Jerusalem Post: “La mejor respuesta de Israel a la resolución de la ONU”

En mi columna regular en Jerusalem Post, mi nuevo artículo: “La mejor respuesta de Israel a la resolución de la ONU

Previsiblemente, Obama está usando sus últimas semanas en el cargo, para lograr sus objetivos contra Israel. Pero, ¿cómo debería responder Israel?

A pesar de que Israel legítimamente condena la resolución de la ONU, también debe ver que fue un voto unánime de odio y enojo en contra y que tiene un mensaje fuerte. El mundo espera que Israel sea líder, del camino hacia la solución. Pero, depende de Israel determinar qué solución debe ser.

Lo que el mundo no sabe

Como escribí en mi última columna, la resolución es la culminación de los ocho años de esfuerzos de Obama para imponer sus políticas destructivas y neoliberales al mundo. Ya he escrito sobre el error inherente al liberalismo, que sus objetivos altos y exaltados pueden ser correctos, pero carece del camino para alcanzarlos.

Al final de este año de terror, que los líderes mundiales no han sabido prevenir y mientras el mundo ve que Europa sufre los mortales resultados de su enfoque neoliberal, de fronteras abiertas a los inmigrantes musulmanes, estos líderes tienen la audacia de tratar de forzarlos en Israel, sin la menor preocupación de las implicaciones de seguridad que tendría en un Estado tan pequeño. ¿Qué solución real al conflicto ofrece la ONU? ¿Cómo pueden Obama, los líderes europeos y los líderes de países, tras el delito de desgarrar a Venezuela, querer enseñarle a Israel algo sobre la resolución de los temas centrales que dividen a israelíes y palestinos?

Igual que los líderes del mundo pensaban que sólo, dejar entrar a su tierra, a millones de personas con culturas totalmente diferentes, sin preparación previa para asimilarse a nivel humano y psicológico, resultaría mágicamente un paraíso pacífico; ahora tratan de implementar una solución de dos Estados que puede llevar el título de “independencia mutua” y calmar la conciencia liberal, pero no harán nada para lograr la coexistencia pacífica entre las dos naciones.

Israel ha aprendido de sus errores. La retirada de la Franja de Gaza terminó con una escalada de violencia contra Israel. El área agrícola de los colonos judíos se convirtió en plataforma de lanzamiento de cohetes con túneles subterráneos de terror, incitando una guerra inevitable que causó tantas bajas, especialmente del lado palestino. Nada nos puede asegurar que no ocurra lo mismo con la retirada de todas las otras fronteras anteriores a 1967.

Lo que el mundo sabe

Por muy inútiles que sean los esfuerzos, hay buenas razones para que los líderes mundiales presionen para que este conflicto sea resuelto. La cantidad de presión y atención que este conflicto ha recibido a lo largo del camino, no sólo indica el enorme sesgo contra Israel. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, admitió el sesgo, con 223 resoluciones de la ONU aprobadas en la última década, condenando a Israel y sólo 6 condenando a Siria que, durante los últimos seis años, es el lugar de la más horrible crisis humanitaria, desde la Segunda Guerra Mundial. También es indicativo de que el mundo siente de alguna manera, que ESTA crisis es la fuente de todas las demás, que resolver este conflicto, serás el remedio del mundo para todos sus otros males.

El enigma de la actitud hacia Israel, está profundamente arraigado en el pasado y el futuro de Israel. En la actualidad es claro que inconscientemente, el mundo espera que Israel resuelva sus problemas; pero no entiende cómo.

Por encima de derecha e izquierda

Concierne a Israel encontrar la respuesta. Sin embargo, aunque Israel tiene razón al negarse a repetir los errores del pasado, que pondrían en peligro su seguridad, no significa que vaya en la dirección correcta. A medida que Israel aumenta sus medidas de seguridad y evita contacto con el otro lado, de hecho, el problema no está resuelto, esto asegura que sigan la guerra y las contiendas.

Se necesitan otras soluciones que vayan más allá de lo que se ha intentado hasta ahora. El enfoque típico de la izquierda exige conciliaciones que irresponsablemente pasan por alto la brecha cultural, el odio y la ideología religiosa; mientras que el enfoque típico de la derecha política es mantener la seguridad y promover los objetivos de Israel, viviendo para siempre con nuestra espada, sin tomar medidas reales para lograr la coexistencia que solucione el conflicto. Ningún enfoque por sí solo puede producir los resultados deseados. Lo que creo que puede funcionar es algo completamente diferente.

Israel tiene la llave

Lo primero que debe reconocerse es que la convivencia, cuando existe un odio tan profundamente arraigado, no nace de decisiones hechas en papel ni de intercambio de tierras, sino de un verdadero cambio de relaciones y actitudes entre las dos partes. Sin ese cambio en la animosidad entre las naciones, seguirá habiendo luchas en una guerra de suma cero, hasta que un lado sea eliminado por completo.

En segundo lugar, la separación completa no es posible. Evacuar a los judíos de todos los asentamientos y crear una “zona libre de judíos” no sanará el odio ni el peligro para Israel, con la agenda de Hamas, que declara su intención de destruirlo y con los niños que son educados para asesinar a cada judío. Además, Israel no está “libre de musulmanes”; Es una sociedad formada con muchas religiones y culturas. Por lo tanto, lograr un avance en la calidad de las relaciones entre israelíes y palestinos es crucial para todos.

Algunos dirán que es imposible lograr tal unidad, pero no es así. Por milenios, los judíos han llevado inconscientemente dentro de ellos, el único método que puede conectar a la gente por encima de todas las diferencias.

Descubrimiento de Abraham

Hace miles de años, Abraham, el padre de las religiones abrahámicas y padre común de judíos y palestinos, descubrió el secreto de la unidad de la vida. Enseñó a sus discípulos el método para lograr armonía entre los seres humanos. Esta sabiduría profunda que el mundo conoce, de manera tan superficial con los preceptos de “ama a tu prójimo como a ti mismo” y “no hagas a otros lo que odias” -fue olvidada por la mayoría. Pero no se perdió. Fue seguida por generaciones y plasmada por los sabios judíos de Cabalá en muchos textos como el Libro del Zohar y, más recientemente, los escritos de Baal HaSulam. Ahora, al recibir formas prácticas modernas, está logrando reunir a judíos y musulmanes en cada oportunidad que se aplica a la tarea.

El método de Abraham viene de la raíz de ambas naciones y es la única manera de avanzar y lograr sanar la lucha de esta antigua familia. Rabí Kook escribió sobre el futuro de esta relación, que “el amor fraternal de Esaú y Jacob, de Isaac e Ismael, los elevará por encima de toda calamidad causada por el mal y los convertirá en luz y misericordia” (Igrot Haraia 1, 142) .

He tenido el privilegio y la responsabilidad de perseverar esta sabiduría y transmitirla a mis muchos estudiantes, que ya la implementan en círculos de discusión en todo Israel.

He tenido éxito en unir judíos y árabes como se puede ver aquí una y otra vez. Este éxito puede reproducirse y debe ser la base de cualquier proceso de paz; porque la paz comienza con la gente, con educación, cambiando mentalidad y predisposición. Sólo construyendo cuidadosamente la paz en nuestra sociedad, podemos esperar que las decisiones tomadas por los líderes duren y traigan buenos resultados a nuestra vida.

No debemos entregar la tierra ni comprometer la seguridad sin primero asegurar que un proceso de educación hacia la paz haya cambiado realmente el paisaje de los corazones y las mentes de la gente. Esos deben ser los asentamientos por los que luchamos, establecer amor y amistad entre nosotros, construir puentes entre nuestros corazones. Sólo así podremos vivir con felicidad y seguridad. Sí, Israel debe defenderse, pero también esforzarse porque este cambio tenga lugar.

Pronóstico para 2017

Predigo que el mundo continuará presionando ciegamente a Israel para tomar la iniciativa. Aunque Trump puede hacer las cosas más fáciles para Israel, no debe pensar que puede descansar en sus laureles. Debe seguir esforzándose para crear convivencia entre judíos y árabes, que solo Israel puede lograr, esto dará el ejemplo desesperadamente necesitado por el mundo de cómo crear paz en las sociedades en conflicto.

Si Israel logra presionarse para encontrar la solución de raíz al conflicto, ganará inmensamente. En última instancia, un Israel unido pondrá fin a la guerra y al gran odio que las naciones comparten, al asumir finalmente su destino como líder espiritual del mundo, allanando el camino hacia una paz duradera. A las naciones les digo, presionen a Israel para que se una, no para que se retirarse. A los judíos les digo, no se sientan tentados a tomar partido; únanse por encima de sus diferencias. Sólo cuando te des cuenta de que sostienes la llave y encuentres el camino para crear paz, dentro de ti, este conflicto y todos los demás serán sanados.
[199556]
De mi artículo en Jerusalem Post: “La mejor respuesta de Israel a la resolución de la ONU” 29/dic/16

Material relacionado:
Las Naciones Unidas perpetúan el conflicto israelí palestino
¿Por qué todos odian a Israel?
Unidad, el camino a un buen futuro

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: