Vengar mi ego

dr-michael-laitmanPregunta: ¿De dónde viene el sentimiento de venganza?

Respuesta: Es un impulso muy fuerte, común a todos. La venganza puede torturar a una persona hasta satisfacer todas sus necesidades. Está incluso dispuesta a morir por vengarse. Es un sentimiento terrible de egoísmo, llamado derrota, un golpe al ‘yo’.

Pregunta: ¿Qué nos aconseja hacer en esta situación?

Respuesta: A la persona se le da una oportunidad maravillosa para vengarse de su propio egoísmo, quien genera este atributo en ella. Cuando el sentimiento de venganza arde en una persona, tiene que pensar en cómo puede dirigirlo a la corrección del sistema general y cómo no hacerse daño ni a sí misma ni a otros. En otras palabras, debemos entender correctamente las circunstancias en las que los atributos aparecen en nosotros, los aspectos positivos y negativos.

Pregunta: Supongamos que alguien daña a mi familia y por supuesto, la sensación de que tengo que vengarme surge en mí, ¿tengo que vengar ahora, a mi ego? ¿por qué tengo que empezar a trabajar con mi ego cuando alguien hace daño a mi familia? ¿qué tiene que ver mi ego con eso?

Respuesta: Tu familia también es tu ego, es decir, la persona que dañó a tu familia, de alguna manera, también perjudicó tu ego y a ti. Tienes que agradecer a tu ego por haberte daño, para que puedas ver en qué medida te sientes herido por esa actitud de menosprecio hacia ti. Ahora puedes elevarte por encima de tu egoísmo y pensar cómo comportarte adecuadamente.

Pregunta: ¿Qué debe hacerse si se trata de una vendetta, cuando alguien de la familia es asesinado?

Respuesta: Aún debes trabajar en la corrección de las deficiencias que se te revelan así desde el liderazgo superior. En realidad, no recibimos nada de otra persona, sólo del Creador, ‘No hay nada más que Él’. Por esa razón, debemos pensar en cómo restaurar la relación mutua con el Creador que nos mueve así a través de otro, que en este caso, es un ángel. Tenemos que ver todo como una invitación del Creador y responder correctamente. No hay gente en nuestro mundo; hay títeres con hilos que actúan ante nosotros en una obra en la cual tenemos que ver al director que guía. Si sigues vengándote de la persona, entras en un juego y también, te conviertes en marioneta.

Pregunta: ¿Los pensamientos de venganza me atormentan sólo a mi o también a la persona a la que van dirigidos?

Respuesta: No hay diferencia. No debemos evaluar los eventos de nuestra vida así. Por el contrario, hay que tener en cuenta que se está jugando con nosotros a través de los problemas generales en el mundo. Debemos responder con corrección y en lugar de vengarnos, debemos buscar contacto con la dirección superior. No hay diferencia quién o qué es, si es un espacio vacío o incluso, un insecto con el cual el Creador nos irrita. Todo es sólo una indicación de cómo tenemos que ser en contacto con el Creador. Nada que ver con nadie más. Tenemos que elevarnos por encima de todo. Yo entiendo que no siempre es fácil y que estamos en relaciones mutuas especiales y graves. Al tomar venganza, trabajo sólo en mi mismo y no tengo rivales, sólo el Creador.

Pregunta: ¿Tengo que tomar venganza rápido, para no torturarme y pensar todo el tiempo y así, puedo resolver mis relaciones con el Creador?

Respuesta: Por el contrario, tus pensamientos de venganza son también una corrección. Deberías ver el mundo correctamente y no un mundo opuesto.

Comentario: Pero no es fácil.

Respuesta: Lo más importante es alcanzar el estado de ‘no hay nada más que Él’, la fuerza única que administra y maneja a todos, para llevarnos a la meta de la creación. Por lo tanto, Él es el único que trato. Los demás son Sus conductos para que me otorgue. El objetivo es ascender por encima del ego, por encima del Yo que se enfurece en mi. Esto, por supuesto, es imposible sin el entorno adecuado que nos apoye y dirija.

Pregunta: ¿Puede una persona superar esas fuertes emociones que surgen con respecto a otros?

Respuesta: De acuerdo a la sabiduría de la Cabalá: odio, lujuria y envidia, que a pesar de ser emociones terribles, son, en realidad, las emociones más exaltadas que pueden conducirnos a una gran corrección.
[193181]
De la lección de Cabalá en ruso 1/may/16

Material relacionado:
Los atributos de un cabalista
No hay castigo, sólo corrección
Vergüenza corporal y vergüenza espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: