“Antes que llamen, yo contestaré; y mientras estén todavía hablando, escucharé”    

Está escrito en Isaías 65:24: “…antes que llamen, yo contestaré; y mientras estén todavía hablando, escucharé”. Esto significa que antes de que alguien abra su boca o sienta una emoción en su corazón, o un pensamiento dentro de su cerebro, el Creador acomoda todo para él, en su corazón, en el cerebro y en la boca. No hay nada que venga de la persona por sí misma, sino sólo a través del Creador.

La única libertad de elección que tiene una persona es atribuir todo al Creador, para entender que “no hay nada más aparte de Él” (Deuteronomio 4:35), que Él es el “bueno y benevolente” y que todo existe únicamente conforme a este principio.

Una persona necesita llegar a esta realización —que el Creador es el único que opera dentro de toda la realidad, y alrededor de Él y dentro de Él; y que nosotros somos el resultado de Sus acciones. Todo nuestro trabajo, en cualquier momento de la vida, es para alcanzar un estado en el cual fusionemos nuestra conciencia con el gobierno superior.
[198146]

Material relacionado:
La única tarea de la persona
El creador lo precede todo
Libertad de elección en el camino al ascenso espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta