Ynet: “2017: Una predicción optimista”

De mi columna semanal en Ynet: “2017: Una predicción optimista

Terrorismo, oleadas de inmigrantes, Brexit, Donald Trump, xenofobia, ISIS, legalización de drogas blandas, crisis climática, redes sociales violentas y una serie de acontecimientos dramáticos negativos nos atormentaron el año pasado. Resumir el año es la parte fácil; la sabiduría está en entender lo que se debe cambiar para que el resumen del próximo año sea mejor. Rav Laitman con una predicción optimista para 2017

2016 fue un año de muchas convulsiones en todo el mundo. Fue un año complejo e intenso lleno de giros bruscos que en última instancia impregnaron la conciencia pública con el reconocimiento de que estamos en una difícil situación social, económica y de seguridad. Este reconocimiento es lo mejor que le ha ocurrido a la humanidad y también da lugar a una gran esperanza.

Resulta que podemos tener éxito en todo o al menos, prevenir el deterioro, si simplemente cambiamos nuestra forma de pensar. El secreto del éxito radica en identificar la conexión entre los distintos eventos negativos, localizar el factor que los motiva, neutralizarlo y así, equilibrar el curso de los acontecimientos en 2017.

El fin de la era del egoísmo

Según Cabalá, el factor que une una variedad de eventos, tanto positivos como negativos, es la naturaleza egoísta de los humanos -el deseo de recibir placer y deleite- el intento de beneficiarse al máximo y tener éxito en todas las áreas de la vida, incluso si pisoteamos a otros en el camino.

Lo sorprendente de 2016 es que ya hay signos claros e identificable del fin del desarrollo egoísta, después de miles de años de existencia de la especie humana. Las guerras, crisis y grandes decepciones que hemos experimentado este año son señal de que el sistema egoísta en forma de abuso ya no funciona.

El combustible egoísta se agotó. Ya no hay impulso para entrar en competencia financiera, comercial, política, militar ni cultural porque el fin está a la vista. De esta manera, nadie gana; todos perdemos. Combina los procesos de globalización, tecnología avanzada e impresoras tridimensionales en la ecuación que ocupa el mundo y la conclusión es que el futuro en el mercado de trabajo a partir de 2017 será muy diferente de lo que conocemos hasta ahora. En esta situación, es posible experimentar eventos aún más severos que lo que tuvimos el año pasado.

El tiempo de la renovación

El egoísmo no desaparecerá. Es inherente a nosotros desde el nacimiento. Pero en el momento en que la humanidad entienda y sea consciente de que si continuamos actuando sólo desde nuestra naturaleza egoísta, caeremos en un abismo, sólo entonces se despertará la necesidad de un cambio esencial y comencemos a buscar un nuevo método que trascienda el poder negativo del ego para llegar a algo nuevo y positivo.

El deseo de lucro, el impulso de éxito y la competencia mutua que nos han motivado hasta ahora -las características e inclinaciones de la naturaleza humana- no se borrarán ni se extinguirán. Tenemos que aprender a utilizarlas sabia y útilmente, en lugar de, para beneficio personal, será para beneficio de toda la sociedad.

La sabiduría de la Cabalá se ajusta cabalmente a la transición del viejo mundo al nuevo mundo, de 2016 a 2017. Tiene el poder de guiar a la persona y a la humanidad de manera positiva, estimulando las preguntas correctas y aportando una perspectiva amplia y profunda para entender los procesos por los que está pasando el mundo. El método de conexión que la sabiduría antigua de la Cábala ofrece, nos da la forma de cambiar nuestra actitud hacia los demás, tratarlos correctamente y ganarnos la vida unos y otros, pero con respeto. Con ayuda de un proceso que integre estudio y talleres prácticos, se desarrollará la capacidad de conexión. Emocionalmente nos acercaremos y trascenderemos nuestra naturaleza egoísta innata, a una realidad amplia, eterna y superior.

Simbólicamente, el fin de año se celebra con el final de Jánuca, el festival de las Luces. De la oscuridad, sale la Luz; de la grieta en el suelo, brota la planta  y de la crisis, nace la vida. Nunca he sido tan optimista en un nuevo año en el que los dos componentes necesarios para lograr una vida buena y feliz están juntos ante nuestros ojos: la desesperación de los resultados que hemos logrado hasta ahora y, en contraste, la sabiduría de la Cabalá, que está disponible para todos los que deseen; nos da la dirección correcta hacia el camino real. El futuro está en nuestras manos. 2017 puede ser optimista.
[199695]
Del artículo de Ynet  29/dic/16

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta