Escribe la Torá en tu corazón

laitman_2015-02-24_oren-yael_02_wTorá, Deuteronomio 10:1: Entonces me dijo el Señor: “Labra para ti dos tablas de piedra, como las primeras y asciende hacia Mí, en el monte. Haz también un arca de madera.”

El corazón de una persona egoísta que debe ser corregido es llamado corazón de piedra. Por lo tanto, toda la Torá, cuya esencia está en diez máximas, en diez mandamientos, debe ser tallada en el corazón.   

Es necesario tallar por encima del corazón, es decir, en nuestros deseos, el único lugar (nada debe quedar de él) donde escribir los diez mandamientos que debemos obedecer cada día y noche, para alcanzar su completa realización durante nuestra vida, al mismo tiempo, ir subiendo la montaña.

La montaña es llamada Monte Sinaí, el monte del odio. Elevándose hacia el Creador y descendiendo desde Él, la persona repentinamente descubre que la gente (sus deseos) están dedicados al libertinaje, la confusión y el deseo de satisfacerse y deleitarse ellos mismos con comida, sexo, conocimiento, fama, poder y todo lo que su perverso corazón de piedra puede imaginar. Sin embargo, a pesar de todo, debe resistir estas tablas.    

Por lo tanto, Moisés las talló e hizo una envoltura adicional especial para ellas, con el fin de proteger sus deseos corregidos, que una vez fueron inscritos en las tablas y tomaron la forma de letras. Alegóricamente, se dice, que cuando llevaba las tablas, las letras estaban brillando.  

Pero todo lo que Moisés logró, lo hizo para sí mismo y esto no es suficiente. Así que cuando bajó, descubrió que la gente se había vuelto corrupta y ¡sus tablas no importaron! Por lo tanto, las destruyó.

Este rompimiento mezcló todos los pensamientos e ideas elevadas con las más bajas. Así que cuando subió a la montaña por segunda vez con las tablas nuevas, éstas valían mucho que las anteriores, no debido a su altura ni a su desapego de todo lo material, sino porque incluían todos los deseos siniestros terrenales de la gente conectados con el deseo de regresar al becerro de oro, a Egipto, “Danos lo que teníamos en Egipto”. Por esa razón las segundas tablas eran mucho más valiosas.

Como regla, un cabalista debe separarse del nivel más bajo; no hay otra forma. ¡Solo a partir del rompimiento es posible levantarse! Lo mismo le sucedió a Adam. Lo mismo nos pasó a nosotros: la construcción del Primer y Segundo Templos, su destrucción completa, la salida al exilio y el comienzo de la actual recuperación. Después de todo, hoy estamos mezclados con la humanidad y por lo tanto, nuestra recuperación será universal, correcta y final. Así es como sucede.  

Así que Moisés, en tal condición, rompiendo las tablas y ascendiendo a la montaña de nuevo, nos muestra que fue planeado de antemano; ¡no puede ser de ninguna otra manera!

Y la instrucción de tallar él mismo dos tablas de piedra, significa preparar el corazón para elevarse. Está dicho, “Escribe la Torá en tu corazón” (en tus deseos) porque es necesario dar a los deseos cierta forma. Y ésto, de hecho, es un corazón.
[193366]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 16/may/16

Material relacionado:
La ruptura de las tablas
Dudas en el Monte Sinaí
Una nueva vida – 732 Las dos tablas del Testimonio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: