Hombres bajo estrés

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (Time): “Ser un buen proveedor no es todo lo que se espera, dice un nuevo estudio. Las personas que son llamadas a ser la cabeza de los ingresos en la familia son menos felices y menos saludables que las que no. Y cuanto mayor es el porcentaje de sustento que una persona debe traer a casa, más sufren su cuerpo y su cerebro.

El nuevo estudio… Limitado a 15 años de información de la Encuesta Nacional Longitudinal de Juventud, sobre personas casadas, con edades entre 18 y 32 años. ‘Los informes definitivamente parecen indicar que, en general, conforme los hombres toman la mayor responsabilidad de los cada vez más altos ingresos compartidos en la pareja, su experiencia psicológica, bienestar y salud declinan’, refiere el principal autor Christin Munsch, un profesor asistente de sociología en la Universidad de Connecticut.

Los datos sugieren que los hombres están en su punto más bajo cuando son los únicos que sostienen la familia. Es cuando las calificaciones de felicidad caen un 5% y las de salud un 3.5%, en promedio, comparadas cuando ambos socios sintonizan en igualdad.

Para las mujeres, llevar una carga financiera más pesada, tiene el efecto contrario. Conforme ganan más, su bienestar psicológico mejora. Y cuando ellas ganan menos, se sienten peor. Contrario a los hombres, la salud de las mujeres no parece ser afectada por su nivel de ingresos dentro de la familia”.

Mi Comentario: Esta situación provoca que los hombres sientan la presión porque el hombre en la sociedad moderna no es el mismo proveedor que en el pasado, cuando iba a cazar con una lanza. Hoy en día existen tales condiciones de estrés psicológico que los hombres originalmente no tenían. Por lo tanto, podemos empatizar con los hombres de hoy.

Las mujeres, por el contrario, se sienten más confiables en situaciones de estrés. Por naturaleza, ella está más adaptada para soportar la presión psicológica. Los hombres están adaptados para llevar actividades físicas y las mujeres para llevar presiones internas. Las mujeres también se hacen más fuertes con los problemas cotidianos y los hombres no.  

La situación actual de la humanidad, la sociedad y el estado es antinatural. El hombre, que en un principio estuvo listo para trabajar y proveer una forma de vida, lidia con amplias fuentes de estrés y está bajo muchas presiones que son muy difíciles de afrontar. La mente femenina está más adaptada a lidiar con tales presiones. La intuición en las mujeres y su psicología es más propensa a múltiples influencias, reutilizables y multilaterales, y en los hombres no. Lo lamento hombres.

Pregunta: ¿Nos acercamos más a nuestras raíces en la medida de nuestra corrección?  

Respuesta: Por supuesto. Quitamos todas las tensiones y presiones externas completamente innecesarias y el hombre será capaz de alcanzar lo que necesita —de lo material hacia el alimento espiritual.

Todos trabajaremos las horas razonables para asegurar nuestra satisfacción corporal óptim: alimento, ropa, etc. Todas las otras satisfacciones el hombre lo alcanzará a partir de su trabajo espiritual. Si el trabajo espiritual se lleva a cabo en condiciones normales, entonces solo fortalece.

Pregunta: ¿No hay tensiones ahí?

Respuesta: Hay mucho estrés, pero el estrés es para un propósito completamente diferente. Si estas tensiones llegan a partir de los esfuerzos de estar fortaleciendo constantemente la conexión entre nosotros y a través de esta conexión nos dirigimos a la Luz Superior, entonces son tensiones positivas. Pero si el estrés viene de la confusión de la vida diaria, de la tremenda cantidad de problemas en el trabajo, con las autoridades, con la policía, etc., entonces por supuesto que es muy desgastante para el cuerpo masculino.

Pregunta: ¿Nuestro estándar de vida declinará como resultado del estrés espiritual?

Respuesta: ¡Al contrario!
[192539]
De Kabtv, “Noticias con Michael Laitman”, 21/ago/16

Material relacionado:
La felicidad y su persecución – ¡Es malo!
Coeficiente Intelectual y nivel de felicidad
El principal problema de la humanidad: la falta de felicidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta