La difícil vida del cabalista

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puede un cabalista estar constantemente con su espíritu elevado a pesar de los problemas?

Respuesta: Compartiré mi experiencia contigo. Yo estoy muy ocupado, trato de tener que hacer todo el tiempo. Me levanto temprano, a veces a medianoche. De 3 a 6 de la mañana doy la lección de Cabalá y después de la lección salgo a caminar con mi esposa, desayuno y duermo una hora.

Cuando me levanto, me pongo a checar los materiales en la computadora. Luego se filma un video de 10 a 11am y así sigo hasta la noche, con descansos y reuniones intercaladas. Además, escribo artículos, trabajo en mi página y preparo presentaciones. También estudio Talmud Eser Sefirot de Baal HaSulam y otros libros, en ocasiones consulto otras fuentes.

Por supuesto, veo las noticias nocturnas y algunos comentarios. A veces, me gusta ver programas sobre la naturaleza. Mi agenda está completamente llena.

Pregunta: ¿Alguna vez se siente triste? ¿alguna vez llora?

Respuesta: Por extraño que suene, también soy un ser humano. Tengo sentimientos, pensamientos, debilidades y logros, etc.

Estoy conectado con mucha gente en todo el mundo y me preocupa el destino del mundo, aunque lo siento como algo incidental, como un medio para descubrir el mundo superior. Tengo los mismos sentimientos que tú, no creas que soy un muñeco. No puedes ver lo que sucede dentro de mí.

Al principio yo también me preguntaba sobre mi maestro, hasta que me acerqué a él y me dí cuenta de lo que estaba oculto detrás de la indiferencia o alegría externas.

Los cabalistas experimentan ascensos y descensos muy agudos. Tienen períodos muy fuertes, momentos muy emocionales, períodos de desapego, de llanto, se aíslan del mundo y de la gente. Ante ellos se revela un gran vacío en el universo, eso, una persona ordinaria no lo puede sentir.   

Es decir, hay momentos en los que se siente desesperanza, depresión, como si estuvieras separado de la vida —para un cabalista ésto es millones de veces más fuerte y profundo que para una persona ordinaria. Sin embargo, tiene las herramientas correctas que le ayudan a hacer frente a estos estados, pero sigue teniéndolos y los siente.

El egoísmo de un cabalista es más grande que el de una persona ordinaria. Está escrito, “Aquel que es más grande que su amigo, su deseo es aún mayor”, es decir, que mientras más grande es una persona, su egoísmo es más grande. De hecho, un cabalista es un gran hombre con grandes deficiencias, pero, al mismo tiempo y en consecuencia, con grandes ventajas. Es decir, tiene todo.
[194800]
De la lección de Cabalá en ruso 9/jun/16

Material relacionado:
Los errores de los cabalistas y el Absoluto
¿Quién es un cabalista?
¡Escuchen las palabras de los cabalistas!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta