Todo para el ascenso espiritual

Dr. Michael LaitmanTorá, Deuteronomio 12:29-12:30: Cuando el Señor, tu Dios, haya exterminado los pueblos a los que te diriges para expulsarlos de tu presencia, deberás desterrarlos y establecerte en su tierra. Entonces, ten cuidado de no ser arrastrado tras ellos, incluso después de haber sido destruidos en tu presencia. Ni tampoco recurras a sus dioses. No vayas a preguntar: “¿De qué forma servían esos pueblos a sus dioses? ¡tampoco yo lo haré!”.

Las naciones son cualidades internas de la persona. Cuando entra a la tierra de Israel, revela problemas terribles -sus cualidades malvadas llamadas naciones del mundo que lo apartan. Por lo tanto, debe ser muy cuidadoso. Por una parte, le es revelado un nuevo nivel de alcance, por otra y al mismo tiempo, es el nivel de una maldición.

Como está escrito, “te doy elevación y descenso, ya sea elevarse o caer, ya sea una bendición o una maldición”. Todo esto corre en paralelo porque no puedes escalar los grados espirituales si no descubres terribles, desagradables y vastos estratos egoístas dentro de ti y los corriges. El ascenso es construido exactamente con base en su corrección.

La persona que avanza en el alcance del mundo espiritual debe regocijarse de que su egoísmo crece y siente que se vuelve peor. Pierde el deseo por la elevación espiritual. No quiere nada y se vuelve más dura y áspera con los demás. Todo tipo de problemas aparecen en su vida. Ve el mundo entero, incluyendose, feo y no puede hacer nada al respecto.

Esto revela un nivel egoísta en su interior y externamente en todo lo demás, hasta el Creador. Es el egoísmo que se ha vuelto más grande que antes de entrar en el nivel egoísta llamado la tierra de Israel. Ahora, en este nivel, el individuo tendrá que trabajar seriamente en sí mismo.

Lo más importante es darse cuenta que todas las caídas, adversidad, problemas y asaltos de todos lados se requieren para su elevación espiritual. De pronto, se le culpa de algo, está sujeto a todo tipo de reclamos de la sociedad que lo rodea, derramando su disgusto, odio y falta de respeto. Todo esto lo lastima seriamente, golpea su “yo”.

Más aún, los problemas también vienen de su familia: esposa, hijos, amigos y familiares.

Por lo tanto, lo más importante es entender que el Creador lo hace todo, Él, por amor a nosotros, nos envía adversidades, deseando atraernos hacia Él. Y debemos aprender a “besar la vara”.

Cuando fustiga nuestra carne, no podemos hacer nada. Pero más tarde se   empieza a pensar, a comparar uno con otro, a llegar lentamente al entendimiento y dar un pequeño paso hacia adelante. Y entonces se avanza en pequeños pasos. Cada vez, la revelación del mal indica que más adelante hay una ascenso.

Pregunta: En este punto ¿podemos justificar lo que está sucediendo?

Respuesta: ¡De ninguna manera! Está escrito, “No hay un justo sobre la tierra que haya hecho el bien sin pecar primero”. El Creador preparó todo el pecado desde antes y sólo nos los está revelando.

A partir de las sensaciones dentro de las “transgresiones” te das cuenta que es todo tu mundo y estás en él, de manera que puedes verlo de lejos. La gente puede hablar de ello en forma hermosa, pero cuando entran en esos estados totalmente se convierte en participante y es imposible decirle nada.

Al hundirnos en los llamados pecados, no podemos hacer nada, no tenemos ningún libre albedrío en esto.

El libre albedrío está sólo en crear un entorno así, tal atmósfera, que, a pesar de la caída, nos ayude con su iluminación desde la distancia a levantarnos más rápido y a comenzar el ascenso espiritual.
[197306]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 13/jul/16

Material relacionado:
El Gran Escultor de la creación
¿Soy justo o soy pecador?
El entorno espiritual es el depósito del alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: