Jerusalem Post: “Por qué el ingreso básico universal no puede funcionar por sí mismo”

 

La mayor fuente de noticias para judíos de habla inglesa The Jerusalem Post publicó recientemente mi artículo ¿Por qué el ingreso básico universal no puede funcionar por sí mismo?

Dar ‘dinero gratis’ es una idea terrible. Pero un ingreso básico universal puede funcionar si es parte de un plan mayor.

En mi última columna, Cómo Trump puede salvar la democracia estadounidense, escribí sobre la importancia de encontrar soluciones creativas y avanzadas al problema del desempleo en EUA, específicamente en la región rural central, que ha sido la más afectada por el caída económica y la desindustrialización. Hice hincapié en que esto es fundamental para dirigir el curso de la sociedad estadounidense hacia un cambio positivo y para calmar las corrientes de nativismo que han venido surgiendo. Sugerí que si Trump lograra satisfacer las necesidades desatendidas, no debe fiarse en traer de vuelta la industria ni en intentar crear nuevos puestos de trabajo, donde los robots y la maquinaria han reemplazado a los trabajadores. Recomendé centrarse en educación y desarrollo personal que capacite a los que han dejado el mercado de trabajo, para abrir el camino hacia la creación de una nueva realidad.

El mismo día en que se publicó la columna, el Proyecto de Seguridad Económica (PSE), una coalición de más de 100 tecnólogos, inversionistas y activistas, anunció que se comprometen a dar $10 millones, los próximos dos años para explorar cómo el ‘ingreso básico universal’ (IBU) podría asegurar oportunidades económicas para todos en EUA. Ante el cambio de la naturaleza del trabajo, por la automatización, la globalización y la financiación, creen que es urgente tomar medidas audaces para garantizar oportunidades económicas para todos. Con las sublevaciones populistas que están ocurriendo en el mundo occidental muchos, dentro del espectro político, consideran el IBU como una opción, esto es, dar a todos un pago minimo garantizado como medio para, teóricamente, reducir la pobreza y mejorar salud y educación.

Es muy claro para mí, qué los que entienden el futuro de la tecnología y su influencia en la fuerza de trabajo y la economía, están muy preocupados y buscan medidas innovadoras y diferentes para asegurar que todos sean atendidos. Tienen razón al pensar que estamos al borde de la devastación, con desempleo mundial creciente y levantamientos sociales que conducen a incrementar tensiones y, eventualmente, a la guerra. Sin embargo, el concepto de dar dinero gratis, no es la forma de lograr el equilibrio. Por el contrario, es un error que, si lo hacen sin un plan, costará mucho a la sociedad estadounidense.

El dinero gratis debilita

Los seres y las sociedades humanas necesitan desarrollarse continuamente para prosperar. Naturalmente nos inclinamos a estar en estado continuo de buscar metas y logros cada vez mayores. La persona que no tiene un propósito en la vida, que no tiene para qué vivir o morir, se paraliza. No hay nada peor que dar algo a alguien antes de que realmente lo necesite, ya que bloquea su voluntad de actuar paras buscar los resultados deseados.

Buscamos placer. Todo lo que queremos es disfrutar diferentes niveles: comida, sexo, familia, dinero, aprecio y conocimiento; todos anhelamos esos deleites en diferente nivel. La mayoría tiene el deseo básico de comida y sexo, aunque en menor medida. Menos gente está interesada en tener familia. Mientras más alto subas a la pirámide de deseos, menos gente buscará satisfacerlos. Así, si eliminas la sed por dinero, habrá mucha gente sin motivos para desarrollarse. No sabrán qué hacer con su tiempo, serán miserables y enloquecerán. Realmente aumentará el uso de drogas y el caos violento.

El IBU es una buena idea sólo si induce el desarrollo

Como muchos empiezan a sentir, el ingreso básico universal SERÁ necesario a medida que las máquinas tomen más y más puestos de trabajo. hace unos días, ‘Amazon reveló su plan para eliminar a los trabajadores estadounidenses’ con su tienda de ultramarinos controlada por máquina. Según un estudio del Centro de Estudios Empresariales y Económicos de Ball State University, el uso de robots y otros artefactos de fabricación fueron responsables del 88 por ciento de los 7 millones de empleos que se perdieron en EUA desde el mayor índice de empleo en 1979. Con toda esta evidencia, es difícil ignorar las secuelas futuras. Elon Musk, el icónico futurista de Silicon Valley, predice ‘Por la automatización, hay posibilidades de que terminemos con un ingreso básico universal o algo así’

Pero la gente debe poder luchar por lo que quiere. No sólo debe trabajar para pagar casa, comida, ropa, etc.; eso se les dará. Pero eso no significa que la gente estará ociosa. Musk prevé que IBU dará tiempo a la gente para hacer cosas más complejas e interesantes. Otros creen que sin la obligación de pagar renta y otras necesidades básicas, la gente no tendrá motivos para avanzar ni usarán su tiempo libre productivamente. La investigación confirma esto último.

Entonces, ¿cómo se mantendrán los beneficios del dinero gratis, asegurándose que la gente lo use para mejorar realmente, en lugar de comprar alcohol y drogas? Necesitamos crear estímulos alternos que mantengan a la gente ocupada y en desarrollo. Como escribí en mi columna anterior, sustituir la motivación monetaria externa con actividades educativa y de capacitación, puede convertir este cambio de aterrador a una bendición.

Un nuevo trato

Para afrontar con eficacia el desempleo, debemos ayudar a la gente para que dedique su tiempo en algo constructivo, crear programas que la enriquezca y desarrolle como ser humano, así el ingreso básico será circunstancial. Estos programas deben ocupar el tiempo de la gente con cursos de su elección, para aumentar su educación. Dar herramientas para mejorar: habilidades personales para desarrollar relaciones y habilidades maritales y para criara sus hijos -todo lo necesario para vivir bien. Hoy, no se educa. Sólo se dan conocimiento. Nadie termina la secundaria sabiendo cómo educar a sus hijos ni cómo tratar a una persona. La gente no sabe lo suficiente sobre el mundo ni sobre la vida. Básicamente se enseña a leer y a escribir, se exige aprender cosas que difícilmente se recuerdan y se es lanzado al mundo. Esto debe corregirse.

Otro aspecto importante para que la gente asista a cursos públicos es que somos criaturas sociales y sin mezclarnos con otros, como en el trabajo, perderemos nuestra capacidad de relacionarnos. La sociedad estadounidense, como muchas otros, se ha fragmentado cada vez más por divisiones políticas y raciales. Y así, es ineludible crear lugares para que la gente no sólo se reúna, sino que verdaderamente se conecte, en talleres y seminarios de cooperación y cohesión. Esto conducirá a sanar gradualmente, el tejido social. Como resultado final de este enriquecimiento, la gente será alentada a tomar y dar a la sociedad, de forma creativa. Así como ahora tenemos mediadores, abogados y policías que trabajan para prevenir y tratar conflictos, se le pagará a la gente para difundir habilidades de conexión, creando una transformación social.

Junto con los muchos efectos positivos de ese proceso social-educativo, mejorar las relaciones también tiene grandes beneficios económicos que podrían aliviar el costo del IBU. Con menos estrés en el hogar y en el entorno social, los índices de delincuencia, violencia y abuso de sustancias, disminuirán, permitiendo a estados y municipios gastar menos en servicios policíacos y más en sociales. El alivio de la soledad y la depresión mejorará mucho la salud y ahorrará millones de dólares al sistema de salud. Un aumento general en cuidado y consideración mutua, puede ahorrar muchos de los recursos gastados cada día en esfuerzos para regular, hacer cumplir y organizar nuestra sociedad.

La agenda de la felicidad

Por último, aunque no menos importante, cuando la gente pase el día en conexión, aumentando sus habilidades y conocimientos y sirviendo a la sociedad, será mucho más feliz. Este debe ser el propósito de hacer cualquier cambio en la sociedad. Aliviar la pobreza es parte del acuerdo, pero el sentido y la felicidad no son menos importantes. Un nuevo estudio de Landmark descubrió que la mayor miseria humana puede atribuirse a fallas en relaciones y salud y no a problemas monetarios ni pobreza y que al eliminar la depresión y la ansiedad se reduciría la miseria un 20%, comparado con el 5% que se logra si los políticos se concentran en eliminar la pobreza. Es hora de que la carrera por una riqueza cada vez más inalcanzable sea reemplazada por una raza con muchas más posibilidades de encontrar salud y felicidad.

Esto es lo que necesita nuestra sociedad. Pues, si vemos a lo que ha llegado la sociedad occidental, observamos que trabajar tanta hora no da más felicidad; es muy gravoso para la familia y los niños que apenas ven a sus padres. Nos hicimos adictos a los teléfonos celulares y a la vida falsa en los medios sociales, mientras que la soledad, la depresión y la ansiedad aumentan. En resumen, hemos creado una vida que sólo pocos disfruten. Tendremos que cambiar esto porque la sociedades se desintegra. En lugar de trabajar diez horas al día y ver a nuestros hijos unos momentos, antes de acostarse, finalmente podremos cuidarlos y organizar nuestro entorno para que se adapte a nuestras metas personales y familiares. Dejemos que las impresoras y los robots satisfagan nuestras necesidades, mientras que los seres humanos se ocupan en mejorar nuestras relaciones y nuestras vidas.

Leer el artículo completo.
[198860]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta