Ynet: “¿Quién afecta nuestras vidas?”

¿Qué nos hace elegir una esposa o cierta profesión? ¿Tenemos alguna elección o está todo predeterminado?

El profesor Marcus du Sautoy, de la Universidad de Oxford, condujo un estudio que examinó qué tanto tiempo toma el cerebro en tomar una decisión y llevarla a cabo. ¡La observación de las ondas del cerebro reveló, para su sorpresa, que la decisión de realizar cierta acción fue hecha en el cerebro seis segundos antes de que la decisión se hiciera consciente, y se tomara la decisión!  Una de las preguntas que preocupan a los científicos actuales es: ¿Tenemos libre elección o somos el resultado de reacciones neurológicas predeterminadas?

2016-06-29_ynet_yonatan-sindelflash90_w

Desde nuestro punto de vista, parece que el hombre no es en absoluto libre. No elegimos en qué familia nacer o las habilidades y cualidades que tenemos. Nuestros padres y maestros, que no elegimos, dictan nuestros valores del mundo y la educación que recibimos. Los medios condicionan nuestras opiniones y los estándares de belleza; ¡y la sociedad dicta los códigos de conducta, forma de hablar, y de hecho —todo! A veces parece que una persona es como una computadora sin sistema operativo, en la que cualquier programa puede ser instalado a través del cual funcione y tome conciencia de “sí misma”.

Obligados por las fuerzas de la naturaleza

De hecho, un individuo no elige vivir su vida, sino navega de acuerdo a un sistema de reglas hechas para él, e incesantemente intenta complacer a la sociedad que le rodea. A través de los años,  el sistema de toma de decisiones de una persona se va ampliando y haciendo más complejo y esta complejidad crea la ilusión de la libre elección.

En un nivel más interno, ninguno de nosotros elige nacer en un sistema que tiene un mecanismo integrado que nos maneja para alcanzar el máximo placer con el mínimo esfuerzo. Este deseo nos maneja en cada momento para hacer la simple aritmética: persigue los placeres de la vida y escapa del dolor. Incluso si una persona persigue el dolor, es solamente porque hacerlo así le llevará a un mayor placer.

Por lo tanto, surgen grandes dudas acerca de tener libre elección. “Sin embargo, este concepto, expresado en esa palabra, ‘libertad,’ permanece confuso, y si ahondamos en el significado de esa palabra, no quedará casi nada. Porque antes de buscar la libertad del individuo, deberás asumir que cualquier individuo, en y de sí mismo, tiene esa cualidad llamada ‘libertad’, es decir que uno puede actuar de acuerdo a su propia libre elección” (Baal HaSulam, “La libertad”). Y aún así la libre elección debe aplicarse hasta cierto punto, ¡¿de lo contrario cuál es el propósito en todo este caos llamado vida?! Seguramente no puede ser el  estar condenados a ser marionetas.

Dime quiénes son tus amigos y te diré quién eres

A pesar de que una persona no puede elegir sus atributos o el entorno en el que nace, puede ajustarse a una escala de valores de bueno y malo. ¿Cómo? A través de su entorno.

Baal HaSulam explica que la sociedad humana es como el suelo para un grano de trigo. Justo como el grano de trigo contiene todas las propiedades de una planta de trigo y el suelo que lo nutre determina el ritmo, la forma, y la manera en la cual crecerá, así sucede con el material genético de una persona; contiene todas las características y tendencias de una persona, y el entorno social, a través de su escala de valores, determina cómo se desarrollarán sus atributos. Por ejemplo, una persona con una inclinación a dibujar, que nació en una sociedad que no respeta los artistas, probablemente no crecerá para ser un pintor.

Así, cuando se determinan los estándares de bueno y malo, una persona no tiene libre elección; más bien, la sociedad en la que vive dicta estos valores. “Por ejemplo: me siento, me visto, hablo, y como. Hago todo esto no porque yo me quiera sentar de esa forma, o hablar de esa forma, o vestirme así, o comer así, sino porque otros quieren que me siente, me vista, hable y coma de esa forma. Todo sigue el deseo y los gustos de la sociedad, no  mi propia libre elección.  Además, en muchos casos, hago todo esto contra mi voluntad. Estaría mucho más cómodo comportándome de forma simple, sin carga alguna. Pero estoy encadenado con grilletes de hierro, en todos mis movimientos, a los gustos y las maneras de los demás, las cuales constituyen la sociedad”. (Baal HaSulam,”La libertad”).

Como un banco de peces

En su libro Connected, los profesores Nicholas Christakis y James Fowler, investigadores eméritos de la Universidad de Harvard y la Universidad de California, revelan que es altamente probable que una persona gane peso si lo hace un amigo cercano. La decisión de un amigo del amigo, una persona a quien no conoce en absoluto, de comenzar a fumar, aumenta las probabilidades de que él comience a fumar en más de un diez por ciento. Y existen también los lados positivos de este fenómeno. Otro estudio mostró que la felicidad es contagiosa. Cuando una persona está alrededor de gente que está feliz, su felicidad se incrementa.

Los investigadores revisaron las redes de millones de personas y concluyeron, como es visto en el mundo animal: la humanidad se comporta como una red social, una clase de super-organismo, creciendo y desarrollándose, en la que diferentes contenidos fluyen y afectan a todos los miembros de la red. Científicamente, resulta que nuestro entorno tiene una influencia decisiva en nuestro desarrollo y en nuestra toma de decisiones.

Si todo está predeterminado, ¿Quién tiene la capacidad de elegir?

“El punto donde la sabiduría de los científicos termina, es donde la sabiduría de la Cabalá comienza” (Rabí Najman de Breslav, Likutey Moharan). De acuerdo a la Cabalá, toda la creación, incluyendo nuestro mundo, es parte de un pensamiento que generó la creación, el Pensamiento de la Creación. Cada criatura, pensamiento, o evento creado o que sucedió en el pasado, que existe en el presente, o que será en el futuro, son derivados y descienden del pensamiento de la creación como parte de su implementación.

El Creador, la fuerza superior, a diferencia de nosotros, no necesita tiempo para completar Sus planes, así que cuando el pensamiento de la creación fué hecho, se llevó a cabo inmediatamente. De hecho, estamos ya en la fase final del plan operativo de la creación, y no sólo esa fase de hecho existe, sino también todas las fases para alcanzar su cumplimiento. Todo lo que nosotros tenemos que hacer es revelarlo. “No innovamos nada. Nuestro único trabajo es iluminar lo que está oculto dentro de una persona”  (Rabí Menajem Mendel de Kotzk).

Todos nosotros pensamos que nuestros padres se conocieron, se casaron, decidieron tener niños, y aquí estamos. Pero de acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, nuestro nacimiento en este mundo con nuestros padres específicos existía potencialmente previo a nuestro nacimiento real, y debido a eso tenía que ser llevado a cabo, esto resultó en que nuestro padre y nuestra madre se conocieron, se casaron y nos trajeron al mundo.

“Contra tu voluntad naces, contra tu voluntad vives, y contra tu voluntad mueres” (Ética de los padres). Si de acuerdo a la ciencia y la sabiduría de la Cabalá, una persona está pre-programada y no tiene libre elección en la vida, entonces ¿cuál es el sentido de vivir? ¿Por qué debe la naturaleza, un sistema tan perfecto y sofisticado, crear esta realidad y sostenerla? ¿Si la recompensa y el castigo por cada acción que hemos llevado a cabo no aplica, entonces, cuál es el punto? ¡No se desanimen!  De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá, una persona tiene la libre elección solo en un lugar…
[188934]
De un artículo de Ynet, 23/jun/16

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta