No hay privilegios en el trabajo espiritual

Dr. Michael LaitmanTorá, Deuteronomio 12:8 – 12:9: No hagan lo mismo que se hace aquí hoy. Que cada uno ofrende lo que le parezca correcto Pues no han llegado aún al reposo ni a la herencia que el Señor, su Dios, les entrega.

Una persona en el curso de su desarrollo -deambulando por el desierto durante cuarenta años, entra al trabajo correcto con su deseo, llamado “entrar a la tierra de Israel” y reorganizar esta tierra (“Eretz”, de la palabra “Ratzon” deseo) de otorgar y amar sirviendo al Creador- finalmente empieza a entender sus errores y malentendidos previos.

Se da cuenta de que fue dirigida desde arriba. El Creador intencionadamente le hizo cometer errores y malentendidos, para que viera todos los problemas y acciones correctas. Es imposible revelar algo si no te equivocas antes. Después de todo, para llegar al correcto entendimiento de algún fenómeno, es necesario conocerlo desde ambos lados: el correcto y el equivocado.

Pregunta: ¿Quiere decir que lo que ahora me parece correcto, está equivocado?

Respuesta: Sólo damos el método de corrección, pero no nos ocupamos de lo que hace ni cómo lo hace.  

Nadie tiene derecho de interferir con problemas internos, correcciones, sentimientos y movimientos de la persona -nadie, ni siquiera el maestro y mucho menos un estudiante con respecto a otro. Tú ves de lado, lo observas todo, entiendes que sólo así puede desarrollarse, de ninguna otra forma; esperas diez años, veinte o treinta.

Por supuesto, cambios ocurren a cada momento, pero no puedes meterte con ésto y proponer, “Déjame hacerlo o déjame terminarlo por tí.”

Hay muchas formas de apoyo y ayuda del maestro, que el estudiante no conoce porque no se muestran explícitamente. Al contrario, al estudiante le parece que fue abandonado, que el maestro no le pone atención, etc.  

Fue peor para mí. Sufrí, me preocupé, me estresé y no pude hacer nada; Rabash se reía en mi cara.

Pregunta: Sin embargo, fueron muy cercanos.

Respuesta: Eso no significa nada. El trabajo espiritual sigue siendo trabajo espiritual. No hay privilegios ni acciones del maestro para ayudar al estudiante. De lo contrario, el estudiante no lo logrará. Debe ser independiente en todos sus deseos y cualidades y utilizarlos correctamente, cien por ciento en otorgamiento.

Pero todo depende de la devoción del estudiante hacia el maestro, el grupo y la meta. A través de ellos llega a la devoción al Creador.
[195830]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 30/jun/16

Material relacionado:
La mayor parte del tiempo dedicado al trabajo espiritual
Niveles del trabajo espiritual
Sal y pimienta en el trabajo espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta