Haaretz: “El legado de incompetencia de Obama y un nueva esperanza que surge”

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo, “El legado de incompetencia de Obama y una nueva esperanza que surge”

Después de los ocho años de infierno de Obama, Hillary Clinton, no tenía oportunidad.

El 26 de diciembre, Bret Stephens de The Wall Street Journal publicó un artículo de opinión titulado Obama´s Fitting Finish, vapuleando no solo las últimas semanas de Obama en el puesto, sino toda su presidencia. De acuerdo a Stephens, en sólo ocho años, Obama enredó al ejército de Estados Unidos en Irak, Libia y Pakistán, disolvió las alianzas de Estados Unidos con Egipto y Turquía, empoderó a Irán, reinició la guerra fría con Rusia, envió a millones de migrantes musulmanes al corazón de Europa e hizo trizas la alianza de Estados Unidos con Israel. Durante su mandato, la deuda nacional de Estados Unidos se duplicó, la clase media disminuyó significativamente, en su mayor parte debido a la movilización descendente y el seguro médico se volvió ineficaz y costoso. En el plano doméstico, las tensiones raciales se han elevado a niveles no vistos desde la década de 1960, la violencia con armas de fuego se ha elevado por los cielos, el antisemitismo se ha vuelto tendencia y el terrorismo musulmán se ha convertido en un incidente muchas veces visto en suelo estadounidense. Cuando ves todo el daño que ha hecho este presidente, entiendes que su sucesor ideológico, Hillary Clinton, no tenía oportunidad. La gente tuvo suficiente.

La pretensión de la izquierda liberal ha sido expuesta: una dictadura de la élite financiera. La gente ya no será engañada; su cuenta de cheques dicen la verdad acerca de la economía y la política que ha engendrado sus dificultades. La corrección política (un arma clave en la campaña de manipulación de masas del liberalismo) puede haber sofocado la libertad de expresión de la gente, pero no le impidió expresar sus puntos de vista en las urnas. Su mensaje es, “El tiempo de la desquiciada explotación de las masas por la élite gobernante se acabó”.

El fin de la era del ego

Mientras el capitalismo fue con base en un nivel razonable de egoísmo, en el que la gente trabajaba para sostenerse a sí misma y a sus familia, la economía funcionaba. Pero el ego es como el cáncer; no deja de crecer y dispersarse hasta que mata a su anfitrión. Hoy, el nivel de egoísmo se ha convertido en narcisismo nocivo. Las mujeres se casan consigo mismas, los niños cambian su sexo antes de llegar a la adolescencia, pero si alguien se atreve a sugerir que hay algo inusual en esos fenómenos, los guardianes de lo políticamente correcto lo etiquetan, para empezar como retrógrada/chauvinista/intolerante o todo lo anterior. En el altar de nuestra auto-absorción, estamos sacrificando nuestra felicidad.

¿Por qué tantos estudios concluyen que lo único y más importante que podemos hacer por nuestra felicidad es conectarnos con otras personas? Por qué el Talmud afirma, “Lo que odias, no se lo hagas a tu prójimo; esta es toda la Torá” (Masejet Shabbat, 31a), ¿y por qué Rabí Akiva añade, “Ama a tu prójimo como a ti mismo” es la gran regla de la Torá? Además, ¿por qué ambas ramificaciones del judaísmo, cristianismo e islam, adoptan el precepto de Rabí Akiva como propio y por qué tantos sistemas de creencias adoptaron la regla de oro, la cual requiere que tratemos a otros de la manera en que nos gustaría ser tratados? La única respuesta a todas esas preguntas es que la conexión humana, amar a otros y ser amado por ellos es lo que nos hace feliz. Es la naturaleza humana. Cuando te enfocas sólo en ti, terminas por quedarte solo. Así, por default, eres infeliz porque has ido en contra de tu propia naturaleza, pero la corrección política no te dejará admitirlo ni siquiera ante ti mismo. Cuando este es el estado de la sociedad, ¿podemos sorprendernos de que inmediatamente después de ser forzados a sentarse con su familia en Navidad, los jóvenes de Estados Unidos convirtieron los centros comerciales en zonas de guerra?

Si seguimos en esta ruta, los gobiernos, que actualmente están pensando en sedar a la gente con mariguana legalizada, se sentirán obligados a desechar gente como los granjeros se deshacen de gallinas y vacas enfermas. La única alternativa sustentable para este pantano es poner fin a la era del ego y re aprender a conectarnos.

Primero lo básico

Uno de los tópicos más en boga en Silicon Valley y otros lugares donde la gente está preocupada por el futuro de la humanidad es el Ingreso Básico Universal (IBU). IBU significa que si estás vivo, mereces recibir suficiente para sostenerte con dignidad. En EUA, los académicos y los líderes de opinión como el magnate de la alta tecnología Elon Musk, el co-fundador de Facebook, Chris Hughes, el ex-director de la secretaría del trabajo Robert Reich, el aclamado astrofísico Stephen Hawking no sólo han expresado su apoyo a la idea de que la gente no tenga que trabajar para asegurar su pan diario, sino incluso se han ocupado en buscar soluciones prácticas para implementarlo.

En todo el mundo, los gobiernos están tomando interés en el IBU, posiblemente como un medio de evitar disturbios sociales, Canadá está a punto de lanzar un programa piloto en la isla Prince Edward y Fife Council en Escocia está actualmente considerando una prueba con el esquema de IBU. El próximo año, Holanda lanzará lo que The Atlantic apodó, “experimento de dinero a cambio de nada”, que garantiza a los residentes de Utrecht y las ciudades circundantes “una suma neta de 960 euros por mes”.

Estoy de acuerdo completamente con la idea del IBU. Sin embargo, si establecemos dar dinero a la gente para que viva, sin ayudarle a encontrar significado en la conexión, que determinamos es la base para la felicidad, entonces, lo que sucedió en los centros comerciales de Estados Unidos después de Navidad parecerá ondas en una bañera comparadas con un Tsunami.

De vuelta a la regla de oro

Con el fin de asegurar nuestro futuro personal y el futuro de la sociedad, necesitamos sacudirnos la alienación y enseñarnos una vez más la alegría de cuidar uno de otro. Lo podemos hacer fácilmente, al dar a la gente un Ingreso Universal Básico, bajo la condición de que participen en entrenamientos de conexión donde aprenderán cómo comunicarse positivamente unos con otros, cómo restablecer la confianza en familia y amigos, cómo canalizar la agresión, alejándose de la violencia y dirigirla hacia la creatividad y otros tópicos por el estilo.

He visto muchos ejemplos de personas suspicaces y antagónicas, que crearon relaciones de calidez entre ellas, a nivel muy profundo. Una organización cuyo trabajo aplaudo ha hecho maravillas al ayudar a comunidades a unirse alimentando su cohesión social. Liberados de preocupaciones económicas por ellos mismos y su familia, la gente felizmente participa en esos entrenamientos, pues ven el beneficio inmediato al mejorar los lazos sociales.

La gente que siga trabajando, para mantener funcionando la cadena de abasto, también se beneficiarán de la transformación social, pues la atmósfera en su vecindario y hogar mejorará. Además, los empleados no serán dejados fuera del entrenamiento. Participarán en forma limitada y entenderán los conceptos básicos del cambio social por el que pasa la sociedad. Así, voluntariamente participarán y si se quedan sin trabajo, fácilmente encontrarán su camino en el nuevo ambiente social.

Con el tiempo, los estudiantes avanzados en los entrenamientos de conexión se convertirán en maestros, expandiendo el alcance de la transformación a más y más comunidades. Mientras el efecto positivo de la transformación se expande, los beneficios sociales del espíritu de conexión reducirán la hostilidad, permitiendo a municipalidades y estados reducir gastos en policía y servicios sociales. Dado que la depresión es causada mayormente por la desconexión social, el buen ánimo de la gente y el renovado sentido de propósito mejorará la salud y las enfermedades asociadas con la depresión se reducirán de forma drástica. Esto, en su turno, salvará millones de dólares al tambaleante sistema de salud del país. Junto con la depresión, el abuso de sustancias se reducirá, ya que no se tendrá necesidad de escapar de una realidad indeseable. Mientras se aprenden formas nuevas y con significado de conexión y comunicación, la desesperación se transformará en optimismo.

Un cambio de paradigma

La transformación que estamos viendo no es un “error” de la historia; es parte de un cambio de paradigma que nos llevará a la afinidad y cercanía. La naturaleza humana eventualmente nos forzará a ajustarnos a nosotros y a nuestra sociedad a su requerimiento: a que progresemos con conexiones positivas. Dado que ya sabemos esto, podemos evitar consecuencias imperdonables de la transformación obligatoria. Podemos y debemos iniciar la transformación por nosotros mismos y conducir a la humanidad hacia una nueva era de Ingreso Básico Universal para todos, acompañada de una vida social próspera y una arena internacional pacífica.

Asumiendo que Obama no cause un daño irreparable en Estados Unidos antes de abandonar el puesto, es mi sincera esperanza que en los meses que vienen EUA dé sus primeros y resueltos pasos hacia un futuro más brillante de unidad, conexión y amistad. El pueblo se beneficiará de esto, así como el mundo entero.
[199636]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: