Algunas cualidades las heredó de sus padres, algunas fueron recibidas de educadores, y otras del entorno. Su desarrollo es definido por una combinación de esos factores.

Por tanto la pregunta es: ¿Una persona elige otros factores a través de los cuales será capaz de cambiar? Y si elige, ¿qué lo guía? ¿No es guiado por lo que ya es inherente en él en el interior y exterior, es decir los genes y su entorno? ¿E incluso si se le da algo más, eso tampoco depende de él, no es así?

La voluntad del cielo

Una persona predeciblemente reacciona a lo que está sucediendo y continúa en su camino. Asumimos que es capaz de tomar decisiones de forma libre basado en circunstancias al azar. Pero en realidad, ese no es el caso y no existe libertad en nada.

Simplemente no tenemos suficiente conocimiento acerca del sistema unificado llamado naturaleza o Elokim (Dios). Está dividido en subsistemas completamente interconectados y no existe nada accidental en este. Al contrario, todo está estrictamente determinado. Por lo tanto un individuo es una criatura de naturaleza interna y circundante. Es incapaz de tomar libremente decisiones que dependan de él.

¿Entonces cómo tratarlo? ¿Es posible evaluar sus acciones como buenas o malas? La verdad sea dicha, la respuesta es no.

De la misma manera no juzgamos las fallas de cierto dispositivo hecho por nosotros. Si cierta parte está rota, entendemos que esto es causado ya sea por un defecto interno o por factores externos con los cuales estuvo en contacto. Simplemente no existen otras opciones.

Y por lo tanto si entendiéramos y sintiéramos el sistema correctamente, veríamos que no hay razón para castigar a una persona. No es coincidencia que en la Torá no exista el castigo en el sentido moderno, sino que en ésta sólo existen correcciones. Un individuo debe ser colocado en sistemas de tal naturaleza que cambiará a través de factores externos y entonces su vida fluirá de forma diferente.

Sin embargo, estamos confundidos y dispersos en una escala que se extiende desde el fatalismo y la creencia en el destino hasta la creencia en el azar ciego. Algunos creen que todo está en manos del cielo; otros dejan sólo algunos eventos a la voluntad del cielo.

En realidad, el cielo es un componente desconocido con el cual tratamos de establecer cierto tipo de relación con el fin de mejorar nuestras vidas.
[190963]
De Kabtv “Una nueva vida” 28/jun/16

Material relacionado:
El libre albedrío está por encima del deseo
Una nueva vida # 739 —¿La elección existe o está todo en las manos de los cielos?
Convirtiéndote en el amo de tu destino

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta