Historia de la humanidad – un vistazo al interior, parte 5

thumbs_laitman_083Después de la caída del Segundo Templo, el pueblo de Israel fue al exilio, es decir, se desconectó totalmente de la espiritualidad. Esta salida fue gradual, porque la Luz menguó en cada nivel, Yejidá, Jayá, Neshamá, Ruaj y Néfesh.

Por lo tanto, hubo cabalistas en iluminación, durante generaciones de algunos cientos de años, después de la destrucción del Templo. El espíritu del Templo aún estaba vivo en la gente, porque la Luz no la abandonó de inmediato y le daba la sensación de pertenencia a la espiritualidad.

Sin embargo, con el tiempo este espíritu desapareció por completo y se mantuvo sólo en personas excepcionales. Esos cabalistas elegidos, existieron en cada generación, hasta el tiempo del ARI, el gran cabalista, que pasó el método de Cabalá que descubrió, a su discípulo Rav Jaim Vital. El ARI fue único porque su alma vino de un lugar especial, desde el punto general de las almas llamado Mashiaj Ben Yosef.

Mashiaj Ben Yosef no es una persona, sino un concepto. Hay muchas almas que pertenecen a Mashiaj Ben Yosef y también algunas almas que son o serán llamadas Mashiaj Ben David. Necesitamos percibir esto como concepto espiritual y no como una persona específica en este mundo.

En la historia de la humanidad, es difícil para mí ver una forma externa detrás de la interna que está mucho más cercana a mí. Es claro qué hay fuerzas que actúan dentro y, sin duda, traerán consecuencias. No puedo ver las marionetas que se vuelven contra el escenario histórico.

Tan pronto como me distraen, me alejo de la esencia interior de la imagen y me centro en la forma externa. Inmediatamente entro en deseos egoístas y cálculos de la gente que no entiende lo que le está sucediendo.

La historia es un concepto subjetivo. Si comparamos los libros de historia impresos en Rusia, EU, Israel y Alemania, veremos que cada uno describe los mismos eventos de forma muy diferente, exactamente lo contrario de los otros.

Así que prefiero adherirme a la fuerza que mueve estas marionetas y crea la historia, en lugar de centrarse en las consecuencias de su manifestación en nuestro mundo ni en la forma en la que lo explicamos en nuestro egoísmo, con base en nuestras emociones y estereotipos.

Tampoco existe la geografía, porque Egipto, la tierra de Israel, el desierto y el Monte Sinaí en mi historia, son conceptos espirituales, diferentes grados en la escala de fuerzas espirituales. Debemos pasar a esta visión de la historia y la geografía, para juzgar estas ciencias adecuadamente, de manera objetiva y para no equivocarnos. Esto eliminará de inmediato, todas las controversias entre historiadores y filósofos.
[192263]
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá, 12/ago/16,  Escritos de Rabash

Material relacionado:
Historia de la humanidad un vistazo al interior, parte 4
La hoguera de Lag ba Omer
Historia de la humanidad – un vistazo al interior, parte 3

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta