La corrección gradual

Dr. Michael LaitmanTorá, “Deuteronomio” 7:22 El Señor tu Dios, expulsará a esas naciones de tu presencia poco a poco. No acabes con ellas demasiado rápido, para evitar que te sobrepasen los animales salvajes.

Si decides corregir aquellos deseos que no puedes controlar, no serás capaz de persuadirles para cambiar de deseos egoístas a altruistas. No tendrás la presión interna para corregirlos. El placer al que tienes que renunciar es muy grande; se esconde detrás de ellos.

O tendrás que superar dificultades muy grandes y presionar para corregirlos hacia el otorgamiento a los demás. O al observar la satisfacción que das a los demás, no sentirás que son lo mismo que tú, incluso más grandes que tú. Bastantes obstáculos diferentes aparecen aquí y por lo tanto es necesario hacer todo gradualmente.

Después de todo, si no eres capaz de corregir los deseos en el nivel humano, entonces tendrás problemas en el nivel animal con los deseos que son llamados los animales salvajes. Te atacarán y no podrás con ellos.

Por lo tanto no debemos adelantarnos a nosotros mismos. La Torá nos habla sobre la corrección gradual donde una persona claramente verifica en sí misma todas sus posibilidades y capacidades y entiende lo que hace.  

¿Cuán a menudo en la vida hacemos algún juramento, pero en un par de días lo rompemos? Entendemos que no tenemos la fuerza para cumplirlos.

Cuando estás llevando a cabo algunas correcciones debes comprender lo que estás dejando y cómo te sentirías si otros obtuviesen todo lo que tú rechazas.  Significa que toda esta bella y perfecta satisfacción que tú estabas recibiendo y disfrutaste en tu egoísmo, la diste a otros y hoy ellos disfrutan y sienten el gozo espiritual.  

Resulta que vas hacia alguna clase de aislamiento y ellos disfrutan. Al mismo tiempo ellos están en el mismo grado que tú. La envidia, los celos, etc. pueden surgir.  Y todo ésto es para concluir el grado actual de corrección.

Esta es de hecho la parte donde la envidia te desgarra y te devuelve a un nuevo grado egoísta. Exactamente aquí empieza la corrección. Después de todo, puedes devolverlo y recibir el doble de placer —lo que tomas de ellos y lo que obtienes. Así los animales salvajes surgen en ti.
[191368]
De Kabtv “Secretos del libro Eterno” 27/abr/16

Material relacionado:
Para corregir el corazón…
Deseando solo otorgar
Otorgamiento sin recompensa

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: