Y Dios creó a la mujer

Dr. Michael LaitmanPregunta: Si la naturaleza femenina es el comienzo de todo,  el hombre existe por la mujer?

Respuesta: Si. El Creador no creó al hombre; Él creó a la mujer “de la costilla de Adán”, como se dice en la Torá. Simplemente es necesario interpretar estas palabras con más precisión. “Adam” es una característica del Creador que el Creador destinó como actitud para la futura criatura, la mujer. Por lo tanto, es natural que la parte femenina, que quiere alcanzar la adhesión con el Creador, motive a la parte masculina hacia una acción común, para la unificación, dando como resultado el descubrimiento del mundo. Parece como si fuera su destrucción, pero no es la destrucción. Más bien, es un tipo de corrección después de que se descubren los defectos y fallas que se esconden en las profundidades de la conexión entre nosotros.

Adán y Eva descubren la profundidad de la conexión en ruinas; lo hacen de manera inconsciente. Después de eso, la mística femenina comienza poco a poco a ser descubierta. “Eva” es la naturaleza femenina que quiere alcanzar la semejanza completa, la adhesión total, con el Creador con fe de que es posible, pero sin entender que algo se oculta dentro de la profundidad del deseo.

No hubo movimiento ni impulso en Adán para recibir la Luz dentro de sí mismo. La naturaleza femenina fue la que la despertó en él. Sin la naturaleza femenina él “estaría desnudo en el jardín”, como se dice y “cantando su propia canción” Él permanecería en estado de Katnut (pequeñez) y no querría nada más.

Descubrir la naturaleza femenina dentro de uno mismo es el descubrir su intenso deseo interno para alcanzar al Creador. Para alcanzar al Creador, realmente debe descubrir su esencia, lo opuesto y contrario que es a las características del Creador. Por lo que el “pecado del árbol del conocimiento” se organizó para Adán y Eva. Así, el descubrimiento del inmenso potencial egoísta en ellos fue el inicio de la especie humana.

A partir de este momento, comenzaron a aparecer este tipo de conexiones entre las naturalezas femenina y masculina, el deseo de recibir (femenina) y la intención de otorgar (masculina), que ya se habían vestido de la nueva forma de las almas de los cabalistas.
[192062]
De la lección de Cabalá en ruso 24/abr/16

Material relacionado:
La mujer un misterio de la naturaleza
De la costilla de adán
La fuerza de la mujer: la fuerza de la creación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta