Una nueva vida #586 – Entre cultura y espíritu

laitman_2014-03-31_novaya-zhizn_tal_02_w

Una nueva vida  #586 – Entre cultura y espíritu
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Tal Mandelbaum ben Moshe

Resumen

Hay muchas opiniones contradictorias con respecto a la cultura. Muchas obras de arte se basan en el odio. Por supuesto, los que gobiernan quieren influir en educación y cultura, esto es cierto en todo el mundo.

Artista y compositores son bendecidos con talento, pero no significa que mentalmente sean más desarrollados que otros. Hay muchos ejemplos de libros y obras de teatro escritos por personas que odian a la humanidad y que no son intelectuales.

Una persona que tiene una mente desarrollada es alguien que ama a otros y puede ser muy simple. La educación y un amplio conocimiento cultural no significan que la persona sea necesariamente buena o mala con los demás. Esto se mide por su corazón, su actitud hacia los demás, no por lo mucho que haya aprendido.

Estudiar la sabiduría de la Cabalá hace mejor a la persona y corrige su naturaleza egoísta. Un intelectual es espiritual, valora las buenas relaciones entre la gente, por encima de cualquier otra cosa. Un intelectual es alguien que está por encima de la materia, por encima de las relaciones egoístas entre la gente. Un intelectual no critica a los demás, porque entiende a la gente y que el corazón del hombre es malo desde su juventud. Sabe que es humano aprovechar todo para beneficio propio, suprimir a los demás y aspira a ayudar a la gente a ascender su naturaleza.

Incluso si eres educado, compositor o filósofo, no significa que seas intelectual, que estés por encima del ego. Una persona cultural es una persona con la que todos se sienten cómodos. No es orgullosa y no piensa con ligereza de otros. Cultura significa conocer la naturaleza humana y relacionarse con todos con amor y comprensión

La cultura israelí original tiene su base completa en “ama a tu amigo como a ti mismo“, y sobre esa base la nación de Israel fue fundada. Un proceso educativo que convertirá a la persona en una persona culta que puede cambiar su naturaleza malvada, como se requiere para alcanzar este nivel.

Pero, al participar en composición o arte la gente es aún más egoístas que otras. No es su culpa. El gran egoísmo construido en ella no le permite sentarse tranquilamente, tiene que expresarse. Es natural que esa persona desprecie a los demás, no los considere iguales y no los quiera cerca.

Es necesario un proceso educativo que cambie la naturaleza de la persona para que haga buen uso del arte y la composición. El teatro, por ejemplo, puede ilustrar nuestra situación actual, cuán bajo hemos caído y cuál es la corrección que necesitamos.
[161302]
De Kabtv “Una nueva vida  #586 – Entre cultura y espíritu” 31/mar/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: