Ynet: “La Guía para Los Estados Unidos de Trump¨

en mi columna en Ynet: “La Guía para Los Estados Unidos de Trump¨

Los Estados Unidos de América están divididos, mostrándose claramente divididos en dos campos distintos. Si Trump tiene intenciones serias de unir a Estados Unidos, debe construir un plan educativo social nacional para unir al pueblo estadounidense. No más buenas propuestas, sino una ley que será aprobada por la Cámara de Representantes. ¿Y quién es un hombre mejor para el trabajo que Trump?

“Quiero un país donde todos se amen, quiero recalcar eso”, dijo Donald Trump en la primera entrevista que dio a los medios después de las elecciones. Mientras el presidente electo habla de unir a la nación y declara en un tono conciliador que es importante para él ser el presidente de todos, miles de personas han estado protestando contra Trump en las calles, llevando carteles y diciendo “él no es mi presidente”, durante una semana entera por ahora.

Durante la turbulenta campaña, Trump fue acusado por los demócratas de usar mensajes llenos de odio que dividieron a la nación americana durante su campaña. Pero, de hecho, los tirones provocativos y no políticamente correctos de la lengua de Trump no son la causa de la violencia en la sociedad norteamericana.  De hecho, iluminan y enfatizan algunas de las raíces de la enfermedad maligna que se ha estado incubando en USA durante años, pero no es más que hipocresía e insensatez afirmar que tales expresiones son las que la han creado.

Blancos y negros, cristianos y musulmanes, ciudadanos locales (quienes emigraron hace años a USA)  y los nuevos inmigrantes, los habitantes de las grandes ciudades y de las pequeñas ciudades, los liberales y los conservadores, los ricos y los pobres, y por supuesto las personas religiosas y no religiosas se niegan a aceptarse mutuamente. Según una encuesta realizada por el Instituto PEW, la mitad del pueblo estadounidense detesta a aquellos que tienen una opinión opuesta a la suya e incluso ven al otro lado como una amenaza real para su nación. Esta polarización me recuerda a un cierto grado de la atmósfera durante la guerra civil estadounidense en 1861-1865. Pero para prevenir la división en dos, Trump sugiere mitigar el problema creando más empleos.

Trump sin duda ha cambiado y seguirá cambiando algunas de las reglas del juego. No hay duda de ello. Pero aún así, si se me pidiera que asesorara al Presidente electo en cuanto a cómo pavimentar el camino de oro que unirá a la desgarrada nación estadounidense, a integrar una solución sostenible al problema del desempleo, la erosión de la clase media y la desaparición de la clase obrera, le aconsejaría que construyera y dirigiera un plan nacional de educación social para unir a la nación. No se trata simplemente de otra bonita propuesta en papel, sino de un plan multifacético, amplio y empírico, que incluirá cambios en la legislación, e intentaría formular una ley que sugiera y, en algunos casos, imponga la unidad como uno de los principios de la Constitución.

El Camino para sanar el cisma en Estados Unidos de América

La ley de la conexión es de hecho una política del gobierno que encontrará la manera de impactar y crear un ambiente convincente para cada ciudadano, que tiene como objetivo dar a las personas las herramientas y crea un ambiente de apoyo para ellos que les ayudará a aprender cómo conectarse entre sí y preocuparse por los demás. Se trata de un proceso educativo que impactará a toda la sociedad, nos ayudará a conocernos a nosotros mismos y al medio ambiente en que vivimos, y nos permitirá compartir el conocimiento que creará una conciencia común y un sentimiento de pertenencia a un solo sistema.

Un subproducto de esta iniciativa puede ayudar a resolver el problema del desempleo a través del establecimiento de una infraestructura extensa a nivel nacional en todos los sectores que operan en una variedad de marcos sociales desde jardines de infancia, escuelas, universidades, lugares de trabajo, agencias de empleo, medios de comunicación, hospitales y hogares de ancianos .

Este proyecto debe ir acompañado de cursos en línea y talleres experimentales que aumenten la conciencia de las personas sobre el mundo global en el que vivimos, incluyendo cuestionarios que le permitirán a una persona medir su progreso en la mejora de sus relaciones con la sociedad. Posteriormente podemos hacer uso de los medios de comunicación para transmitir ideas que refuercen los valores de la unidad y utilizar la tremenda influencia de los medios de comunicación estadounidenses para crear un ambiente televisado digital que apoye el proceso. En las etapas más avanzadas, las comunidades que ya han asimilado la importancia de la conexión y la unidad como la solución a los problemas nacionales se desarrollarán naturalmente y también podrán encontrar soluciones a sus problemas personales. Este tipo de aprendizaje puede tener lugar de diferentes maneras y conducir a los heridos a través de un proceso de socialización y ofrecer a la desgarrada sociedad estadounidense una ideología de unidad.

Poco a poco las poblaciones y comunidades enteras conocerán la historia de los “otros”; se someterán a talleres prácticos y adquirirán herramientas para construir las conexiones correctas con los demás y aprenderán a comportarse adecuadamente en la sociedad. Una de las opciones es ofrecer a las personas que participan en el plan de educación social una especie de incentivo y beneficios del estado. La ley de la conexión en primer lugar suavizará el corazón de la nación y reunirá y conectará los dos campos que están dividiendo a USA hoy y están luchando en los plazas de la ciudad. Han pasado 150 años desde que Lincoln, el presidente republicano, llevó a la Unión a la victoria sobre los Estados Confederados, pero en el siglo XXI, cuando nuestra naturaleza egoísta está alcanzando el pico de su evolución y naturalmente profundiza la brecha entre nosotros, los tratados nacionales no ayudarán. Los valores del liberalismo, el pluralismo, la reciprocidad y la libertad de todo tipo han ido a la bancarrota, y basta con decir que no estás inclinado a estar de acuerdo con la opinión de otra persona para sentirte amenazado por el entorno. El espíritu malo y violento que se ha apoderado de Estados Unidos hoy en día es diferente de la unidad negociada durante la reconstrucción al final de la Guerra Civil que sirvió de fundamento a la unión de la nación norteamericana.

La era de Trump

Trump optó por abrir sus primeros discursos utilizando un lenguaje suave, majestuoso y conciliador, lo cual es bueno. Tiene el talento de hablar directamente al público, con franqueza, agudeza y con humor, que si canaliza a las redes sociales, que utilizó con tanto éxito durante su campaña, podrá apaciguar al público transmitiendo mensajes positivos y unificadores. Si el propio presidente da un ejemplo y es el primero en dar una lección de unidad, puede ser un movimiento sin precedentes que lo acercará a la gente y quebrará los mitos y la imagen negativa que han manchado su carácter. Así será capaz de reavivar la esperanza incluso entre las masas que dudan y protestan contra él en las calles. También se verán afectados por el discurso público y, quieran o no, realmente se darán cuenta de que él está allí para ellos, con el fin de hacer una diferencia y conducirlos a la igualdad.

Los tiempos en que USA logró vivir en igualdad, en garantía y preocupaciones mutuas, fueron los momentos más bellos de la historia de Estados Unidos, pero con el tiempo, cuando cada uno comenzó a tirar en su dirección los lazos se debilitaron, USA sufrió grandes desastres. La única diferencia es que en nuestro caso, tenemos que hacerlo conscientemente mediante un proceso educativo

La iniciativa educativa aquí presentada se basa en las leyes de la naturaleza global que la sabiduría de la Cabalá enseña. La unidad es la estructura subyacente en la naturaleza. La naturaleza aspira al equilibrio, a la igualdad y a la integridad, y porque las personas forman parte del círculo de la naturaleza, también nosotros estamos obligados a actuar en un círculo, en igualdad y a ser mutuamente considerados por los demás. La única diferencia es que en nuestro caso, tenemos que hacerlo conscientemente mediante un proceso educativo. Si construimos las conexiones mutuas entre nosotros que son compatibles con la vida en el mundo global que se nos está revelando hoy, comenzaremos sin duda a entender y sentir que nos ayudará a tomar las decisiones correctas y tener éxito en todo lo que hacemos.

Este es el vínculo que sugiero en honor al presidente electo Donald Trump.

De este modo, será capaz de establecer un país en el que la gente se ame, el pueblo estadounidense aprenda a sentirse seguro de los demás con un sentimiento de amor y calidez y un sentimiento de vida en una nación, y no en 52 naciones separadas. Este método único de conexión no cancelará las diferencias entre los estadounidenses y no los cubrirá con la pretensión estadounidense de un discurso políticamente correcto, sino que extenderá un amplio paraguas de conexión sobre todos lo que cubrirá todos los crímenes con amor.

En los 100 días de gracia restantes para organizar un gobierno antes de la juramentación oficial el 20 de enero, Aconsejo encarecidamente al presidente que comience la iniciativa de establecer un plan de este tipo, o al menos lo considere seriamente y lo discuta en los canales de comunicación. El éxito de la nación estadounidense en este proceso es importante para el pueblo, pero no es menos importante para nosotros y para el mundo entero.
[198079]
De Ynet, 17/nov/16

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta