Todo está en tus manos

La Torá, Deuteronomio 15:9-10: Cuídate de que no haya en tu corazón algún pensamiento negativo que diga: “Se acerca el 7º año, año de la condonación de deudas…”, y entonces mires con malicia a tu hermano menesteroso y no le prestes. Él apelará ante El Señor contra ti, y será una transgresión en tu contra. Préstale (tantas veces como sea necesario), y que no te duela el corazón por eso, pues de ese modo te bendecirá El Señor, tu Dios, en todo lo que hagas y emprendas.

Ser reacio a dar a un hermano necesitado es nuestra psicología materialista. El Creador nos anima a hacer lo opuesto. Sin embargo, la persona no será capaz de darle aunque quiera. Más aún, tiene que pasar a través de tales estados en los que siente que este es su hermano, el más cercano y querido, pero no puede darle.

La historia sabe de villanos, que podían dejar morir de hambre a sus hijos. Incluso contribuyeron a eso. Sin embargo, no viene de la psicología dañada, sino del mal.

Está escrito “él apelará ante el Señor contra ti, y será una transgresión en tu contra. Préstale y que no te duela el corazón por eso, pues de ese modo te bendecirá el Señor, tu Dios”. Significa que debes darle no solo porque será un pecado para ti, sino desde el corazón, devotamente, sin egoísmo y sin ningún beneficio para ti. En el trabajo interno de una persona el “hermano necesitado” es cualquier acción de otorgamiento, dirigida ya sea a la sociedad o hacia el Creador.

Dado que el llenado de la Luz Superior puede llegar a todos solo a través de mí, las personas e incluso el Creador, están siempre necesitados de mí. Su llenado está en mis manos. Significa que la cualidad de otorgamiento siempre es necesaria.

Hoy, ¿siquiera pienso en cómo dar a los demás? No me importa en lo absoluto que alguien se encuentre en algún estado de incomodidad. Aun si veo esta situación, me paso de largo sin notar nada. Aun si lo noto, de alguna manera me justificaré para no involucrarme en ello; y si me involucro, será solo para tener algún beneficio, o para que en el futuro el mundo diga de mí, “es tan misericordioso”.

Pero si no hay beneficio, ya sea en este o en el mundo por venir, entonces no veré nada, porque yo veo todo a través de mi visión egoísta. Este es un problema.

Pregunta: ¿Es por esto que hoy existe tal enorme brecha entre ricos y pobres?

Respuesta: Hoy estamos en tal estado en que una persona no puede renunciar a nada suyo. En el momento en que otro cero se agrega a su cuenta bancaria, siente placer, pero al siguiente momento esta sensación desaparece y va por el siguiente cero. No siente el hecho de que las personas mueren a causa de este cero.

Comentario: Pero nunca se culpa a alguien.

Respuesta: No. Necesitamos culpar al Creador. Él dijo: “He creado la inclinación al mal” pero, también inmediatamente agregó: “He creado la Torá para su corrección, es decir, la Luz, porque su Luz le regresa a la Fuente, a Mí. Usala y convertirás todo el mal en bien y te volverás semejante a Mí, eterno y perfecto. Todo será revelado ante ti, saldrás de las limitaciones de este pequeño mundo y existirás en una dimensión completamente diferente”.

Comentario: Significa que soy rico, todo está en mis manos.

Respuesta: La riqueza de todos los demás depende de cada persona, porque a través de cada uno de nosotros, como a través de un tubo, la Luz pasa a todos los demás y nadie puede sustituir al otro.
[199385]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 10/ago/16

Material relacionado:
El desacuerdo interno con el maestro conduce al distanciamiento externo
La rebelión de los cananeos internos
¿Cómo podemos deleitar al Creador?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta