Ynet: “Antisemitismo: la misma tonada una y otra vez”

En mi columna en Ynet- “Antisemitismo: la misma tonada una y otra vez

70% de los judíos de Europa no celebrarán la próxima temporada de fiestas por temor al antisemitismo. ‘Nuestra nación está acostumbrada a ser perseguida, la excusa para odiarnos cambia, pero es la misma tonada una y otra vez’ Rav Laitman explica la ley del antisemitismo, por qué se repite en cada generación y cómo podemos evitar la próxima ola de odio.

2016-09-29_ynet_mendy-hechtmanflash90

La semana pasada en Israel, la ola de terrorismo levantó la cabeza de nuevo y volvió a despertar la preparación y la tensión. Pero el miedo no sólo cala en Israel, también en nuestros compañeros los judíos en Europa.

De acuerdo con una nueva y preocupante encuesta, hecha por la Asociación Judía Europea y por el Centro Rabínico de Europa, el 70% de los judíos europeos temen acudir a las oraciones públicas y celebraciones de Rosh HaShaná y Yom Kippur, por el aumento de los incidentes antisemitas, a pesar de las medidas de seguridad y vigilancia en torno a instituciones judías. ‘El reto se ha duplicado en los últimos meses’, dice el CEO de la unión, ‘también estamos haciendo frente a un creciente acoso a judíos por musulmanes y al aumento importante del poder de los movimientos de extrema derecha.

La crisis de refugiados musulmanes, en el último año, ha preocupado a los 27 líderes de la UE. Es la principal causa del aumento de partidos de derecha radical que piden que se les deporte, esto aterroriza a los judíos que viven en Europa. En la actualidad, los judíos están expuestos a ataques a gran escala, incitación, violencia y abuso verbal y a pesar de sus promesas, los líderes europeos, simplemente no pueden garantizar su seguridad. La mitad de los casos de racismo en Francia, son contra judíos; en Alemania, el presidente del Consejo Judío, Joseph Shuster advirtió, no usar kipá en regiones musulmanas; en Holanda, las mezuzot fueron retiradas de las puertas y en los medios británicos hay un ataque antisemita sin precedente, contra Israel y los judíos y curiosamente, 85% de los incidentes antisemitas, no se dan a conocer …

Como de costumbre, los judíos son culpables

Europa acostumbra distinguir a los judíos. Es la fortaleza del movimiento BDS, en contra de Israel, campañas de incitación como ‘Semana del apartheid israelí’ se ponen en marcha en las capitales europeas y decenas de miles de declaraciones antisemitas se publica diariamente en línea, acusando a los judíos de todo el mal en el mundo. Con los eventos actuales, no sería sorprendente que fuera designado un nuevo comité internacional con la iniciativa de ‘formular una estrategia para imponer la paz en el Medio Oriente’ y que llegue a la conclusión de que la solución a los problemas de Europa es la deslegitimación de Israel. Pueden, incluso, decidir que la solución operativa para la crisis de refugiados en Europa es reubicarlos, con nosotros, en la tierra de Israel, el país que ellos mismos asignaron en el Plan de Partición de la ONU, en noviembre de 1947.

No dejes que la política te engañe. Lo que ocurre en Europa, no es más que una nueva expresión externa del patrón recurrente de odio que ha sido parte de nuestra historia desde hace siglos. Por desgracia, la historia nos muestra que los antisemitas han ganado esta lucha, como lo atestiguan asesinatos de millones de judíos, inspirados en libelos de sangre (acusaciones falsas e injuriosas contra judíos) desde 1144 hasta la actualidad. Hoy, la principal expresión de antisemitismo es anti-Israel, el ‘libelo de sangre moderno’ en forma de antisionismo.

¿Por qué las explicaciones racionales sobre la situación en Oriente Medio no convencen a los intelectuales? ¿por qué nunca podremos escapar de nuestra identidad? ¿por qué el odio a Israel sigue igual que hace siglos? ¿por qué, a diferencia de otras naciones en la historia, aunque tratan de destruirnos, no lo logran?

La ley del antisemitismo

Según Cabalá, el antisemitismo no es un fenómeno pasajero, sino una ley de la naturaleza que se puede medir. Cuando nos unamos por sobre desacuerdos y  pugnas, la fuerza positiva que hace maravillas, cubrirá el mundo. Por otro lado, cuando estamos divididos y emocionalmente distantes unos de otros, invocamos la fuerza negativa, que vuelve y nos golpea con explosiones de antisemitismo.

Incluso si no son conscientes, el fondo de su corazón, los antisemitas sienten que tenemos la clave de su futuro brillante, pero nuestros oídos son sordos y no escuchamos cuando algunos, abiertamente dicen que si nos unimos, su actitud hacia nosotros mejoraría drásticamente. Henry Ford, uno de los mayores antisemitas de la historia, escribió en su libro El judío Internacional: el principal problema del mundo, ‘El judío se ha acostumbrado por demasiado tiempo a pensar en sí mismo como exclusivo demandante del humanitarismo de la sociedad; la sociedad tiene una gran demanda en contra de él, que deja su exclusividad, que deje de explotar al mundo, que deje de hacer de grupos judíos el fin de todas sus ganancias y que comience a cumplir, algo que su exclusividad nunca le ha permitido hacer, la antigua profecía que dice que a través de él las naciones de la tierra serían bendecidas’.

El odio irracional que surgió entonces, como el de ahora, nos recuerda de forma muy dura que tenemos una misión y aunque nos encantaría deshacernos de ella, es imposible. Incluso si asimilamos o tratamos de ocultar nuestra identidad israelí, seguimos siendo judíos. Somos una nación con un ideal social del amor al hombre, en nuestro país y en el mundo. Nos convertimos en nación con base en el altruismo expresado por la regla ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ y sólo el retorno al amor puede vencer el odio que el mundo siente hacia nosotros. Los cabalistas nos dicen que nosotros, los judíos, decidimos el destino del mundo. ‘Igual que los órganos del cuerpo no pueden existir, ni siquiera por un momento, sin el corazón’, como está escrito en el Libro del Zohar, ‘las naciones del mundo no pueden existir sin Israel’. Con unidad entre nosotros, obligaremos al mundo a unirse y la abundancia empezará a fluir. Mientras estemos divididos, los aislamos y esto obstruye los canales de abundancia y conduce a guerra y odio.

Baal HaSulam, Rabí Yehuda Ashlag, el gran cabalista del siglo 20 escribió ‘a la nación de Israel le fue instalado un transmisor y en la medida en que Israel está conectado, transmite su poder a las otras naciones del mundo’ También escribió, ‘somos hijos de un ideal’ y sólo cuando cumplamos y nos unamos podremos vivir en paz.

No hay para donde correr

La presión que puede poner sobre nosotros Europa y, a través de ella, las naciones del mundo, nos puede llevar de nuevo a los años en los que vagamos de un lado a otro o, a la destrucción, como hace 80 años. Aunque parezca que el pueblo judío tiene su hogar en la tierra de Israel, ‘Las ideas sionistas serán anuladas’, escribió Baal HaSulam en La última generación. Con gran tristeza describió el proceso de la decadencia de nuestra futuro si no cumplimos con nuestra misión y no transmitimos la fuerza de conexión al mundo. ‘Este estado será muy pobre y sus habitantes sufrirán mucho y muchos de ellos o sus hijos, sin duda, dejará poco a poco el país y sólo quedará un número insignificante, que, eventualmente será asimilado por los árabes’. Entonces, realmente no habrá para donde correr.

En tiempo de crisis, ningún país, ni siquiera EU, nos apoyarán ni recibirá Igual que en los días de la Alemania nazi, cuando los judíos que se sentían amenazados por el antisemitismo trataron de escapar, temiendo el gran desastre que se aproximaba. Algunos incluso navegaron en el infame St. Louis y cuando llegaron a Cuba, el gobierno les dijo que no eran bienvenidos y se negó a recibirlos. Navegaron a EU, donde tampoco se les recibió y sin más opción regresaron a Europa y la mayoría murió en el Holocausto.

La escritura está en la pared

Baal HaSulam, que conocía la ley de antisemitismo y todas las leyes de la naturaleza que operan en nuestra realidad, advirtió a la gente que el Holocausto se acercaba, ‘ya publiqué la mayor parte de mis puntos de vista en 1933. También hablé con los líderes de la generación y mis palabras no fueron aceptadas. Aunque grité y advertí que el mundo iba a ser destruido, no causó impresión, pero ahora después de la bomba nuclear y de hidrógeno, creo que el mundo creerá que el fin del mundo se acerca y que Israel será el primero que arda, tal y como sucedió en la guerra anterior. Por lo tanto, lo correcto es despertar al mundo, para que reciba el único remedio que hay y viva y sobreviva, La última generación.

El grito de Baal HaSulam aún hace eco y es más relevante que nunca. Incluso entonces, cuando Europa era próspera, los judíos prefirieron bailar vals en Berlín complacientemente o, tranquilamente comer un schnitzel, a pesar del gran peligro inminente. Las oleadas de antisemitismo moderno que recorren Europa deben servir como recordatorio de nuestra misión: unir y ser luz para las naciones del mundo, ser ejemplo de una sociedad corregida, donde todos viven en amor fraternal por encima de las diferencias. Hoy, también nos acercamos a la elección fatal y tal y como lo hicimos cuando nos convertimos en nación la primera vez, en el encuentro en el monte Sinaí, nos enfrentamos a una decisión similar, cuando frente nosotros hubo una opción inequívoca: ‘unirnos o aquí será nuestra tumba’, garantía recíproca u odio infundado, todo o nada. Hicimos un gran esfuerzo, conquistamos el monte del odio entre todos y nos conectamos, como un sólo hombre con un sólo corazón.

El mensaje es claro: debemos culparnos sólo a nosotros mismos por el odio que el mundo siente hacia nosotros. Mientras seamos crueles unos con otros, el mundo será cruel con nosotros. En el fondo, cada judío siente que ‘Todo Israel es amigo’.

Si nos conectamos como un todo, aprovecharemos el antisemitismo en nuestro beneficio. Ya que ‘el principal protector contra la calamidad, es el amor y la unidad, cuando Israel sienta amor, unidad y hermandad, no habrá lugar para que lo afecten los desastres (Maor VaShemesh).
[194230]
DE Ynet, 22/sep/16

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta