Once años después de Arosa, parte 3

De “La crisis y su solución” (Arosa Forum Report)

¿Cómo prevenir que la crisis se agudice?

Para superar la profundización de la crisis, es necesario:

  1. Reconocer la existencia de la crisis.
  2. Revelar sus causas.
  3. Comprender la existencia de una alternativa y la posibilidad de salir de la crisis.
  4. Crear un plan para salir de la crisis.
  5. Implementar el plan.

En enero de 2006, cuando se preparó este informe, la crisis aún no se manifestaba. Por lo tanto, fue sólo una advertencia de que el mundo estaba entrando en crisis y consejos para evitarla y no llegar a las manifestaciones que vemos hoy, once años después.

Hoy, es imposible ocultar la crisis, aunque algunas de sus manifestaciones están ocultas y parte de la crisis aún no es aparente en absoluto, pero ya está en potencia. La crisis se ha extendido a industria, comercio, sistemas financieros y políticos, estructura de control de la élite financiera sobre las masas, educación y familia, es decir, a todas las áreas de la sociedad humana.

Puede parecer que son crisis diferentes, que afectan a cada región y que es posible tratarlas por separado. Sin embargo, de hecho, sólo hay una crisis en la relación del hombre con la sociedad humana, que debería ser cada vez más integrada e interconectada. Si corregimos este problema, corregiremos cada crisis individual que se está manifestando hoy.

En esencia, es la crisis de la humanidad, más que de cualquier cosa ajena. La crisis está enraizada en la sociedad humana que vive en la Tierra o con más precisión, en los países más desarrollados de América, Europa y Asia. La razón de la crisis -la relación del hombre con la sociedad- es porque nos sentimos como individuos, en lugar de sentirnos como parte integral de la sociedad.

A lo largo de la milenaria historia de la humanidad, se consideró normal que cada uno se sintiera especial, separado de los demás y sin obligación ante nadie. Por el contrario, se aspiraba a usar a los demás en la medida de lo posible y, así, avanzar.

Es precisamente esta aspiración egoísta la que motivó los logros humanos y se consideró una cualidad útil. La sociedad humana evolucionó debido a que había personas que usaban el ego e impulsaban a la sociedad.

El desarrollo se debió al uso del egoísmo humano. Los grandes descubrimientos -nuevos continentes, energía, electricidad y drogas- ocurrieron precisamente porque la gente que descubrió, quería obtener poder, dinero y conocimiento, esto es manejado por el ego.

Fue alentado por la sociedad porque la persona que se esforzaba por inventar, descubrir y crear algo nuevo, ayudaba a los demás y los desarrollaba.

Pero hoy, este motor ha dejado de funcionar e incluso, ha comenzado a girar en dirección opuesta y tenemos que darnos cuenta de eso.

Todo el tiempo, hasta hace poco, el egoísmo humano fue un elemento para el desarrollo, un factor positivo en el avance de la humanidad. Pero, a partir de cierto momento en el tiempo -podríamos decir que desde mediados del siglo 20 o con más precisión, desde la creación del Club de Roma en 1968-, la humanidad comenzó a descubrir que los actos egoístas causan daño.

Es como una fruta que madura y luego comienza a podrirse si seguimos usándola como lo hacíamos antes.

Hoy, el mundo se ha dado cuenta de que hay una crisis, pero no ve la salida y por lo tanto, todos tratan de ignorarla. Pues ni políticos ni gobernantes ni científicos quieren mostrar su debilidad e incapacidad para manejarla. Quieren creer que pueden hacerle frente.

Ahora, toda la esperanza está en el nuevo presidente de EUA. Todo esto es necesario para asegurarse de que no funciona ni para él. Sin embargo, así, se confirmará que esta crisis no tiene solución en el nivel humano ordinario.

Si la causa de la crisis es el egoísmo humano, entonces, sólo la corrección de la relación del individuo con la sociedad puede sacarnos de la crisis y permitir que continúe existiendo la humanidad. De lo contrario, la naturaleza nos enseñará duramente con el camino del sufrimiento y de la guerra.

No es una crisis técnica, causada por falta de organización de algunos sistemas materiales, sino que es humana, a nivel humano. Por lo tanto, para salir de la crisis, no necesitamos establecer un sistema de este mundo; necesitamos corregir la actitud del hombre hacia la naturaleza, la sociedad y toda su existencia.
[200297]
De la 4ª parte de la lección diaria de Cabalá 10/ene/17, sobre el tema, “Mismah Arosa“, (Documento  Arosa)

Material relacionado:
Once años después de Arosa, parte 2
Once años después de Arosa, parte 1
Resumiendo el 2016: Economía

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: