¿Cómo interpretar la Torá?

Torá, Deuteronomio 13:13-13:16: Si en alguna de las ciudades que el Señor, tu Dios, te da para residir, escuchas decir: “Surgieron hombres perversos que incitaron a los habitantes de su ciudad, diciendo: ‘Vayamos y adoremos a dioses de otros’” deberás averiguar, investigar e inquirir bien. Y si resulta ser verdad y se comprueba que ese acto repugnante fue hecho en medio de ti, matarás indefectiblemente a los habitantes de aquella ciudad a espada. Y la destruirás por completo, con todo lo que haya en ella. Y también a sus animales deberás matar a espada.

No podemos interpretar la Torá literalmente porque habla sólo de cualidades y estados espirituales. Si está escrito, “matarás indefectiblemente a los habitantes de aquella ciudad a espada”, no significa que realmente sucedió así.

Matar significa eliminar las intenciones egoístas dentro de ti: no los deseos, todos son correctos, pero las intenciones se hicieron egoístas. Deben ser cortadas, como con el filo de la espada.

Hay cuatro niveles de deseo: inanimado, vegetal, animal y humano. Dependiendo a qué nivel pertenece el deseo, debe ser sacrificado, quemado o apedreado, etc.

Es decir, primero es necesario determinar el nivel del deseo. Por lo tanto, debes pedir a la persona que lo averigüe y ayudarle a determinar cuál es. Después de todo, no puede entrar en ella y cambiar su intención de; “por mi propio bien” a “por el bien de los demás” Debes asegurarte de que ella misma realice este cambio. Esa es la corrección.

Está escrito en la Torá que “han alejado a los habitantes de su ciudad”, es decir, que comenzaron a caer del nivel de amor y otorgamiento incondicional  al prójimo. Después de todo, una vez, lo más importante para la sociedad fue amor al prójimo y otorgamiento. “Nosotros” prevaleció sobre “Yo”, que fue suprimido por cada uno.

Todos vamos a la corrección; por lo tanto, las ejecuciones y castigos de los que habla la Torá son castigos para todo tipo de problemas egoístas que se revelan y deben ser corregidos por la influencia del ambiente, la presión y la educación.

Si de repente el “Yo” comienza a manifestarse en una persona y, impulsada por su egoísmo atrae a otros, argumentando que así debemos actuar, debe matar estos impulsos dentro de sí. La sociedad debe preocuparse de esto, preocuparse y prevenir estos estados.

Está escrito: “Surgieron hombres perversos … habitantes de su ciudad”, “habitantes de su ciudad” son las cualidades de otorgamiento y amor y “hombres perversos” son los deseos egoístas que conducen a otros dioses, otros valores . Por lo tanto, la persona no sólo debe actuar en su contra, sino que debe aclarar su motivación interna: ¿de dónde viene, a dónde lo lleva, por qué de repente tiene esta debilidad? Después de todo, el egoísmo se renueva en cada uno, cada segundo.

Debemos entender claramente qué hacer. Este es un trabajo muy grande y la sociedad debe proteger constantemente a cada individuo, ayudarle, inspirarlo, fortalecerlo y apoyarlo.
[198086]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 20/jul/16

Material relacionado:
Una nueva vida #778 – ¿Qué es realmente estudiar la Torá?
Una nueva vida #782 – Leer la Torá
Los cabalistas acerca de la Torá oculta y la Torá revelada

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: