La única tarea del Creador

Dr. Michael LaitmanComentario: Para cada persona que se involucra en Cabalá por mucho tiempo, en cierto punto llega un periodo en el que exige satisfacción interna egoísta: “¡Al menos dame algo!” como en la transgresión del “becerro de oro”.

Respuesta: Una persona debe tener ciertas metas y ciertos logros. Sin embargo, súbitamente se siente suspendida en el aire, siente cierto tipo de cansancio. Es natural. Cabalá escribe acerca de ello. Es necesario superar esos obstáculos.

Aquellos que no pueden soportarlo y se van, son débiles. Es necesario ser obstinado, aferrarte con los dientes y mantenerte. Significa que cierras tus ojos y estás dispuesto a estar por debajo del nivel de vida y muerte. Sólo ocúltate, para que esta desgracia, lo que sea, pase sobre ti.

Tienes que acostumbrarte a ello, estar de acuerdo por adelantado con todo lo que sucederá: “empaparte” en una visión del mundo entero, que el Creador te dé tales deseos, dudas y estados, que el hecho de que esas cosas sean posibles, ni siquiera se le hubiera ocurrido a una persona común. Y debes tomarlo todo con calma.

Más aún, la mente de la persona es robada; se le dan pensamientos extraños, sensaciones extrañas y se convierte en una marioneta que hace ciertas acciones. Más tarde, se le regresa su mente y observa lo que hizo. Se juega con ella, para sacar a golpes su egoísmo. Ésta es la principal y probablemente, la única tarea del Creador: ponernos en tales condiciones, que voluntariamente renunciemos a nuestro egoísmo y le pidamos nosotros mismos al Creador: “¡Aleja a este monstruo de nosotros!”

Sin embargo, si un individuo viene a la clase y todo en su vida está tranquilo y bien: hogar, familia, trabajo, amigos, comidas, congresos y enseñanza, entonces ¿qué hay que cambiar? Nada cambiará, ¡nada! Sólo exigirá más y más. Su egoísmo buscará qué más quiere recibir, ¿y por qué no?

Por lo tanto, el verdadero trabajo espiritual comienza cuando el individuo es humillado de tal manera que quiere deshacerse del egoísmo. Sin embargo, no se trata de deshacerse del egoísmo, dado que esto significa que él sólo quiere sufrir menos. El hecho es que debe permanecer con su egoísmo y decir, “Estoy dispuesto a cualquier cosa, sólo quiero aferrarme al Creador. Que Él haga lo que quiera conmigo, siempre y cuando yo tenga un punto de conexión con Él”.

¡Un punto, no más! Pedir más significa que ya anticipas una recompensa. “No quiero ninguna recompensa, sólo tener un punto de conexión contigo, no necesito nada más. Haz lo que quieras con todo, conmigo, con mi cuerpo, con mi mente y con cualquier otra cosa”.

Comentario: Pero cuando una persona estudia, enseña, trabaja con los amigos y participa en las comidas, de una manera u otra todavía se mueve por la línea derecha hacia una conexión más fuerte con el Creador…

Respuesta: Se mueve hasta que llega el momento de ir al próximo grado. Pero eso depende de cuánto esfuerzo ha invertido.
[192796]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 11/may/16

Material relacionado:
¿Con qué llenar un deseo vacío?
Antes del nuevo nivel
Las señales del becerro de oro

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: